revista de cultura científica FACULTAD DE CIENCIAS, UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO
Busca ampliar la cultura científica de la población, difundir información y hacer de la ciencia
un instrumento para el análisis de la realidad, con diversos puntos de vista desde la ciencia.
1 12
     
La construcción de la doble hélice, de la nucleína al adn
 
Martín Bonfil Olivera
conoce más del autor
     
     
HTML PDF

   
     
 
 
 
Es la molé­cu­la la que tie­ne gla­mour,
no los cien­tí­fi­cos.
 
Fran­cis Crick
 
Po­cas ve­ces un ha­llaz­go cien­tí­fi­co mar­ca de ma­ne­ra ta­jan­te el ini­cio de una nue­va era. Es el ca­so del fa­mo­so ar­tí­cu­lo fir­ma­do por J. D. Wat­son y F. H. C. Crick en el nú­me­ro del 25 de abril de 1953 de la re­vis­ta in­gle­sa Na­tu­re. Con só­lo 14 pá­rra­fos, el es­cue­to tí­tu­lo de “Mo­le­cu­lar struc­tu­re of nu­cleic acids. A struc­tu­re for desoxy­ri­bo­se nu­cleic acid” y una so­la fi­gu­ra —que lue­go lle­ga­ría a con­ver­tir­se en un ico­no: la “es­ca­le­ra de ca­ra­col” de la do­ble hé­li­ce del adn—, el ar­tí­cu­lo de Wat­son y Crick bas­tó pa­ra mar­car for­mal­men­te el na­ci­mien­to de la ge­né­ti­ca mo­le­cu­lar. Cons­ti­tu­ye, jun­to con la for­mu­la­ción de la teo­ría de la se­lec­ción na­tu­ral de Dar­win, o de la teo­ría ce­lu­lar por Sch­lei­den y Sch­wann, uno de los hi­tos de­ci­si­vos en la his­to­ria in­te­lec­tual de las cien­cias bio­ló­gi­cas.
 
Al igual que la me­mo­ria, la his­to­ria de la cien­cia tien­de a sim­pli­fi­car los he­chos, a ve­ces has­ta el pun­to de ca­ri­ca­tu­ri­zar­los. Los des­cu­bri­mien­tos cien­tí­fi­cos, vis­tos a la dis­tan­cia, pa­re­cen lo­gros de ge­nios que con­ci­ben de pron­to gran­des ideas que re­sul­tan, ca­si por ca­sua­li­dad, co­rrec­tas. Pe­ro ra­ra vez, al me­nos en las cien­cias na­tu­ra­les, se pue­de ha­blar de des­cu­bri­mien­tos in­di­vi­dua­les. La me­tá­fo­ra de los hom­bros de gi­gan­tes pue­de es­tar ya des­gas­ta­da, pe­ro no por ello es me­nos cier­ta. Al igual que las es­pe­cies bio­ló­gi­cas, las ideas no sur­gen es­pon­tá­nea­men­te de la na­da: evo­lu­cio­nan a par­tir de ideas an­te­rio­res, ge­ne­ra­das en otros ce­re­bros. Tam­bién mu­tan y se com­bi­nan unas con otras; pro­du­cen des­cen­den­cia va­ria­da que lue­go es se­lec­cio­na­da, en par­te, por su ca­pa­ci­dad pa­ra co­lo­ni­zar nue­vas men­tes, pe­ro so­bre to­do, en el ca­so de la cien­cia, pa­ra ajus­tar­se a eso que lla­ma­mos rea­li­dad.
 
El des­cu­bri­mien­to de la do­ble hé­li­ce sur­ge, prin­ci­pal­men­te, de dos li­na­jes de ideas. Uno pro­vie­ne de la ge­né­ti­ca y se re­mon­ta a los con­cep­tos de los an­ti­guos grie­gos so­bre la pan­gé­ne­sis, que su­po­nía que cier­tas se­cre­cio­nes del cuer­po de los pa­dres se mez­cla­ban pa­ra dar ori­gen a un hi­jo. El otro son los es­tu­dios acer­ca de la quí­mi­ca del ma­te­rial he­re­di­ta­rio.
 
En el si­glo XIX hu­bo va­rias teo­rías que bus­ca­ban ex­pli­car la trans­mi­sión de ca­rac­te­res he­re­di­ta­rios de pa­dres a hi­jos. Una de ellas, un re­fi­na­mien­to de la pan­gé­ne­sis, fue de­sa­rro­lla­da por Char­les Dar­win. Pe­ro la ge­né­ti­ca só­lo se for­ma­li­zó co­mo es­tu­dio cien­tí­fi­co con los tra­ba­jos del mon­je aus­tria­co Gre­gor Men­del, pu­bli­ca­dos en 1866 en la os­cu­ra re­vis­ta de la So­cie­dad de Cien­cias Na­tu­ra­les de Brno. En ellos de­mos­tra­ba la exis­ten­cia de uni­da­des he­re­di­ta­rias que se trans­mi­tían de pa­dres a hi­jos sin mez­clar­se y si­guien­do unas le­yes sen­ci­llas. Des­gra­cia­da­men­te los es­tu­dios de Men­del no fue­ron to­ma­dos en cuen­ta por los cien­tí­fi­cos de su tiem­po. Per­ma­ne­cie­ron ol­vi­da­dos du­ran­te cua­ren­ta y cua­tro años, has­ta que en 1900 fue­ron re­des­cu­bier­tos si­mul­tá­nea e in­de­pen­dien­te­men­te por tres bo­tá­ni­cos que ha­bían re­pro­du­ci­do sus ex­pe­ri­men­tos: el ho­lan­dés Hu­go de Vries, el ale­mán Karl Co­rrens y el aus­tria­co Erich von Ts­cher­mak.
 
A par­tir de ese mo­men­to fue que­dan­do ca­da vez más cla­ro que pa­ra en­ten­der a fon­do la he­ren­cia ha­bía que de­sen­tra­ñar el fun­cio­na­mien­to de es­tas uni­da­des que el bo­tá­ni­co da­nés Wil­helm Jo­hann­sen de­no­mi­na­ría ge­nes en 1909.
 
De Vries ha­bía es­ta­do tra­ba­jan­do al­gún tiem­po so­bre la he­ren­cia, an­tes de re­des­cu­brir los ha­llaz­gos de Men­del, y en 1889 for­mu­ló una teo­ría lla­ma­da pan­gé­ne­sis in­tra­ce­lu­lar, no­to­ria por­que pre­fi­gu­ra va­rias de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la mo­der­na ge­né­ti­ca mo­le­cu­lar. Ha­cia 1850 no es­ta­ba to­da­vía cla­ro que el nú­cleo de la cé­lu­la fue­ra im­por­tan­te pa­ra la vi­da, pe­ro en 1866 el pres­ti­gia­do na­tu­ra­lis­ta ale­mán Ernst Haec­kel re­co­no­ció que “el nú­cleo in­ter­no per­mi­te la trans­mi­sión de ca­rac­te­res he­re­di­ta­rios”, lo cual con­tri­bu­yó a afian­zar la no­ción de que los fac­to­res res­pon­sa­bles de la he­ren­cia de­bían es­tar lo­ca­li­za­dos en el nú­cleo (pos­te­rior­men­te, al­re­de­dor de 1910, los tra­ba­jos del zoó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Tho­mas Hunt Mor­gan com­pro­ba­rían que se en­cuen­tran más pre­ci­sa­men­te en los cro­mo­so­mas).
 
De Vries des­ta­có en su teo­ría es­ta lo­ca­li­za­ción nu­clear del ma­te­rial he­re­di­ta­rio. “Con­si­de­ro que el re­sul­ta­do más im­por­tan­te de la in­ves­ti­ga­ción ce­lu­lar de la dé­ca­da pa­sa­da —es­cri­be en 1889— es la teo­ría de que to­das las pre­dis­po­si­cio­nes he­re­di­ta­rias del or­ga­nis­mo de­ben es­tar re­pre­sen­ta­das en el nú­cleo de la cé­lu­la”. Asi­mis­mo, en un pá­rra­fo que pa­re­ce pre­de­cir los des­cu­bri­mien­tos mo­le­cu­la­res de dé­ca­das fu­tu­ras, pos­tu­la que “los por­ta­do­res ma­te­ria­les de los ca­rac­te­res he­re­di­ta­rios no pue­den ser idén­ti­cos a las mo­lé­cu­las quí­mi­cas; de­ben con­ce­bir­se co­mo uni­da­des, cons­trui­das a par­tir de és­tas, mu­cho más gran­des que ellas y aún así in­vi­si­ble­men­te pe­que­ñas”.
 
Sin em­bar­go, al lle­gar a es­te pun­to, po­co po­día ha­cer­se pa­ra ave­ri­guar el fun­cio­na­mien­to de los ge­nes. Era ne­ce­sa­ria otra lí­nea de ata­que pa­ra des­ci­frar el enig­ma. A pe­sar de que los es­tu­dios de ge­né­ti­ca clá­si­ca se­gui­rían pro­por­cio­nan­do im­por­tan­tes des­cu­bri­mien­tos, co­mo el ma­peo ca­da vez más pre­ci­so de ge­nes en los cro­mo­so­mas y la iden­ti­fi­ca­ción de ge­nes re­la­cio­na­dos con fun­cio­nes o en­fer­me­da­des es­pe­cí­fi­cas, fue un se­gun­do li­naje con­cep­tual el que lle­vó fi­nal­men­te a co­no­cer la es­truc­tu­ra del adn. Se tra­ta del que pro­vie­ne de los es­tu­dios de la quí­mi­ca de los sis­te­mas vi­vos, ini­cia­do con la sín­te­sis de las pri­me­ras mo­lé­cu­las or­gá­ni­cas en la­bo­ra­to­rio (la ob­ten­ción de la urea por Wöh­ler en 1828), con­ti­nua­da por el na­ci­mien­to y de­sa­rro­llo de la bio­quí­mi­ca has­ta lle­gar a la bio­lo­gía mo­le­cu­lar pro­pia­men­te di­cha. Los de­ta­lles ra­ra vez se men­cio­nan al ha­blar de la his­to­ria del adn.
 
 
El pa­dre del adn
 
 
El áci­do de­so­xi­rri­bo­nu­clei­co fue des­cu­bier­to por Frie­drich Mies­cher, bio­quí­mi­co sui­zo na­ci­do en 1844 y muer­to en 1895. En 1869 Mies­cher tra­ba­ja­ba en Tu­bin­ga ha­cien­do “his­to­quí­mi­ca”. En una épo­ca en la que mu­chos in­ves­ti­ga­do­res se de­di­ca­ban a exa­mi­nar el fun­cio­na­mien­to de la cé­lu­la, Mies­cher de­ci­dió con­cen­trar­se en el es­tu­dio de cé­lu­las lin­foi­des (gló­bu­los blan­cos o lin­fo­ci­tos), mis­mas que po­dían ob­te­ner­se fá­cil­men­te a par­tir de la pus de los en­fer­mos de una clí­ni­ca cer­ca­na, pues en­ton­ces las in­fec­cio­nes gra­ves eran co­sa co­mún.
 
Mies­cher es­ta­ba in­te­re­sa­do en la com­po­si­ción quí­mi­ca de las cé­lu­las, en par­ti­cu­lar en las pro­teí­nas, sus­tan­cias pre­sen­tes en el “pro­to­plas­ma” (la “sus­tan­cia vi­va” en el in­te­rior de la cé­lu­la, equi­va­len­te a lo que hoy co­no­ce­mos co­mo ci­to­plas­ma, jun­to con los or­ga­ne­los que con­tie­ne). Por ello se de­di­có a tra­tar de se­pa­rar el pro­to­plas­ma y los nú­cleos de las cé­lu­las. Bus­can­do có­mo lo­grar­lo apli­có di­fe­ren­tes so­lu­cio­nes de sa­les a las cé­lu­las mien­tras las ob­ser­va­ba en el mi­cros­co­pio. Fue en­ton­ces que hi­zo una ob­ser­va­ción im­por­tan­te que des­via­ría su aten­ción del pro­to­plas­ma al nú­cleo: “En el ex­pe­ri­men­to con flui­dos dé­bil­men­te al­ca­li­nos, se ob­tu­vie­ron a par­tir de las so­lu­cio­nes, me­dian­te neu­tra­li­za­ción, pre­ci­pi­ta­dos que no eran so­lu­bles en agua, áci­do acé­ti­co, áci­do clor­hí­dri­co muy di­lui­do ni en so­lu­ción de clo­ru­ro de so­dio, y en con­se­cuen­cia no pue­den per­te­ne­cer a nin­gu­na de las sus­tan­cias pro­tei­cas co­no­ci­das has­ta aho­ra”.
 
Mies­cher te­nía ra­zo­nes pa­ra su­po­ner que es­te pre­ci­pi­ta­do pro­ve­nía de los nú­cleos de las cé­lu­las, lo cual era la pri­me­ra in­di­ca­ción de que el nú­cleo pu­die­ra te­ner una com­po­si­ción quí­mi­ca pro­pia. Pa­ra com­pro­bar­lo tu­vo que de­sa­rro­llar una téc­ni­ca pa­ra ais­lar los nú­cleos, lo cual lo­gró uti­li­zan­do pep­si­na (en­zi­ma que des­tru­ye pro­teí­nas, ob­te­ni­da de ex­trac­tos de es­tó­ma­go de cer­do) pa­ra rom­per las cé­lu­las. Una vez ob­te­ni­dos los nú­cleos en for­ma pu­ra (lo cual com­pro­bó me­dian­te el mi­cros­co­pio), ais­ló nue­va­men­te el pre­ci­pi­ta­do a par­tir de ellos.
 
Pos­te­rior­men­te Mies­cher tam­bién lo­gró pu­ri­fi­car su mis­te­rio­sa sus­tan­cia a par­tir de nú­cleos de le­va­du­ras, cé­lu­las de ri­ñón, de hí­ga­do, de tes­tí­cu­lo y gló­bu­los ro­jos nu­clea­dos y con­fir­mó que no pa­re­cía tra­tar­se de una pro­teí­na. To­man­do en cuen­ta su ori­gen de­ci­dió lla­mar­la nu­cleí­na.
 
El aná­li­sis quí­mi­co in­di­ca­ba que, ade­más de car­bo­no, oxí­ge­no, ni­tró­ge­no e hi­dró­ge­no, la nu­cleí­na con­te­nía fós­fo­ro, un ele­men­to po­co usual en las sus­tan­cias de ori­gen bio­ló­gi­co es­tu­dia­das has­ta en­ton­ces. El con­te­ni­do de fós­fo­ro en la nu­cleí­na fue lo que con­tri­bu­yó en gran me­di­da a des­per­tar el in­te­rés de otros in­ves­ti­ga­do­res en su es­tu­dio. Por di­ver­sas cir­cuns­tan­cias, en­tre ellas una gue­rra, los ha­llaz­gos de Mies­cher no se pu­bli­ca­ron si­no has­ta 1871.
 
Ini­cial­men­te Mies­cher pen­sa­ba que la fun­ción de la nu­cleí­na era ser­vir co­mo re­ser­va de fós­fo­ro, man­te­nién­do­­lo dis­po­ni­ble pa­ra cuan­do la cé­lu­la lo ne­ce­si­ta­ra. Me­dian­te el uso de es­per­ma de sal­món, una ex­ce­len­te fuen­te de nú­cleos, con­ti­nuó es­tu­dian­do la com­po­si­ción quí­mi­ca de es­ta sus­tan­cia, aun­que la la­bor se com­pli­ca­ba por lo di­fí­cil que re­sul­ta­ba se­pa­rar la nu­cleí­na de las pro­teí­nas que, se­gún des­cu­brió el pro­pio Mies­cher, tam­bién es­ta­ban pre­sen­tes en el nú­cleo. Ha­cia el fi­nal de su vi­da Mies­cher sos­pe­cha­ba, jun­to con otros, que la nu­cleí­na po­día cons­ti­tuir la ba­se quí­mi­ca de la he­ren­cia.
 
En 1889 Ri­chard Alt­mann re­por­tó la ob­ten­ción de nu­cleí­na li­bre de pro­teí­nas, con lo cual com­pro­bó que és­tas úl­ti­mas no con­te­nían fós­fo­ro y su­gi­rió, to­man­do en cuen­ta su ca­rác­ter áci­do, un nue­vo nom­bre pa­ra la nu­cleí­na: áci­do nu­clei­co.
 
 
El nú­cleo y los cro­mo­so­mas
 
 
Mien­tras tan­to los es­tu­dios del nú­cleo ce­lu­lar ha­bían se­gui­do avan­zan­do pa­ra­le­la­men­te. En­tre 1870 y 1880 el bac­te­rió­lo­go ale­mán Paul Ehr­lich ha­bía de­sa­rro­lla­do téc­ni­cas de tin­ción quí­mi­ca que le per­mi­tie­ron dis­tin­guir di­ver­sos com­po­nen­tes ce­lu­la­res, en­tre ellos los cro­mo­so­mas, lla­ma­dos así por su pro­pie­dad de te­ñir­se con co­lo­ran­tes bá­si­cos. En la mis­ma dé­ca­da va­rios in­ves­ti­ga­do­res se de­di­ca­ron a des­cri­bir la es­truc­tu­ra y com­por­ta­mien­to de los cro­mo­so­mas du­ran­te la di­vi­sión ce­lu­lar. Pa­ra 1881 Eduard Za­cha­rias apli­có las téc­ni­cas de­sa­rro­lla­das por Mies­cher al es­tu­dio de los cro­mo­so­mas, di­sol­vien­do con pep­si­na el ci­to­plas­ma de las cé­lu­las y de­jan­do nú­cleos ais­la­dos. Los cro­mo­so­mas re­sis­tían la ac­ción de la pep­si­na, lo cual in­di­ca­ba que su na­tu­ra­le­za no era pro­tei­ca.
 
En 1879 el ale­mán Walt­her Flem­ming pro­pu­so el tér­mi­no cro­ma­ti­na pa­ra de­no­mi­nar al ma­te­rial in­ten­sa­men­te co­lo­rea­do que apa­re­cía en el nú­cleo en in­ter­fa­se (cuan­do no se es­tá di­vi­dien­do, a di­fe­ren­cia de los cro­mo­so­mas, que apa­re­cen du­ran­te la di­vi­sión) al te­ñir­lo con co­lo­ran­tes bá­si­cos. En un es­tu­dio de 1882 Flem­ming ­escri­be: “En vis­ta de su na­tu­ra­le­za re­frin­gen­te, sus reac­cio­nes, y so­bre to­do su afi­ni­dad por los co­lo­ran­tes, [he nom­brado “cro­ma­ti­na” a es­ta sus­tan­cia]. Po­si­ble­men­te la cro­ma­ti­na es idén­ti­ca a la nu­cleí­na, pe­ro si no, pue­de de­du­cir­se de los es­tu­dios de Za­cha­rias que la una con­tie­ne a la otra. La pa­la­bra cro­ma­ti­na pue­de ser­vir­nos has­ta que su na­tu­ra­le­za quí­mi­ca sea co­no­ci­da, y mien­tras tan­to sig­ni­fi­ca la sus­tan­cia en el nú­cleo ce­lu­lar que se ti­ñe fá­cil­men­te”. Co­men­za­ba así a con­ver­ger es­ta lí­nea de in­ves­ti­ga­ción ci­to­ló­gi­ca con la de Mies­cher, que era más bio­quí­mi­ca.
 
 
¿De qué es­tá he­cha la nu­cleí­na?
 
 
La com­po­si­ción quí­mi­ca de la nu­cleí­na era un pro­ble­ma cen­tral en el ca­mi­no que lle­va­ría di­rec­ta­men­te al des­cu­bri­mien­to de la do­ble hé­li­ce, pe­ro an­tes de abor­dar la es­truc­tu­ra de una mo­lé­cu­la tan com­pli­ca­da tu­vo que es­tu­diar­se su com­po­si­ción en tér­mi­nos de las uni­da­des más sen­ci­llas que la for­man.
 
En 1879 el bio­quí­mi­co ale­mán Al­brecht Kos­sel rea­li­zó aná­li­sis quí­mi­cos de la nu­cleí­na de le­va­du­ras (hon­gos uni­ce­lu­la­res que en esa épo­ca eran con­si­de­ra­dos plan­tas) y en­con­tró en su com­po­si­ción, ade­más de fós­fo­ro en for­ma de fos­fa­to, un com­pues­to he­te­ro­cí­cli­co del ti­po de las ba­ses ni­tro­ge­na­das (con ani­llos de car­bo­no y ni­tró­ge­no) lla­ma­do gua­ni­na. Pos­te­rior­men­te des­cu­brió tam­bién la pre­sen­cia de dos nue­vas ba­ses, mis­mas que lla­mó ade­ni­na y ti­mi­na. La ci­to­si­na se­ría des­cu­bier­ta po­co des­pués. En 1893 Kos­sel des­cu­brió que los áci­dos nu­clei­cos con­te­nían tam­bién un car­bo­hi­dra­to, que iden­ti­fi­có co­mo una pen­to­sa (azú­car de cin­co car­bo­nos). En 1909 es­ta pen­to­sa fue iden­ti­fi­ca­da con más pre­ci­sión co­mo la d-ri­bo­sa. Pa­ra­le­la­men­te, tam­bién rea­li­zó es­tu­dios que mos­tra­ron que el pa­pel de la nu­cleí­na en cé­lu­las de hí­ga­do y ba­zo, más que de re­ser­va, se re­la­cio­na­ba con la for­ma­ción de nue­vos te­ji­dos.
 
Du­ran­te un tiem­po se pen­só que el áci­do nu­clei­co de ti­mo de ter­ne­ra con­te­nía otro ti­po de azú­car, una he­xo­sa (seis car­bo­nos), pe­ro pos­te­rior­men­te, me­dian­te es­tu­dios muy cui­da­do­sos, el quí­mi­co ru­so Theo­dor Le­ve­ne y sus co­la­bo­ra­do­res en­con­tra­ron que en rea­li­dad tam­bién se tra­ta­ba de una pen­to­sa: la 2-de­so­xi-d-ri­bo­sa. Así, du­ran­te al­gún tiem­po se cre­yó que los áci­dos nu­clei­cos de las plan­tas con­te­nían ri­bo­sa y los de los ani­ma­les de­so­xi­rri­bo­sa. Hoy sa­be­mos que el áci­do nu­clei­co de ri­bo­sa o arn es es­pe­cial­men­te abun­dan­te en las le­va­du­ras, mien­tras que el de de­so­xi­rri­bo­sa o adn abun­da en el ti­mo.
 
Es­ta­ble­ci­dos así los com­po­nen­tes más sen­ci­llos de los áci­dos nu­clei­cos, co­men­zó a elu­ci­dar­se el si­guien­te ni­vel de su es­truc­tu­ra.
 
En 1909 Le­ve­ne y su co­la­bo­ra­dor Ja­cobs de­ter­mi­na­ron que la ba­se ni­tro­ge­na­da y el fos­fa­to es­tán uni­dos res­pec­ti­va­men­te a los car­bo­nos 1 y 5 de la pen­to­sa. Pro­pu­sie­ron los tér­mi­nos nu­cleó­si­do y nu­cleó­ti­do pa­ra de­no­mi­nar res­pec­ti­va­men­te a la unión de una pu­ri­na y un car­bo­hi­dra­to y a su és­ter fos­fó­ri­co.
 
Ya des­de 1893 Kos­sel y otros ha­bían es­tu­dia­do con mé­to­dos bas­tan­te bur­dos las pro­por­cio­nes de las pu­ri­nas y pi­ri­mi­di­nas que se ha­lla­ban en los áci­dos nu­clei­cos. En el áci­do nu­clei­co de ti­mo las cua­tro pa­re­cían ha­llar­se en can­ti­da­des igua­les. Es­to hi­zo que sur­gie­ra la que has­ta la dé­ca­da de 1940 se­ría la hi­pó­te­sis do­mi­nan­te: que la uni­dad fun­da­men­tal de los áci­dos nu­clei­cos era un “te­tra­nu­cleó­ti­do” que con­te­nía una de ca­da una de las cua­tro ba­ses (in­clu­so, en 1935, lle­gó a pro­po­ner­se que se tra­ta­ba de te­tra­nu­cleó­ti­dos cí­cli­cos).
 
Pa­ra 1938 ha­bía que­da­do cla­ro que los dos ti­pos de áci­do nu­clei­co, arn y adn, se ha­lla­ban pre­sen­tes tan­to en plan­tas co­mo ani­ma­les, pe­ro la in­ves­ti­ga­ción so­bre su es­truc­tu­ra se ha­lla­ba bas­tan­te es­tan­ca­da. Una di­fi­cul­tad im­por­tan­te era de­ter­mi­nar el pe­so mo­le­cu­lar de los áci­dos nu­clei­cos. En la dé­ca­da de los vein­tes no se sa­bía si se tra­ta­ba de co­loi­des, agre­ga­dos de mo­lé­cu­las pe­que­ñas uni­das por en­la­ces dé­bi­les, o po­lí­me­ros, mo­lé­cu­las gi­gan­tes uni­das por en­la­ces co­va­len­tes. Has­ta ese mo­men­to los mé­to­dos usa­dos pa­ra ais­lar­lo eran más bien bur­dos, lo que pro­vo­ca­ba su rup­tu­ra. Se ob­te­nían pe­sos mo­le­cu­la­res de al­re­de­dor de 1 500, cer­ca­nos a lo es­pe­ra­do pa­ra un te­tra­nu­cleó­ti­do, por lo cual es­ta hi­pó­te­sis se vio re­for­za­da.
 
En 1938, me­dian­te cui­da­do­sos es­tu­dios que re­cu­pe­ra­ban téc­ni­cas de­sa­rro­lla­das por Mies­cher, el sue­co Ei­nar Ham­mars­ten pre­pa­ró y es­tu­dió adn de ti­mo (“áci­do ti­mo­nu­cléi­co”) y de­ter­mi­nó me­dian­te un mé­to­do óp­ti­co que és­te te­nía un pe­so mo­le­cu­lar muy al­to (en­tre 500 mil y un mi­llón), mis­mo que era de 300 a 600 ve­ces ma­yor que el de las pro­teí­nas. Es­te ha­llaz­go se con­fir­mó me­dian­te otros mé­to­dos co­mo la ul­tra­cen­tri­fu­ga­ción y la di­frac­ción de ra­yos X. El al­to pe­so mo­le­cu­lar im­pli­ca­ba que se tra­ta­ba de un po­lí­me­ro, qui­zá un po­lí­me­ro de te­tra­nu­cleó­ti­dos. Sin em­bar­go no pa­re­cía te­ner un pe­so mo­le­cu­lar bien de­fi­ni­do, por lo cual se tra­ta­ba de una mo­lé­cu­la ex­tra­ña.
 
 
Vol­vien­do a la quí­mi­ca bá­si­ca
 
 
La quí­mi­ca es una cien­cia que tie­ne dos ca­ras. Una de ellas es el aná­li­sis, vía se­gui­da has­ta en­ton­ces en el es­tu­dio de los áci­dos nu­clei­cos. La otra es la sín­te­sis, que per­mi­te con­fir­mar la es­truc­tu­ra que se ha de­du­ci­do pa­ra una mo­lé­cu­la. En 1947 el quí­mi­co es­co­cés Ale­xan­der Todd con­si­guió sin­te­ti­zar dos nu­cleó­ti­dos, el mo­no y el di­fos­fa­to de ade­no­si­na (amp y adp), lo­gro que con­fir­mó la es­truc­tu­ra de es­tas mo­lé­cu­las y por el cual en 1957 re­ci­bi­ría el pre­mio No­bel.
 
En el mis­mo año que­dó cla­ro que la di­fe­ren­cia en­tre el arn y el adn era la au­sen­cia en es­te úl­ti­mo del gru­po hi­dro­xi­lo en el car­bo­no 2’ de la ri­bo­sa (2-de­so­xi­rri­bo­sa, de ahí su nom­bre ac­tual de áci­do de­so­xi­rri­bo­nu­clei­co). Es pre­ci­sa­men­te la pre­sen­cia de es­te hi­dro­xi­lo en el arn lo que le con­fie­re una ma­yor reac­ti­vi­dad, y por tan­to una me­nor es­ta­bi­li­dad, lo cual pro­ba­ble­men­te ex­pli­que por­qué, a pe­sar de que se pien­sa que las pri­me­ras mo­lé­cu­las au­to­rre­pli­can­tes eran arn, los or­ga­nis­mos ac­tua­les tie­nen un ge­no­ma de adn y no de arn.
En­tre tan­to, la hi­pó­te­sis de los te­tra­nu­cleó­ti­dos co­men­zó a per­der fuer­za. Es­to se de­bió en par­te a los tra­ba­jos del quí­mi­co in­glés John Mas­son Gu­lland, quien en 1947, me­dian­te ti­tu­la­cio­nes áci­do-ba­se muy pre­ci­sas, es­tu­dió la es­te­quio­me­tría del adn y mos­tró que la can­ti­dad de gru­pos fos­fa­to io­ni­za­bles por ca­da mo­lé­cu­la era su­pe­rior a la que co­rres­pon­de­ría a un te­tra­nu­cleó­ti­do. Ade­lan­tán­do­se al fu­tu­ro mo­de­lo de Wat­son y Crick, Gu­lland tam­bién mos­tró, me­dian­te el mis­mo mé­to­do, que pa­re­cía ha­ber gru­pos dé­bil­men­te io­ni­za­bles en las ba­ses que po­drían es­tar for­man­do en­la­ces de hi­dró­ge­no en­tre ellas (aun­que no se po­día sa­ber si unían par­tes de una mis­ma ca­de­na o ca­de­nas dis­tin­tas de adn).
 
El úl­ti­mo gran apor­te de la quí­mi­ca tra­di­cio­nal en la ru­ta ha­cia la do­ble hé­li­ce fue el tra­ba­jo rea­li­za­do por el bio­quí­mi­co aus­tria­co Er­win Char­gaff, quien en­tre 1948 y 1952 es­tu­dió, me­dian­te cro­ma­to­gra­fía en pa­pel, las pro­por­cio­nes de las cua­tro ba­ses en el adn. Char­gaff ha­lló que los por­cen­ta­jes de ba­ses pre­sen­tes en di­ver­sas es­pe­cies eran muy va­ria­bles, aun­que la can­ti­dad de pu­ri­nas to­ta­les, ade­ni­na y gua­ni­na, era siem­pre igual a la can­ti­dad de pi­ri­mi­di­nas, ti­mi­na y ci­to­si­na. És­te fue el ti­ro de gra­cia pa­ra la hi­pó­te­sis de que el adn es­ta­ba for­ma­do por te­tra­nu­cleó­ti­dos que con­te­nían una ba­se de ca­da cla­se. Sin em­bar­go su ma­yor ha­llaz­go fue­ron las fa­mo­sas re­glas de Char­gaff, pro­duc­to de una me­di­da re­fi­na­da de la es­te­quio­me­tría de las ba­ses en el adn de es­pe­cies dis­tin­tas: la can­ti­dad de ade­ni­na es siem­pre equi­va­len­te a la de ti­mi­na y la de gua­ni­na a la de ci­to­si­na. És­ta fue, co­mo se sa­be, una de las pis­tas cla­ve que per­mi­tie­ron a Crick y Wat­son con­cre­tar su mo­de­lo.
 
El re­sul­ta­do de to­do es­te tra­ba­jo quí­mi­co es re­su­mi­do así por Por­tu­gal y Co­hen: “a prin­ci­pios de los cin­cuen­ta se sa­bía que el adn era un po­lí­me­ro de al­to pe­so mo­le­cu­lar en el que gru­pos fos­fa­to unían a los de­so­xi­rri­bo­nu­cleó­si­dos en­tre las po­si­cio­nes 3’ y 5’ de sus azú­ca­res. La se­cuen­cia de las ba­ses se des­co­no­cía, aun­que se ha­bían ob­ser­va­do al­gu­nas re­gu­la­ri­da­des cuan­ti­ta­ti­vas en la com­po­si­ción de ba­ses. Aun cuan­do la es­truc­tu­ra quí­mi­ca de­ta­lla­da del adn ha­bía si­do de­ter­mi­na­da, su geo­me­tría mo­lecu­lar per­ma­ne­cía en el mis­te­rio”. El pró­xi­mo pa­so se­ría la tran­si­ción a la bio­lo­gía mo­le­cu­lar, his­to­ria que se na­rra con más fre­cuen­cia.
 
 
Na­ce la ge­né­ti­ca mo­le­cu­lar
 
 
Pa­ra­le­la­men­te a la in­ves­ti­ga­ción quí­mi­ca del adn, los es­tu­dios ge­né­ti­cos es­ta­ban de­mos­tran­do el pa­pel cen­tral de es­ta mo­lé­cu­la co­mo agen­te he­re­di­ta­rio.
 
En 1928 el bac­te­rió­lo­go in­glés Fre­de­rick Grif­fith des­cu­brió el fe­nó­me­no de trans­for­ma­ción ge­né­ti­ca en las bac­te­rias cau­san­tes de la neu­mo­nía (Pneu­mo­coc­cus). Se co­no­cían dos for­mas del mi­croor­ga­nis­mo: una pa­tó­ge­na o for­ma S, cap­su­la­za, y otra ino­cua o for­ma R, sin cáp­su­la. Grif­fith ha­lló que al ino­cu­lar en ra­to­nes bac­te­rias vi­vas de la for­ma R, jun­to con bac­te­rias ti­po S muer­tas por ca­len­ta­mien­to, se ob­ser­va­ba la trans­for­ma­ción de las bac­te­rias R en S vi­vas, mis­mas que eran ca­pa­ces de cau­sar la en­fer­me­dad.
 
En 1944, uti­li­zan­do cui­da­do­sas téc­ni­cas de pu­ri­fi­ca­ción, el mé­di­co ca­na­dien­se Os­wald Avery, jun­to con Co­lin Ma­cLeod y Maclyn Mc­Carty, pu­ri­fi­có el “prin­ci­pio trans­for­man­te” res­pon­sa­ble de es­te fe­nó­me­no y com­pro­bó que se tra­ta­ba de adn (por ejem­plo, al mos­trar que la en­zi­ma de­so­xi­rri­bo­nu­clea­sa, que des­tru­ye al adn, eli­mi­na­ba la ac­ti­vi­dad trans­for­man­te). La can­ti­dad de téc­ni­cas uti­li­za­das pa­ra fun­da­men­tar su ha­llaz­go se re­ve­la en un pá­rra­fo al fi­nal de su his­tó­ri­co ar­tí­cu­lo: “Los da­tos ob­te­ni­dos me­dian­te aná­li­sis quí­mi­cos, en­zi­má­ti­cos y se­ro­ló­gi­cos [in­mu­no­ló­gi­cos], jun­to con los re­sul­ta­dos de los es­tu­dios rea­li­za­dos por elec­tro­fo­re­sis, ul­tra­cen­tri­fu­ga­ción y es­pec­tros­co­pía ul­tra­vio­le­ta in­di­can que […] la frac­ción ac­ti­va no con­tie­ne en for­ma de­mos­tra­ble pro­teí­na, lí­pi­do li­bre o po­li­sa­cá­ri­do se­ro­ló­gi­ca­men­te reac­ti­vo, y con­sis­te prin­ci­pal, si no ex­clu­si­va­men­te, en una for­ma al­ta­men­te po­li­me­ri­za­da y vis­co­sa de áci­do de­so­xi­rri­bo­nu­clei­co”.
 
Es­tos re­sul­ta­dos, que en­fo­ca­ron de­ci­si­va­men­te la aten­ción en el adn, no fue­ron acep­ta­dos co­mo de­fi­ni­ti­vos pues per­ma­ne­cía la po­si­bi­li­dad de que hu­bie­ra pe­que­ñí­si­mas can­ti­da­des de pro­teí­na que pu­die­ran trans­mi­tir la in­for­ma­ción ge­né­ti­ca, co­mo su­po­nían to­da­vía mu­chos in­ves­ti­ga­do­res.
 
Las du­das no se es­fu­ma­rían has­ta la pu­bli­ca­ción en 1952 de un tra­ba­jo fir­ma­do por Al­fred Hers­hey y Mart­ha Cha­se, quie­nes pro­ve­nían de otra tra­di­ción ex­pe­ri­men­tal: la que se de­di­ca­ba al es­tu­dio de los vi­rus de bac­te­rias o bac­te­rió­fa­gos (fa­gos). Es­te ti­po de es­tu­dios ha­bía lo­gra­do un al­to gra­do de re­fi­na­mien­to, lo que per­mi­tió que Hers­hey y Cha­se hi­cie­ran el ex­pe­ri­men­to de­ci­si­vo pa­ra con­fir­mar el pa­pel ge­né­ti­co del adn. Uti­li­zan­do cul­ti­vos de fa­gos mar­ca­dos ra­diac­ti­va­men­te, unos con azu­fre (que só­lo es­tá pre­sen­te en las pro­teí­nas) y otros con fós­fo­ro (que se ha­lla só­lo en el adn del vi­rus), com­pro­ba­ron que cuan­do un fa­go in­fec­ta a una bac­te­ria pa­ra re­pro­du­cir­se, só­lo su adn pe­ne­tra en ella y es su­fi­cien­te pa­ra la mul­ti­pli­ca­ción del fa­go. Con es­to el pa­pel ge­né­ti­co del adn era ya in­du­da­ble.
 
 
1951-1953: La odi­sea de Cam­brid­ge
 
 
Uno de los li­bros más ci­ta­dos al ha­blar de la his­to­ria del adn es ¿Qué es la vi­da?, es­cri­to en 1944 por el fí­si­co Er­win Sch­rö­din­ger. En él re­fle­xio­na so­bre la cons­ti­tu­ción fí­si­ca del ma­te­rial ge­né­ti­co: “A me­nu­do se ha pre­gun­ta­do có­mo, en es­ta di­mi­nu­ta man­cha de ma­te­ria, el nú­cleo de un óvu­lo fer­ti­li­za­do, pue­de es­tar con­te­ni­da una cla­ve ela­bo­ra­da y que con­tie­ne to­do el de­sa­rro­llo fu­tu­ro del or­ga­nis­mo. Una aso­cia­ción bien or­de­na­da de áto­mos, ca­paz de man­te­ner per­ma­nen­te­men­te su or­den, pa­re­ce ser la úni­ca es­truc­tu­ra ma­te­rial con­ce­bi­ble que ofre­ce una va­rie­dad de po­si­bles or­ga­ni­za­cio­nes (‘iso­mé­ri­cas’) y que es su­fi­cien­te­men­te gran­de co­mo pa­ra po­der con­te­ner un sis­te­ma com­pli­ca­do de ‘de­ter­mi­na­cio­nes’ den­tro de re­du­ci­dos lí­mi­tes es­pa­cia­les”.
 
Sch­rö­din­ger pos­tu­la­ba que el gen de­bía ser un “só­li­do ape­rió­di­co” y pro­fe­ti­za­ba (en for­ma fi­nal­men­te erró­nea, pe­ro su­ges­ti­va) que, “si bien [la ma­te­ria vi­va] no elu­de las ‘le­yes de la fí­si­ca’ tal co­mo es­tán es­ta­ble­ci­das has­ta la fe­cha, pro­ba­ble­men­te im­pli­ca ‘otras le­yes fí­si­cas’ des­co­no­ci­das has­ta aho­ra”.
 
Sus ideas tu­vie­ron el efec­to de des­per­tar en mu­chos el in­te­rés por el es­tu­dio mo­le­cu­lar de los ge­nes, en es­pe­cial en el fí­si­co in­glés Fran­cis Harry Comp­ton Crick y el bió­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Ja­mes De­wey Wat­son. “Un fac­tor im­por­tan­te que con­tri­bu­yó a su aban­do­no [de Crick] de la fí­si­ca y al de­sa­rro­llo de un acu­sa­do in­te­rés por la bio­lo­gía —co­men­ta Wat­son en su re­la­to au­to­bio­grá­fi­co La do­ble hé­li­ce— ha­bía si­do la lec­tu­ra, en 1946, de la obra del cé­le­bre fí­si­co teó­ri­co”.
 
Este li­bro tam­bién ejer­ció una in­fluen­cia im­por­tan­te en el mis­mo Wat­son, quien lo des­cu­brió en una bi­blio­te­ca en el mis­mo año y di­ce en A pas­sion for dna: “Des­pués de leer­lo, nun­ca fue lo mis­mo […] Que el gen fue­ra la esen­cia de la vi­da era cla­ra­men­te más im­por­tan­te que có­mo mi­gran las aves, el te­ma cien­tí­fi­co del que an­te­rior­men­te nun­ca me sa­cia­ba […] Pa­ra fi­na­les del pe­rio­do lec­ti­vo, ha­bía de­ci­di­do te­ner al gen co­mo el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de mi vi­da”.
 
El de­sa­rro­llo de una nue­va téc­ni­ca fí­si­ca, la cris­ta­lo­gra­fía por di­frac­ción de ra­yos X, per­mi­tió abor­dar el es­tu­dio de ma­cro­mo­lé­cu­las co­mo las pro­teí­nas y el adn. En 1951, cuan­do Wat­son lle­gó al la­bo­ra­to­rio Ca­ven­dish en Cam­brid­ge y co­no­ció a Crick, ya ha­bía un gru­po en el King’s Co­lle­ge de Lon­dres, en­ca­be­za­do por el fí­si­co neo­ze­lan­dés Mau­ri­ce Wil­kins, de­di­ca­do a apli­car es­ta téc­ni­ca al aná­li­sis de la es­truc­tu­ra mo­le­cu­lar del adn. Crick y Wat­son, quien ori­gi­nal­men­te ha­bía tra­ta­do de co­la­bo­rar con Wil­kins, abor­da­ron el es­tu­dio del adn in­for­mal­men­te. Qui­zá fue es­to lo que les per­mi­tió te­ner un en­fo­que fres­co que a la pos­tre re­sul­ta­ría tan pro­duc­ti­vo.
 
El re­la­to de­ta­lla­do de có­mo la cris­ta­lo­gra­fía de ra­yos X —jun­to con el cau­dal de co­no­ci­mien­to acu­mu­la­do acer­ca de la quí­mi­ca del adn y la téc­ni­ca de cons­truc­ción de mo­de­los mo­le­cu­la­res del quí­mi­co es­ta­dou­ni­den­se Li­nus Pau­ling— se apli­có pa­ra de­ve­lar la es­truc­tu­ra de la do­ble hé­li­ce, ya ha si­do abun­dan­te­men­te na­rra­do. El 28 de fe­bre­ro de 1953, me­ses des­pués de ha­ber pro­pues­to un pri­mer mo­de­lo (erró­neo) de tres ca­de­nas, Crick y Wat­son cons­tru­ye­ron una hé­li­ce for­ma­da por dos ca­de­nas de adn co­rrien­do en for­ma an­ti­pa­ra­le­la. Las ba­ses ni­tro­ge­na­das for­ma­ban pa­res es­pe­cí­fi­cos en el cen­tro, uni­dos por puen­tes de hi­dró­ge­no: la ade­ni­na se une a la ti­mi­na y la gua­ni­na a la ci­to­si­na. Se ex­pli­ca­ban así las mis­te­rio­sas re­glas de Char­gaff y al mis­mo tiem­po se veía cla­ra­men­te có­mo ca­da ca­de­na po­día ser­vir de mol­de pa­ra cons­truir otra idén­ti­ca, pro­por­cio­nan­do así una ba­se pa­ra en­ten­der la re­pli­ca­ción del adn.
 
El lo­gro de Wat­son y Crick, apo­ya­do en los da­tos cris­ta­lo­grá­fi­cos ob­te­ni­dos por Wil­kins y su co­la­bo­ra­do­ra Ro­sa­lind Fran­klin, cons­ti­tu­ye el pun­to en que por fin se anu­dan los ca­bos de es­ta his­to­ria. Ge­né­ti­ca y bio­quí­mi­ca se tren­zan con la bio­lo­gía ce­lu­lar pa­ra dar ori­gen a la bio­lo­gía mo­le­cu­lar, pro­por­cio­nan­do así los fun­da­men­tos so­bre los que Wat­son y Crick pu­die­ron cons­truir su fa­mo­so mo­de­lo. El pro­ce­so por el que evo­lu­cio­nan las ideas re­quie­re la mez­cla de mu­chos li­na­jes; en es­te ca­so fue ne­ce­sa­ria la apor­ta­ción de nu­me­ro­sos ce­re­bros du­ran­te más de ochen­ta años. No obs­tan­te, to­da­vía fal­ta­ba tiem­po pa­ra que el mo­de­lo fue­ra ad­mi­ti­do por com­ple­to.
 
 
La acep­ta­ción de una idea
 
 
En su re­la­to Wat­son ha­ce én­fa­sis en la com­pe­ten­cia con el gran quí­mi­co es­ta­dou­ni­den­se Li­nus Pau­ling por des­ci­frar la es­truc­tu­ra del adn. Pau­ling ha­bía pro­pues­to re­cien­te­men­te, con gran éxi­to, la es­truc­tu­ra lla­ma­da hé­li­ce al­fa, pre­sen­te en pro­teí­nas fi­bro­sas co­mo la que­ra­ti­na, y ha­bía anun­cia­do que abor­da­ría el pro­ble­ma de la es­truc­tu­ra del adn.
 
Pau­ling y su co­la­bo­ra­dor Ro­bert B. Co­rey pro­pu­sie­ron un mo­de­lo de tri­ple hé­li­ce con los fos­fa­tos al cen­tro pa­ra el adn, muy si­mi­lar a la fa­lli­da pro­pues­ta que ha­bían he­cho an­te­rior­men­te Crick y Wat­son. En una car­ta di­ri­gi­da a su hi­jo Pe­ter, fe­cha­da el 18 de fe­bre­ro de 1953 (exac­ta­men­te diez días an­tes de que Crick y Wat­son die­ran con la es­truc­tu­ra acer­ta­da), Pau­ling es­cri­be: “Me agra­da te­ner no­ti­cias tu­yas acer­ca de los áci­dos nu­clei­cos […] Oí un ru­mor de que Jim Wat­son y Crick ha­bían for­mu­la­do ya es­ta es­truc­tu­ra ha­ce al­gún tiem­po, pe­ro no ha­bían he­cho na­da con ella. Pro­ba­ble­men­te el ru­mor era exa­ge­ra­do”.
 
El 27 de mar­zo de 1953, lue­go de re­ci­bir una co­pia del ma­nus­cri­to del ar­tí­cu­lo que Wat­son y Crick ha­bían en­via­do pa­ra su pu­bli­ca­ción, Pau­ling les con­tes­tó en los si­guien­tes tér­mi­nos: “Es­ti­ma­dos Dr. Wat­son y Mr. Crick: Es­toy en­can­ta­do de re­ci­bir su car­ta del 21 de mar­zo, y de ver la car­ta que es­tán en­vian­do a Na­tu­re. Creo que es­tá bien que ha­ya aho­ra dos es­truc­tu­ras pro­pues­tas pa­ra el áci­do nu­clei­co, y es­pe­ro con an­sia sa­ber cuál se­rá la de­ci­sión acer­ca de cuál es la in­co­rrec­ta. Sin du­da los da­tos del King’s Co­lle­ge eli­mi­na­rán una o la otra”.
 
Sin em­bar­go, pa­ra el 20 de abril, cin­co días an­tes de la pu­bli­ca­ción del ar­tí­cu­lo, la de­ci­sión ya es­ta­ba cla­ra in­clu­so pa­ra el pro­pio Pau­ling, co­mo mues­tra en una car­ta di­ri­gi­da a Max Del­brück: “Que­dé muy im­pre­sio­na­do con la es­truc­tu­ra de Wat­son-Crick. No sé si us­ted sa­be lo que nos des­vió a Co­rey y a mí al ca­mi­no fal­so. Las fo­to­gra­fías de ra­yos X que te­nía­mos […] son real­men­te la su­per­po­si­ción de dos pa­tro­nes, de­bi­do a dos di­fe­ren­tes mo­di­fi­ca­cio­nes de los ti­mo­nu­clea­tos de so­dio. Es­to ha­bía si­do des­cu­bier­to ha­ce un año o más por la gen­te del King’s Co­lle­ge, pe­ro no lo ha­bían anun­cia­do […] Aun­que hay to­da­vía una pe­que­ña po­si­bi­li­dad de que su es­truc­tu­ra [de Wat­son y Crick] es­té equi­vo­ca­da, creo que es muy pro­ba­ble que sea co­rrec­ta […] Creo que es el más im­por­tan­te avan­ce que se ha da­do en lar­go tiem­po”.
 
Efec­ti­va­men­te, el mo­de­lo de la do­ble hé­li­ce tar­dó to­da­vía va­rios años en que­dar com­pro­ba­do ple­na­men­te. Se ma­ne­ja­ron di­ver­sas ob­je­cio­nes acer­ca de có­mo el en­tre­la­za­mien­to de las ca­de­nas di­fi­cul­ta­ría la re­pli­ca­ción y se ex­plo­ró la po­si­bi­li­dad de que en rea­li­dad se tra­ta­ra de dos ca­de­nas que co­rrían la­do a la­do sin es­tar en­tre­la­za­das (“yo no creí una pa­la­bra de es­to —co­men­ta Crick. Ade­más, los mo­de­los eran feos”). To­da­vía en 1979, Crick es­cri­bió con otros un ar­tí­cu­lo de re­vi­sión ti­tu­la­do “¿Es el adn real­men­te una do­ble hé­li­ce?” Co­mo ex­pli­ca el pro­pio Crick, “só­lo has­ta el co­mien­zo de los ochen­tas que­dó fi­nal­men­te co­fir­ma­da la es­truc­tu­ra en do­ble hé­li­ce del adn”.
 
La his­to­ria del adn es un ex­ce­len­te ejem­plo de la com­ple­ji­dad del pro­ce­so de cons­truc­ción del co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co. Los 50 años de su cul­mi­na­ción nos ha­cen apre­ciar, nue­va­men­te, la be­lle­za no só­lo de la es­truc­tu­ra fi­nal­men­te re­ve­la­da, si­no tam­bién la del pro­ce­so por el que pau­la­ti­na­men­te se fue cons­tru­yen­do es­ta ele­gan­te ima­gen.
Re­fe­ren­cias bi­blio­grá­fi­cas
 
Crick, Fran­cis H. C. 1988. What mad pur­suit. Ba­sic Books, Nue­va York.
Pau­ling, Li­nus. Pa­pers at the U.S. Na­tio­nal Li­brary of Me­di­ci­ne (http­://pro­fi­les.nlm­.nih­.gov/MM­/Views/ Ex­hi­bit­/do­cu­ments­/bio­mo­le­cu­les.html)
Por­tu­gal, H. Fran­klin y Jack S. Co­hen. 1977. A cen­tury of dna. mit Press, Cam­brid­ge, Mass.
Sch­rö­din­ger, Er­win. 1944. ¿Qué es la vi­da? 2ª edi­ción, Tus­quets, Bar­ce­lo­na, 1983.
Wat­son, Ja­mes D. 1968. La do­ble hé­li­ce. Pla­za y Ja­nés, Bar­ce­lo­na, 1970; tam­bién Co­nacyt, Mé­xi­co, 1981.
Wat­son, Ja­mes D. 2001. A pas­sion for dna. Cold Spring Har­bor La­bo­ra­tory Press, Nue­va York.
Mar­tín Bon­fil Oli­ve­ra
Di­rec­ción Ge­ne­ral de Di­vul­ga­ción de la Cien­cia, Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co.
 _______________________________________________________________

como citar este artículo

Bonfil Olivera, Martín. (2003). La construcción de la doble hélice, de la nucleína al ADN. Ciencias 71, julio-septiembre, 4-15. [En línea]
    Regresar al índice / artículo siguiente→

Você está aqui: Inicio Búsqueda Titulo revistas revista ciencias 71 La construcción de la doble hélice, de la nucleína al adn