revista de cultura científica FACULTAD DE CIENCIAS, UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO
Busca ampliar la cultura científica de la población, difundir información y hacer de la ciencia
un instrumento para el análisis de la realidad, con diversos puntos de vista desde la ciencia.
  1 12  
  de la tecnología  
     
Las huellas de adn
 
 
Nina Hinke
conoce más del autor
   
         
HTML ↓ PDF ←Regresar al índice / artículo siguiente→
         
         
No­so­tros cre­ci­mos sa­bien­do que el peor error de un cri­mi­nal era de­jar sus hue­llas di­gi­ta­les en la es­ce­na del cri­men o en un ob­je­to com­pro­me­te­dor. Eso, tar­de o tem­pra­no, al me­nos en las pe­lí­cu­las, sig­ni­fi­ca­ba su per­di­ción. Hoy en día se han rem­pla­za­do las hue­llas di­gi­ta­les por las lla­ma­das “hue­llas de adn” ( en in­glés dna fin­ger­print). Se tra­ta de una téc­ni­ca de­sa­rro­lla­da en 1986 por un gru­po de es­pe­cia­lis­tas pa­ra de­tec­tar pa­tro­nes in­di­vi­dua­les con ba­se en la in­for­ma­ción ge­né­ti­ca, que no se pa­re­ce en na­da a la hue­lla que im­pri­me un de­do si­no más bien a un có­di­go de ba­rras.
 
El prin­ci­pio de las hue­llas de adn se ba­sa en el he­cho de que ca­da in­di­vi­duo po­see una in­for­ma­ción ge­né­ti­ca úni­ca, y tam­bién en que to­das las cé­lu­las y te­ji­dos de un in­di­vi­duo —co­mo la san­gre, la raíz del ca­be­llo o las cé­lu­las de la piel— tie­nen la mis­ma in­for­ma­ción. Es por ello que cual­quier te­ji­do o in­clu­so unas cuan­tas cé­lu­las pue­den ser­vir pa­ra ob­te­ner “la hue­lla” de un in­di­vi­duo. De tal suer­te que aho­ra los in­ves­ti­ga­do­res no bus­can im­pron­tas de hue­llas di­gi­ta­les de­ja­das en la ma­ni­ja de una puer­ta o de un ob­je­to con­tun­den­te, si­no que pa­ra con­tar con una evi­den­cia, bas­tan un par de ca­be­llos o una mues­tra de hue­so en ca­so de per­so­nas fa­lle­ci­das ha­ce tiem­po, o rastros de se­men cuan­do ha ha­bi­do una vio­lación.
 
Aun­que ini­cial­men­te se de­sa­rro­lló co­mo una téc­ni­ca pa­ra crear un re­gis­tro ge­né­ti­co in­di­vi­dual úni­co pa­ra iden­ti­fi­ca­ción de cri­mi­na­les, las hue­llas de adn se han apli­ca­do tam­bién en otros ám­bi­tos. Uno de los usos más pro­me­te­do­res es el del aná­li­sis del adn pa­ra fi­nes de diag­nós­ti­co de cier­tos pa­de­ci­mien­tos he­re­di­ta­rios y pa­ra la de­tec­ción de pre­dis­po­si­ción a en­fer­me­da­des co­mo el cán­cer y la dia­be­tes.
 
Des­de su in­ven­ción, es­ta téc­ni­ca ha en­con­tra­do múl­ti­ples usos en cri­mi­no­lo­gía. En paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña ha ser­vi­do pa­ra ex­cul­par a más de cien con­vic­tos y pa­ra pro­bar la cul­pa­bi­li­dad de sos­pe­cho­sos de crí­me­nes co­mo vio­la­ción u ho­mi­ci­dio. En Mé­xi­co, re­cien­te­men­te se mon­tó un la­bo­ra­to­rio pa­ra ha­cer es­te ti­po de es­tu­dios en la pgr y al­gu­nos de sus ele­men­tos han se­gui­do cur­sos en las nue­vas téc­ni­cas mo­le­cu­la­res im­par­ti­dos por ex­per­tos de la po­li­cía fran­ce­sa, con el fin de em­plear es­ta téc­ni­ca en la iden­ti­fi­ca­ción de de­lin­cuen­tes. Una prue­ba de adn re­ve­ló que el ca­dá­ver de un su­pues­to agen­te de la pgr per­te­ne­cía en rea­li­dad al nar­co­tra­fi­can­te Ra­món Are­lla­no Fé­lix. Pa­ra con­fir­mar la hi­pó­te­sis y, a fal­ta de con­tar con una hue­lla de adn de es­te per­so­na­je to­ma­da an­tes de su muer­te, se uti­li­zó una mues­tra de adn de uno de sus her­ma­nos y se com­pa­ró con la hue­lla de adn del ca­dá­ver; la prue­ba con­fir­mó que eran fa­mi­lia­res. A di­fe­ren­cia de las hue­llas di­gi­ta­les clá­si­cas, con las hue­llas ge­né­ti­cas es po­si­ble es­ta­ble­cer re­la­cio­nes de pa­ren­tes­co, pues el ma­te­rial ge­né­ti­co se he­re­da y por lo tan­to, los miem­bros de una fa­mi­lia com­par­ten in­for­ma­ción ge­né­ti­ca.
 
Si bien las hue­llas de adn han re­ve­la­do ser una téc­ni­ca muy útil y bas­tan­te con­fia­ble, en so­cie­da­des co­mo la estadounidense en la que to­do se con­vier­te en ne­go­cio o en pro­duc­to de con­su­mo, es­ta me­to­do­lo­gía se ha con­ver­ti­do tam­bién en un ser­vi­cio co­mer­cial que ofre­cen va­rios la­bo­ra­to­rios pri­va­dos. Así, hay ca­sas co­mer­cia­les que ven­den pa­que­tes de aná­li­sis de adn pa­ra es­ta­ble­cer la pa­ter­ni­dad, re­gis­trar la iden­ti­dad de los hi­jos e in­clu­so para pro­bar al­gún de­li­to al inte­rior de las em­pre­sas.
 
En sus pá­gi­nas en la red, las com­pa­ñías su­gie­ren múl­ti­ples usos pa­ra el ciu­da­da­no co­mún. Por ejem­plo, al­gu­nas pro­po­nen crear un re­gis­tro ge­né­ti­co úni­co de ca­da uno de sus hi­jos. El pa­que­te de Fin­ger­print Ame­ri­ca, cu­yo lema es “la se­gu­ri­dad de los ni­ños es nues­tro ne­go­cio”, ofre­ce en­viar­le bol­si­tas es­pe­cia­les pa­ra al­ma­ce­nar mues­tras de ca­be­llo, uñas y sa­li­va. Con es­tas mues­tras con­ve­nien­te­men­te guar­da­das en su con­ge­la­dor siem­pre po­drá te­ner a la ma­no la cla­ve pa­ra iden­ti­fi­car a un hi­jo en el ca­so de un se­cues­tro o de la pér­di­da du­ran­te un pe­rio­do de tiem­po tan lar­go en el que ya no se le pue­da re­co­no­cer. Y es­ta no es la úni­ca com­pa­ñía cu­yo ne­go­cio es fo­men­tar la pa­ra­noia adu­cien­do que se tra­ta de la se­gu­ri­dad de sus hi­jos, otras se lla­man elo­cuen­te­men­te My Pre­cious Kid o Kidz IDz.
 
Por ejemplo, Ge­ne­Tree dna Tes­ting Cen­ter le ofre­ce la pro­duc­ción de una tar­je­ta de iden­ti­fi­ca­ción que in­clu­ye sus da­tos ge­né­ti­cos. Los usos: cier­tas agen­cias de se­gu­ros la pi­den pa­ra evi­tar frau­des en el co­bro de se­gu­ros de vi­da, o bien al­gu­nos abo­ga­dos lo re­quie­ren pa­ra ela­bo­rar los tes­ta­men­tos y he­ren­cias par­ti­cu­lar­men­te cuan­do es­tán en jue­go cuan­tio­sos bie­nes. Otro de los ser­vi­cios de Ge­ne­Tree es el de la prue­ba de la pa­ter­ni­dad. ¿Có­mo es­tar se­gu­ro que la pa­re­ja ha si­do fiel? ¿Có­mo sa­ber que ese hi­jo que vie­ne es real­men­te su­yo?, o in­clu­so, ¿por qué pa­gar una pen­sión a un ni­ño que no es pro­pio?
 
Co­mo se ve, lo que pro­du­cen es­tas em­pre­sas —ade­más de hue­llas ge­né­ti­cas— es una ne­ce­si­dad que se ba­sa en los mie­dos pro­fun­dos de una cla­se me­dia de­sin­for­ma­da. Di­se­mi­na­da la pa­ra­noia, el clien­te po­ten­cial pue­de lle­gar a pen­sar que sus ni­mias per­te­nen­cias se­rán usur­pa­das por un per­so­na­je in­de­sea­ble o que una má­gi­ca he­ren­cia de un pa­rien­te le­ja­no se­rá co­bra­da por un im­pos­tor ar­ma­do de pa­pe­les fal­sos. La mer­ca­do­tec­nia con­sis­te en sem­brar la des­con­fian­za, en par­ti­cu­lar ha­cia la pa­re­ja y los fa­mi­lia­res cer­ca­nos, y en se­gui­da ofre­cer al­gu­no de los “pa­que­tes gra­tui­tos” que se en­vían a do­mi­ci­lio pa­ra que se co­lec­te la evi­den­cia, y cu­yo aná­li­sis des­pués cues­ta al­re­de­dor de 400 dó­la­res.
 
Aun­que la téc­ni­ca de las hue­llas de adn na­ció con un fin —re­sol­ver ca­sos de in­di­vi­duos in­cul­pa­dos le­gal­men­te pa­ra de­ter­mi­nar si real­men­te son cul­pa­bles o ino­cen­tes—, pron­to se em­pe­zó a usar en otros ám­bi­tos, co­mo la me­di­ci­na, has­ta con­ver­tir­se en un ser­vi­cio co­mer­cial. El uso de las téc­ni­cas no es una co­sa da­da e in­mu­ta­ble, al con­tra­rio, de­pen­de es­tre­cha­men­te del con­tex­to social.
Nina Hinke
Fa­cul­tad de Cien­cias, Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co.
 _______________________________________________________________

como citar este artículo

Hinke, Nina. (2003). Las huellas del ADN. Ciencias 71, julio-septiembre, 30-31. [En línea]
 

Você está aqui: Inicio Búsqueda Titulo revistas revista ciencias 71 Las huellas de adn