revista de cultura científica FACULTAD DE CIENCIAS, UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO
Busca ampliar la cultura científica de la población, difundir información y hacer de la ciencia
un instrumento para el análisis de la realidad, con diversos puntos de vista desde la ciencia.
1 12
     
Vi­ve la dif­fe­ren­ce!, di­fe­ren­cias en­tre homb­res y mu­je­res an­te la en­fer­me­dad y la muer­te
 
Car­los La­rral­de
conoce más del autor
     
     
HTML PDF

   
     
 
 
 
Las po­si­bles di­fe­ren­cias en­tre se­xos (di­mor­fis­mo se­xual) en la res­pues­ta in­mu­ne de di­ver­sas es­pe­cies ani­ma­les no han re­ci­bi­do la aten­ción que co­rres­pon­de an­te las tan­tas y tan pro­fun­das di­fe­ren­cias os­ten­si­bles a sim­ple vis­ta en lo bio­ló­gi­co y, pa­ra la es­pe­cie hu­ma­na, en lo so­cial y cul­tu­ral. La ma­yor pre­va­len­cia de lu­pus eri­te­ma­to­so en las mu­je­res, y de otras en­fer­me­da­des de au­toin­mu­ni­dad, son la ex­cep­ción a la re­gla. La pa­ra­do­ja in­mu­no­ló­gi­ca plan­tea­da por el em­ba­ra­zo no ha si­do ple­na­men­te ex­plo­ra­da y, me­nos aún, se han apli­ca­do sus prin­ci­pa­les es­tra­te­gias pa­ra con­te­ner los po­si­bles es­tra­gos de una res­puesta in­mu­ne in­con­ve­nien­te (por ejem­plo, tras­plan­te de te­ji­dos). Só­lo re­cien­te­men­te se ha in­ten­si­fi­ca­do y pro­fun­di­za­do el es­tu­dio del di­mor­fis­mo se­xual en la sus­cep­ti­bi­li­dad a al­gu­nas en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas en ma­mí­fe­ros. Una co­rrien­te mo­der­na in­di­ca que el di­mor­fis­mo se­xual pu­die­ra ex­ten­der­se a otras cau­sas de en­fer­me­dad y muer­te en los hu­ma­nos. Es cu­rio­so que, a pe­sar de lo es­ca­so y frag­men­ta­do de los es­tu­dios so­bre la aso­cia­ción en­tre se­xo, en­fer­me­dad y muer­te, es­té tan arrai­ga­da la no­ción de que, en­tre los ma­mí­fe­ros, los ma­chos se en­fer­man más (mor­bi­li­dad) y se mue­ren más (mor­ta­li­dad) que las hem­bras.
 
Siem­pre es­toy aten­to al con­tras­te en­tre se­xos por­que en la cis­ti­cer­co­sis ex­pe­ri­men­tal de ra­to­nes sin­gé­ni­cos, que tan­to he­mos es­tu­dia­do, y tal vez tam­bién en la en­fer­me­dad hu­ma­na, ocu­rre lo con­tra­rio al pa­ra­dig­ma: las hem­bras son más sus­cep­ti­bles que los ma­chos. Así es como fue que me in­te­re­sé en una pu­bli­ca­ción na­cio­nal que in­for­ma del nú­me­ro de egre­sos (ci­fra de re­gis­tros de al­ta de los hos­pi­ta­les) de hom­bres y mu­je­res que por di­ver­sas cau­sas se hos­pi­ta­li­za­ron en Mé­xi­co (mor­bi­li­dad hos­pi­ta­la­ria), así co­mo de los que mu­rie­ron en los hos­pi­ta­les (mor­ta­li­dad hos­pi­ta­la­ria), en el 2001. Tras eli­mi­nar las cau­sas es­pe­ci­fi­cas de se­xo (por ejem­plo, em­ba­ra­zo), que no per­mi­ten el con­tras­te en­tre se­xos, pre­pa­ré los cua­dros 1 y 2 so­bre mor­bi­li­dad y mor­ta­li­dad de mu­je­res y hom­bres en los hos­pi­ta­les del Mé­xi­co con­tem­po­rá­neo pa­ra el con­su­mo de mi cu­rio­si­dad. En la com­pa­ra­ción en­tre los por­cen­ta­jes de hom­bres y mu­je­res en la su­ma de to­das las cau­sas de egre­so (de en­fer­me­da­des y ac­ci­den­tes) vi con sor­pre­sa que los hom­bres se hos­pi­ta­li­zan más que las mu­je­res, pe­ro que mue­ren por igual hom­bres y mu­je­res. La re­gla se sos­tu­vo aun des­glo­san­do ca­da una de las cau­sas que afec­tan a am­bos se­xos. Un con­jun­to de po­si­bles ra­zo­nes y con­clu­sio­nes me asal­ta­ron en tu­mul­to des­or­de­na­do y has­ta con­tra­dic­to­rio.
 
Sos­pe­cho­so de mis ses­gos e ig­no­ran­cia, que en otros es­ce­na­rios me han he­cho ver co­sas que otros no ven, en­señe los da­tos a va­rias per­so­nas de mi al­re­de­dor, ex­per­tas o no en bio­lo­gía, y tam­bién ano­te sus reac­cio­nes. Las re­la­to aquí por ser gra­cio­sas ilus­tra­cio­nes de la di­fi­cul­tad que tie­ne al­can­zar al­gu­na con­clu­sión que sea es­ca­sa en am­bi­güe­da­des en cuan­to a la com­ple­ja cau­sa­li­dad de la en­fer­me­dad y la muer­te de los hu­ma­nos. Me re­sul­tó gra­cio­so en­con­trar las mis­mas pro­pues­tas de ex­pli­ca­ción en la sa­bi­du­ría po­pu­lar de la gen­te sen­ci­lla que en la de los sa­bios a quie­nes pre­gun­té. Qui­zás hay asun­tos que to­dos per­ci­bi­mos y so­bre los que to­ma­mos po­si­cio­nes cien­tí­fi­cas per­so­na­les, de mu­cha in­fluen­cia en lo ge­ne­ral de nues­tro pen­sa­mien­to y con­duc­ta, sin ma­yor ca­vi­la­ción, fre­cuen­te­men­te di­fe­ren­tes y has­ta opues­tas a las de otros in­di­vi­duos. El des­con­cier­to re­sul­tan­te es de con­si­de­ra­ción. Así es la cien­cia que es­tu­dia a los hu­ma­nos. En la es­pe­cie hu­ma­na, más que en otras es­pe­cies ani­ma­les, se en­re­dan los fac­to­res cul­tu­ra­les, eco­nó­mi­cos y so­cia­les con los más com­par­ti­dos fac­to­res bio­ló­gi­cos, con­fun­dien­do las de por sí com­ple­jas in­te­rac­cio­nes de los dis­tin­tos ni­ve­les de or­ga­ni­za­ción de la ma­teria.
 
A con­ti­nua­ción pre­sen­to al­gu­nas de las reac­cio­nes, tal co­mo re­cuer­do fue­ron ex­pre­sa­das. Si bien pa­re­cen sen­ci­llas y un tan­to irre­ve­ren­tes, to­can los pun­tos cru­cia­les de las dis­cu­sio­nes so­bre se­xo, gé­ne­ro y sa­lud, y no di­fie­ren gran­de­men­te de las que cir­cu­lan me­jor ata­via­das en re­vis­tas cien­tí­fi­cas de po­len­ta. No re­sis­tí in­ter­ca­lar al­gu­nos co­men­ta­rios.
 
 
“Pos sí, las mu­je­res di­fie­ren de los hom­bres en más co­sas de las que sal­tan a la vis­ta. Tam­bién di­fie­ren en su for­ma de en­fer­mar­se y de mo­rir. Sí, nin­gún hom­bre mue­re de em­ba­ra­zo ni mu­jer al­gu­na se que­ja de la prós­ta­ta”.
 
***
 
“Bue­no, pe­ro ¿có­mo les va a mu­je­res y hom­bres en aque­llas en­fer­me­da­des que aque­jan a am­bos se­xos?”
 
 
***
“Se di­ce que los hom­bres tie­nen más ac­ci­den­tes que las mu­je­res y que és­tas re­sis­ten más las in­fec­cio­nes, so­bre todo las cau­sa­das por pa­rá­si­tos. Sí, pa­re­ce que ha­cen más an­ti­cuer­pos que los hom­bres. Pe­ro más fre­cuen­te­men­te tie­nen lu­pus eri­te­ma­to­so, una en­fer­me­dad gra­ví­si­ma en la que los an­ti­cuer­pos par­ti­ci­pan. ¿De qué sir­ve a las mu­je­res li­diar me­jor que los hom­bres con gu­sa­nos ca­si in­no­cuos si eso im­pli­ca ser más pro­pen­so a en­fer­me­da­des gra­ves?”
 
***
 
“Así que, en ge­ne­ral, en tér­mi­nos de sa­lud, ¿qué con­vie­ne más, ser mu­jer u hom­bre?”
 
***
 
“Ha­bría que ver. Los hom­bres to­man más ries­gos y de más al­ta pe­li­gro­si­dad que las mu­je­res. Las mu­je­res no van ca­si a la gue­rra y só­lo al­gu­nas son asa­la­ria­das. Mu­chas no van a tra­ba­jar, se que­dan en ca­sa o son em­plea­das do­més­ti­cas sin pres­ta­cio­nes la­bo­ra­les. Al me­nos aquí en Mé­xi­co y paí­ses si­mi­la­res. Les pa­gan me­nos. Les pe­gan más”.
 
***
 
“Bien, pe­ro ¿quién di­ce to­do eso y có­mo lo sus­ten­ta? ¿Cuál es la ne­ta? ¿Quién se en­fer­ma más, la mu­jer o el hom­bre? ¿Y quién se mue­re más de los mis­mos ma­les?”
 
***
 
“Los hom­bres, es­to se sa­be des­de ha­ce tiem­po”.
 
***
 
“No, esas ase­ve­ra­cio­nes se re­fie­ren a to­do el mun­do ani­mal, a los ma­chos de in­sec­tos y de otros ani­ma­les y tal vez a plan­tas […] No, tam­bién en ma­mí­fe­ros, las hem­bras son más re­sis­ten­tes (ma­la­ria, in­fec­cio­nes por vi­rus Han­ta, fi­la­ria­sis, leish­ma­nia­sis) […] Pe­ro hay mu­chas ex­cep­cio­nes en­tre los ma­mí­fe­ros (to­xo­plas­mo­sis, cis­ti­cer­co­sis, ba­be­sio­sis, es­quis­to­so­mia­sis) […] No pe­ro sí, sí se di­ce tam­bién de los hom­bres”.
 
***
 
“No, eso es­tá equi­vo­ca­do o es muy sim­plón. El hu­ma­no es dis­tin­to: tie­ne va­lo­res, in­te­re­ses, ac­túa con pro­pó­si­to, tie­ne se­gu­ro mé­di­co, va­cu­nas, no an­da por ahí no­más es­pe­ran­do le sal­te un pre­da­dor, se cui­da. Ade­más, los hu­ma­nos al­te­ran más el am­bien­te y és­te les res­pon­de rá­pi­do y ta­jan­te: la do­mes­ti­ca­ción de po­llos, cer­dos y re­ses po­si­bi­li­ta la obe­si­dad, la dia­be­tes, la hi­per­ten­sión, las va­cas locas”.
 
***
 
“Y los in­sec­ti­ci­das in­to­xi­can y la ra­dia­ción pro­mue­ve el cán­cer y mu­ta­cio­nes su­ti­les pe­ro pe­li­gro­sas. Ade­más, los otros ani­ma­les no pla­nean su sa­lud, no so­pe­san los cos­tos y de­ci­den su in­ver­sión con­ta­bi­li­zan­do otras es­fe­ras de su in­te­rés”.
 
***
 
“¿Quién ha oí­do de los Ins­ti­tu­tos de In­ves­ti­ga­ción en Sa­lud de las hor­mi­gas?”
 
***
 
“Más aún, la sa­lud de la hu­ma­ni­dad se re­la­cio­na con su eco­no­mía, con su edu­ca­ción, con su his­to­ria, con sus mi­gra­cio­nes. Con su es­ti­lo de vi­da, con sus adic­cio­nes. Dudo que lo que sig­ni­fi­que pa­ra la sa­lud de los otros ani­ma­les se sos­ten­ga pa­ra los hu­ma­nos y me­nos las in­ves­ti­ga­cio­nes que se rea­li­zan en los la­bo­ra­to­rios, to­do su­per con­tro­la­do. Los hu­ma­nos sa­ben. Sa­ben, por ejem­plo, que sus re­la­cio­nes amo­ro­sas in­ci­den en su es­pe­ran­za de re­pro­du­cir­se, de sal­var sus ge­nes de ser ta­cha­dos del li­bro del adn. Eso lo to­man en cuen­ta, y ca­da vez más. No se van siem­pre con la fin­ta del más gua­po o la más bo­ni­ta. Le pien­san. Le cal­cu­lan”.
 
***
 
“Ade­más, la sa­lud hu­ma­na cam­bia mu­cho en po­co tiem­po, en lap­sos his­tó­ri­cos di­men­sio­na­dos en dé­ca­das, si­glos, en unos cuan­tos mi­le­nios. Fí­ja­te en la ex­pec­ta­ti­va de vi­da de aho­ra y de an­tes. Más de se­ten­ta y me­nos de cin­cuen­ta años. Vi­vi­mos el do­ble que los grie­gos clá­si­cos [¡ora­le!]. El ala­crán y la cu­ca­ra­cha, po­bres, tie­nen ya mi­llo­nes de años por aquí y si­guen en las mis­mas ¿Quién sa­be? […] Sí, la co­sa pu­die­ra ser dis­tin­ta pa­ra los hu­ma­nos. Y las di­fe­ren­cias aso­cia­das al se­xo pue­den ha­ber cam­bia­do en los úl­ti­mos tiem­pos con­for­me la mu­jer cam­bia de po­si­ción y de­sem­pe­ño en su pro­pia es­pe­cie”.
 
***
 
“¡Uf! Y eso del fe­mi­nis­mo trans­cu­rre a dis­tin­tas ve­lo­ci­da­des en dis­tin­tos paí­ses y en dis­tin­tos gru­pos so­cia­les de un mis­mo país”.
 
***
 
“Pin­ches vie­jas” [ri­sas y se­ñas jo­co­sas en­tre los chi­cos, claro].
 
¿Y aquí, en Mé­xi­co y aho­ra, có­mo es­tá la co­sa con no­sotros?
 
El cua­dro 1 mues­tra las es­ta­dís­ti­cas que so­bre el di­mor­fis­mo se­xual en la me­di­ci­na hos­pi­ta­la­ria ex­tra­je de las del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud 2001 (que no in­clu­ye a las del sec­tor pri­va­do) tras com­pri­mir­las a su mí­ni­ma ex­pre­sión.

cuadro1

cua­dro 1
Hay es­ta­dís­ti­cas más po­de­ro­sas y exac­tas que eva­lua­rían el di­mor­fis­mo por ca­da cau­sa, en ca­da en­tor­no y en dis­tin­tos paí­ses y tiem­pos. Y has­ta en for­ma mul­ti­fac­to­rial, con in­te­rac­cio­nes de las va­ria­bles. Pe­ro no que­ría ir más le­jos. Es­tos in­di­ca­do­res com­pri­mi­dos, aun­que pro­ven­gan de só­lo un año y só­lo de Mé­xi­co, me pa­re­cen su­fi­cien­tes pa­ra ex­plo­rar si hay in­di­cios de ses­gos sis­te­má­ti­cos en cuan­to al se­xo y la en­fer­me­dad en los hu­ma­nos. Los en­se­ño pa­ra pro­vo­car la re­fle­xión so­bre su sig­ni­fi­ca­do y po­si­bles con­se­cuen­cias.
Los nú­me­ros en el cua­dro 1 co­rres­pon­den a los pro­me­dios de la pro­por­ción hom­bres­/mu­je­res (h/m) en los egre­sos hos­pi­ta­la­rios por to­das las cau­sas lis­ta­das (ex­clu­yen­do a las es­pe­cí­fi­cas de ge­ne­ro), se­gún mor­bi­li­dad y mor­ta­li­dad y se­gún se tra­te de de­re­cho­ha­bien­tes o de­re­cho­ca­ren­tes.
 
Es cla­ro que: 1) en mor­bi­li­dad, los hom­bres de­re­cho­ha­bien­tes egre­san ca­si dos ve­ces más que las mu­je­res, y tres ve­ces más si se tra­ta de de­re­cho­ca­ren­tes; 2) los hom­bres y las mu­je­res mue­ren por igual de las mis­mas cau­sas.
 
En otras pa­la­bras, los da­tos in­di­can que en los egre­sos hos­pi­ta­la­rios hay un ses­go des­fa­vo­ra­ble ha­cia los hom­bres en com­pa­ra­ción con las mu­je­res en cuan­to a mor­bi­li­dad pe­ro no en mor­ta­li­dad.
 
¿Quie­re es­to de­cir que los hom­bres son más sus­cep­ti­bles de con­traer en­fer­me­da­des o que sim­ple­men­te acu­den más al hos­pi­tal?
 
Quien sa­be. Pe­ro, co­mo na­die mue­re dos ve­ces, sí pa­re­ce que los hom­bres se re­sis­ten más a mo­rir que las mu­je­res pues en­tran mu­chos más pe­ro mue­ren igua­li­to.
 
Y las mu­je­res no ase­gu­ra­das, ¿tien­den me­nos al hos­pi­tal o es­tá más res­trin­gi­do su ac­ce­so o su in­gre­so?
 
Y la di­fe­ren­cia en­tre de­re­cho­ha­bien­tes y de­re­cho­ca­ren­tes, ¿a que se de­be?
 
¿Qué hay de­trás de es­ta de­si­gual­dad? ¿Cua­les sus causas?
 
***
 
“El pin­che ma­chis­mo, pues”.
 
***
 
“No hom­bre, de ve­ras ¿qué on­da?”
 
***
 
“Son las hor­mo­nas […] Las mu­je­res re­sis­ten me­jor las in­fec­cio­nes […] Es que la tes­tos­te­ro­na es in­mu­no­su­pre­sora”.
 
***
 
“No hom­bre […] ¿Qué te pa­sa? […] La hi­pó­te­sis in­mu­no­ló­gi­ca es di­fí­cil de sos­te­ner co­mo úni­ca cau­sa pa­ra tan­tas en­fer­me­da­des di­fe­ren­tes. Ade­más, el sis­te­ma in­mu­ne no se pren­de o apa­ga así co­mo así, si­no que es de gran es­ta­bi­li­dad an­te las per­tur­ba­cio­nes y de enor­me plas­ti­ci­dad en las for­mas que adop­ta, en sus me­ca­nis­mos y re­sul­ta­dos”.
 
***
 
“Sí, sí, sin des­pre­cio pa­ra la tes­tos­te­ro­na co­mo mo­du­la­dor de nu­me­ro­sas e im­por­tan­tes fun­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas, la res­pues­ta in­mu­ne pa­re­ce de­ma­sia­do com­pli­ca­da, su fun­ción tan vi­tal y su evo­lu­ción tan es­me­ra­da­men­te con­du­ci­da en aso­cia­ción con la del en­tor­no du­ran­te mi­llo­nes de años, que se an­to­ja no de­pen­de de un so­lo y tan vul­ne­ra­ble me­ca­nis­mo de con­trol”.
 
***
 
“Tam­po­co es con­gruen­te la hi­pó­te­sis hor­mo­nal a se­cas con los da­tos de di­mor­fis­mo se­xual se­gún los gru­pos de edad de las mis­mas es­ta­dís­ti­cas. El cua­dro 2 in­di­ca que las ma­yo­res di­fe­ren­cias en mor­bi­li­dad y mor­ta­li­dad en­tre hom­bres y mu­je­res ocu­rren an­tes de los 14 años, una edad en que por lo re­gu­lar no ocu­rren las más ex­tre­mas di­fe­ren­cias en los ni­ve­les de es­te­roi­des se­xua­les en­tre hom­bres y mu­je­res”.
 
***

cuadro2

cua­dro 2
“No es tan­to la in­mu­no­su­pre­sión si­no que la tes­tos­te­ro­na azu­za la be­li­co­si­dad de los hom­bres y les in­du­ce a co­me­ter con­duc­tas más arries­ga­das. A los hom­bres le cues­tan es­tas con­duc­tas en tér­mi­nos de sus­cep­ti­bi­li­dad a en­fer­me­da­des”.
 
***
 
“¿Y eso qué? […] De to­das ma­ne­ras, cuan­do hay di­fe­ren­cias és­tas ocu­rren cuan­do no hay hor­mo­nas”.
 
***
 
“No que, si las hu­bo du­ran­te el de­sa­rro­llo fe­tal. De­ja­ron hue­lla”
 
***
 
“Ooops”.
 
***
 
“Y a las mu­je­res, ¿por qué no les cues­ta el em­ba­ra­zo y la lac­tan­cia? […] ¿Y su me­nor be­li­co­si­dad y fuer­za mus­cu­lar, su com­pa­sión, su su­mi­sión?”
 
***
 
“No hom­bre, lo que pa­sa es que a las mu­je­res no se les otor­gan ‘in­ca­pa­ci­da­des’ en su ca­sa. Los hom­bres en cam­bio, por cual­quier co­sa [son más chi­llo­nes] van a con­sul­ta y dis­fru­tan de un día de des­can­so. Son hue­vo­nes pues […] Y si­mu­la­do­res”.
 
***
 
“Por eso es que las mu­je­res lle­gan me­nos a con­sul­ta y cuan­do lle­gan lo ha­cen con cua­dros clí­ni­cos más avan­za­dos, de más di­fí­cil so­lu­ción”.
 
***
 
“Por eso se mue­ren más”.
 
***
 
“Tal vez las mu­je­res sean más cui­da­do­sas de su sa­lud y pre­vie­nen más efi­caz­men­te las en­fer­me­da­des pre­ve­ni­bles. Van cuan­do ya ni mo­do”.
 
***
 
“¿Se­rá aca­so que el per­so­nal mé­di­co de la me­di­ci­na ins­ti­tu­cio­nal dis­cri­mi­na a la mu­jer? […] Re­fle­jan­do así la po­bre es­ti­ma en que se les tie­ne en el me­dio so­cial de Mé­xi­co. Las ad­mi­te me­nos y las cui­da peor. Por eso en­tran me­nos mu­je­res al hos­pi­tal y se mue­ren más. Ade­más, son los hom­bres quie­nes dis­po­nen del di­ne­ro fa­mi­liar. La sa­lud de la es­po­sa no ocu­pa una al­ta prio­ri­dad en la eco­no­mía do­més­ti­ca”.
 
***
 
“Tam­bién pue­de in­ter­pre­tar­se el ses­go des­de la otra can­cha: el hom­bre sa­le de ca­sa, se ex­po­ne más a even­tos de con­se­cuen­cias mor­ta­les pe­ro tam­bién a even­tos me­nos apa­ra­to­sos que re­quie­ren hos­pi­ta­li­za­ción aun­que no ma­tan (pe­leas, he­ri­das, frac­tu­ras, caí­das, in­to­xi­ca­cio­nes). En el hom­bre re­cae la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­cu­rar in­gre­sos, se eno­ja, se frus­tra, be­be, se ac­ci­den­ta, se vio­len­ta, in­cum­ple, […] pe­ro no se ra­ja […] no se mue­re”.
 
***
 
“El es­trés de­bi­li­ta, dis­trae, com­pli­ca las co­sas” [aña­dió un bio­lo­gi­sis­ta, ani­mán­do­se al ver la co­ne­xión en­tre lo bio­ló­gi­co y lo cul­tu­ral].
 
***
 
“No sean tan fa­ná­ti­cos. To­do fun­cio­na. Lo bio­ló­gi­co y lo cul­tu­ral. Las ra­zo­nes y las sin­ra­zo­nes. Hay ideas o po­si­cio­nes más avan­za­das [‘ay si tu, el avan­za­do ¿no?’]. No, mi­ra”.
 
***
 
“El or­ga­nis­mo hu­ma­no es … [pau­sa pa­ra im­pre­sio­nar] una red de sis­te­mas fi­sio­ló­gi­cos in­te­rac­ti­vos, de gran com­ple­ji­dad, con me­mo­ria y ca­pa­ci­dad de con­tro­lar sus ac­cio­nes en fun­ción de los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos por su pro­pia ac­ción. Una red que pue­de adop­tar di­ver­sas con­fi­gu­ra­cio­nes en el de­sa­rro­llo on­to­ló­gi­co y res­pon­der di­ver­sa­men­te ante di­ver­si­dad de cir­cuns­tan­cias. La es­truc­tu­ra de la red o sus reac­cio­nes y sus dis­tin­tos es­ta­dos pu­die­sen ser más fre­cuen­tes en uno u otro de los se­xos de­pen­dien­do del con­tex­to glo­bal de la red”.
 
***
 
“Si, pe­ro la co­sa es ¿por­ qué? […] Son las hor­mo­nas”.
 
***
 
“Lo que re­sul­ta­ría en di­mor­fis­mo se­xual an­te cier­tos es­tímu­los”.
 
***
 
“Son la cau­sa y la con­se­cuen­cia” [???].
 
***
 
“Se­gún es­to de las re­des [el avan­za­do] los me­ca­nis­mos y efec­tos del di­mor­fis­mo en las re­des ac­túan a ni­vel mo­le­cu­lar, ce­lu­lar y de to­do el or­ga­nis­mo, y de la so­cie­dad, las es­pe­cies, la bio­ma­sa y el me­dio am­bien­te. Y se ex­pre­san en for­ma de even­tos fi­sio­ló­gi­cos al ni­vel co­rres­pon­dien­te. Las con­se­cuen­cias pue­den sig­ni­fi­car sa­lud, en­fer­me­dad y muer­te […] Tam­bién, y es­to une to­do lo or­gá­ni­co y lo cul­tu­ral a la evo­lu­ción de las es­pe­cies y al me­dio am­bien­te: pue­de la red in­du­cir la emi­sión de se­ña­les y la co­mi­sión de con­duc­tas es­pe­ci­fi­cas de se­xo con sig­ni­fi­ca­dos pa­ra la es­fe­ra re­pro­duc­ti­va, te­rri­to­rial y so­cial de los in­di­vi­duos […] has­ta in­fluir en la evo­lu­ción de las es­pe­cies”.
 
***
 
“Son las hor­mo­nas”.
 
***
 
“Las con­duc­tas no se co­me­ten en bal­de, el en­tor­no las per­ci­be y en­ton­ces cam­bia y a su vez ac­túa so­bre el or­ga­nis­mo que lo cam­bió. El ca­so es el del uro­vo­ro: el que por su bo­ca se de­vo­ra por la co­la. La cau­sa se ha­ce efec­to y es­te cau­sa. El hue­vo y la ga­lli­na. Evo­lu­ción”.
 
***
 
“Pá­ra­le, pá­ra­le. Ya te pa­sas­te. An­tes de que le si­gas fal­ta ver si es­tán bien re­co­gi­dos los da­tos y bien he­chas esas es­ta­dís­ti­cas que hi­cis­te so­bre ellos. La ca­li­dad de los da­tos re­co­pi­la­dos pue­de va­riar en­tre ins­ti­tu­cio­nes. Y los de mor­ta­li­dad so­la­men­te re­fie­ren a una en­fer­me­dad co­mo cau­sa de muer­te, de en­tre las va­rias que por lo ge­ne­ral los pa­tó­lo­gos en­cuen­tran en la au­top­sia de un mis­mo in­di­vi­duo”.
 
***
 
“¿Y qué cer­ti­fi­ca a los cer­ti­fi­ca­dos de de­fun­ción en cuan­to a la cau­sa de muer­te? Só­lo se ins­cri­be el diag­nós­ti­co clí­ni­co prin­ci­pal. Se ha­cen mu­chas me­nos au­top­sias que muer­tes ocu­rren. Mu­chí­si­mas me­nos. Y la cons­tata­ción de los diag­nos­ti­cos clí­ni­cos, sin me­diar muer­te ni au­top­sia, han de es­tar en chi­no”.
 
***
 
“Tam­bién ha­bría que ver si las es­ta­dís­ti­cas se sos­tie­nen de año en año. Si son si­mi­la­res en paí­ses si­mi­la­res y dis­tin­tas en dis­tin­tos. ¿A po­co se mue­ren de al­co­ho­lis­mo y de ‘pa­so­nes’ tan­to las mu­je­res de Mé­xi­co co­mo las de Es­ta­dos Uni­dos? […] No maes­tra, no”.
 
***
 
“¿Pe­sas­te los pro­me­dios co­mo de­bie­ras? ¿No ha­brás ses­ga­do las es­ta­dís­ti­cas al ex­cluir el em­ba­ra­zo, el cán­cer cér­vi­co-ute­ri­no, el de la glán­du­la ma­ma­ria, el del pul­món, el de la prós­ta­ta? […] ¿De qué se pue­den mo­rir esas mu­je­res y esos hom­bres que ya se mu­rie­ron de otras co­sas? […] Y eso de los co­cien­tes es muy tru­cu­len­to. Yo nun­ca los en­ten­dí bien a bien, y me­nos en es­ta­dís­ti­ca. Me dan ma­la es­pi­na, hue­len feo. Tri­qui­no­so […] tri­qui­ñue­lo­sos [¿tri­qui­no­sos?]”
 
***
 
“En fin, es­to de la in­fe­ren­cia es­ta­dís­ti­ca ri­gu­ro­sa es di­fí­cil […] Siem­pre an­dan por allí los ado­ra­do­res de la hi­pó­te­sis nu­la (‘y bien ha­ya’) […] Tal vez ha­bría que re­nun­ciar a ha­cer pre­gun­tas y de­cla­ra­cio­nes tan sen­ci­llo­tas co­mo ¿quién ga­na? […] ¿El hom­bre o la mu­jer?”
 
***
 
“Si, por­que de­pen­de. De­pen­de de qué, de dón­de y de cuán­do”.
 
***
Re­fe­ren­cias bi­blio­grá­fi­cas
 
Mo­ra­les et al. 2004. “Host gen­der in pa­ra­si­tic in­fec­tions of mam­mals: an eva­lua­tion of the fe­ma­le host su­pre­macy pa­ra­digm and the emer­ging re­gu­la­tory net­work in­vol­ving phy­sio­lo­gi­cal sys­tems of both host and pa­ra­si­te”, en J. Pa­ra­si­tol (en pren­sa).
Owens, I. P. 2002. “Eco­logy and evo­lu­tion: Sex dif­fe­ren­ces in mor­ta­lity ra­te”, en Scien­ce, núm. 297, pp. 2008-2009.
Zuk et al. “In­mu­no­logy and the evo­lu­tion of be­ha­vior”, en Be­ha­vio­ral Me­cha­nisms in Evo­lu­tio­nary Eco­logy, L. A. Real (ed.). Uni­ver­sity of Chi­ca­go Press, Chi­ca­go. Pp. 354-368.
Carlos Larralde
Instituto de Investigaciones Biomédicas, Universidad Nacional Autónoma de México.
 _______________________________________________________________

como citar este artículo

Larralde, Carlos. (2004). Vive la difference! Ciencias 74, abril-junio, 62-69. [En línea]

 

  Regresar al índice artículo siguiente

Você está aqui: Inicio Búsqueda Titulo revistas revista ciencias 74 Vi­ve la dif­fe­ren­ce!, di­fe­ren­cias en­tre homb­res y mu­je­res an­te la en­fer­me­dad y la muer­te