revista de cultura científica FACULTAD DE CIENCIAS, UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO
Busca ampliar la cultura científica de la población, difundir información y hacer de la ciencia
un instrumento para el análisis de la realidad, con diversos puntos de vista desde la ciencia.
nota         menu2
índice 32 
siguiente
anterior
PDF
                 
La biodiversidad del
Instituto de Historia
Natural de Tuxtla
Gutiérrez, Chiapas
R32B02  
 
   
   
Susana López de Lara    
                     
Escribir sobre colecciones de reptiles, de aves, de mamiferos,
de extraños insectos, de dioramas y vitrinas, de colección de maderas, de vivarios y herpetarios, en fin, de plantas y animales vivos, es decir, de nuestra diversidad biológica, es hacer mención del Instituto de Historia Natural y de su Parque Zoológico. Este bello escenario se encuentra ubicado en el Cerro El Zapotal, dentro de 100 hectáreas de selva tropical, como vestigio natural de lo que fueron los alrededores de la ciudad de Tuxtla Gutiérrez. Este zoológico es como pocos en América, no solo por encontrarse en un lugar natural, privilegiado para el desarrollo de la flora y de la fauna, sino por ser el único representativo de la gran biodiversidad de la región neotropical de México. Enclavado en un escenario de gran belleza, es todo un homenaje a la vida silvestre. Diariamente lo visitan cientos de personas de todas las edades, desde niños y jóvenes en edades escolares hasta indígenas y campesinos de diferentes lugares de Chiapas y también de otros estados, así como capitalinos y una gran cantidad de extranjeros. Este lugar que se ha convertido en el paseo predilecto de los habitantes de Tuxtla Gutiérrez, es una de las pocas áreas verdes con que aún cuenta la capital del estado. La riqueza de este tipo de espacios, el museo, el zoológico y el jardín botánico, representan una oportunidad realmente extraordinaria para aprender y valorar nuestra biodiversidad. El museo tiene catalogadas y registradas dos colecciones de vertebrados en piel: una colección de aves que tiene cerca de 2500 ejemplares y otra colección de reptiles con cerca de 1000 ejemplares representativos del estado de Chiapas.
 
Este Parque Ecológico Recreativo, se encuentra dividido en dos grandes secciones, la primera alberga a más de una centena de mamíferos, como por ejemplo: jaguares, pumas, tigrillos, ocelotes, tapires, coatís o tejones, viejo de monte, nutrias, manatís, coyotes, zorras, monos araña, entre otros. También cuenta con aves como: águila arpía, gavilán blanco, loros, cotorras y pericos, tucanes, guacamayas, diversas aves acuáticas como patos y garzas y, desde luego, una singular ave, el pavón, hermoso ejemplar que es el símbolo del Instituto. Como representantes de los reptiles tenemos: tortugas de agua dulce (tortuga blanca, jicoteas y casquitos principalmente); caimán, cocodrilo de río, cocodrilo de pantano, lagarto enchaquirado y serpientes venenosas como las diversas especies de nauyacas, cascabeles y coralillos. Del grupo de los anfibios se encuentran las salamandras, las ranas, la ninfa de bosque y la rana tigre.
 
La sección dedicada a exhibición, ocupa una extensión de 10 hectáreas, en las cuales se ha tratado de reproducir, en la medida de lo posible, los diferentes hábitats naturales de las diferentes especies animales. En otra sección, de 90 hectáreas, está la zona de reserva natural, sitio de conservación e investigación. Dentro de este parque se encuentran libres gran cantidad de animales locales, habitantes naturales, especialmente una manada de monos aulladores. Tales primates fueron introducidos al Zapotal, primordialmente con el objeto de protegerlos de la cacería a lo que están sometidos, además, su presencia en este parque propicia que los visitantes conozcan la existencia de estos primates en las selvas mexicanas, escuchen y reconozcan sus sonidos peculiares y potentes.
 
Por otra parte, en este parque zoológico encontramos animales endémicos; es decir, aquellos que viven solamente en un lugar determinado y que no existen en otro lugar del mundo. El pavón es uno de ellos, cuya distribución está restringida a los bosques de niebla de la Sierra Madre del sur de Chiapas y parte de Guatemala. En el mismo caso está el lagarto enchaquirado o heloderma, peculiar de la Cuenca Central de Chiapas. También una de las labores primordiales de este Instituto es la de salvaguardar los animales en peligro de extinción como el jaguar, el tapir y el águila arpía, entre otros, además de proteger especies raras, como el mismo pavón, el heloderma, las cecilias, el coral punteado y otras más. En cuanto a la reserva natural de árboles, el parque cuenta con abundante cantidad de zapotes negros, de ahí el nombre original de “el Zapotal”, además de otras especies como las corpulentas ceibas o pochotas, el árbol sagrado de los mayas.
 
El Instituto de Historia Natural, también tiene un Jardín Botánico que contiene una colección de maderas, el herbario y un gran arborétum, todos ellos ubicados en el Parque Madero, zona en la que, anteriormente, se ubicaba el zoológico.
 
Durante este año el Instituto de Historia Natural cumple 51 años de labor ininterrumpida. Sin embargo, solo desde hace 8 años (en 1985), la institución obtuvo el reconocimiento oficial, según decreto número 20 del Diario Oficial del Estado. Desde su instalación en el Zapotal, el Parque Zoológico lleva el nombre del Profesor Miguel Álvarez del Toro, como un merecido reconocimiento a la trayectoria científica de este naturalista y zoólogo, quien ha dedicado toda su vida a conocer y conservar nuestra diversidad biológica, y cuyo prestigio es reconocido por muchas instituciones y organismos internacionales, entre los que destacan Estados Unidos, Japón, Francia, China e Inglaterra, principalmente.
 
Del trabajo que se desarrolla en este Zoológico, y del espíritu que anima a quienes allí laboran, se puede desprender un importante mensaje que queremos recalcar en este artículo y es el de que los mexicanos, y también los extranjeros, conozcan y se percaten de la gran riqueza biológica que tenemos en nuestro país. Además, es vital que tomen conciencia de ello, que comprendan la importancia y la trascendencia que tienen éstos en su vida y en la de las futuras generaciones, y traten de modificar su actitud con relación a los seres vivos que habitan y que comparten con nosotros el territorio mexicano.
 
articulos
 _____________________________________________________________
 
 
 
Susana López de Lara de la Fuente
     
_____________________________________________________________
     
cómo citar este artículo
 
López de Lara de la Fuente, Susana. 1993. La biodiversidad del Instituto de Historia Natural de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Ciencias, núm. 32, octubre-diciembre, pp. 56-57. [En línea].
     

 

 

de venta en copy
Número 134
número más reciente
 
134I


   
eventos Feriamineriaweb
  Presentación del número
doble 131-132 en la FIL
Minería

 


novedades2 LogoPlazaPrometeo
Ya puedes comprar los 
ejemplares más
recientes con tarjeta
en la Tienda en línea.
   

  Protada Antologia3
 
Você está aqui: Inicio revistas revista ciencias 32 La biodiversidad del Instituto de Historia Natural de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas