revista de cultura científica FACULTAD DE CIENCIAS, UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO
Busca ampliar la cultura científica de la población, difundir información y hacer de la ciencia
un instrumento para el análisis de la realidad, con diversos puntos de vista desde la ciencia.
  1 12  
  del ambiente  
     
Restauración en arrecifes de coral
 
 
Carla G. Muñíz I.
conoce más del autor
   
         
HTML ↓ PDF ←Regresar al índice artículo siguiente→
         
         
Des­de sus orí­ge­nes, las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas han trans­for­man­do el am­bien­te. Sus im­pac­tos, que lle­gan a ser muy gra­ves, se ma­ni­fies­tan en la ex­tin­ción de es­pe­cies, de­gra­da­ción de sue­los, des­truc­ción de la ca­pa de ozo­no, ca­len­ta­mien­to glo­bal, ago­ta­mien­to de man­tos acuí­fe­ros, de­ser­ti­fi­ca­ción, de­sa­pa­ri­ción de sel­vas y bos­ques, con­ta­mi­na­ción de ríos, la­gos, ma­res, ai­re y sue­los. Mu­chos de es­tos pro­ce­sos, que po­nen en evi­den­cia el abu­so, so­breex­plo­ta­ción y mal ma­ne­jo de los re­cur­sos na­tu­ra­les, al­te­ran los ci­clos y re­gí­me­nes de los dis­tur­bios na­tu­ra­les y crean si­tua­cio­nes irre­me­dia­bles. Así, un gran núme­ro de eco­sis­te­mas ha si­do gra­ve­men­te afec­ta­do tan­to por ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas co­mo por even­tos na­tu­ra­les. En el aná­lisis de es­ta pro­blem­áti­ca, se les pres­ta ma­yor aten­ción a los eco­sis­te­mas te­rres­tres, a pe­sar de que los ma­ri­nos, además del tras­tor­no cau­sado por el hom­bre, re­sien­ten el de­te­rio­ro pro­du­ci­do en los te­rres­tres, de­bi­do al au­men­to de par­tícu­las en sus­pen­sión oca­sio­na­do por el des­mon­te de la ve­ge­ta­ción y mal uso del sue­lo.
 
Uno de los eco­sis­te­mas más vul­ne­ra­bles fren­te a ta­les per­tur­ba­cio­nes son los arre­ci­fes de co­ral, co­lo­nias forma­das por pe­que­ños ani­males lla­ma­dos pó­li­pos (figura 1), en cu­yo te­ji­do exis­te una po­bla­ción de al­gas lla­ma­das zoo­xan­te­las, que vi­ven en aso­cia­ción sim­bió­ti­ca con el co­ral, en la que el pó­li­po pro­vee pro­tec­ción a las al­gas y és­tas, a su vez, pro­por­cio­nan ali­men­to y oxí­ge­no al co­ral.

a

figura 1
Par­te im­por­tan­te del eco­sis­te­ma ma­ri­no glo­bal, los arre­ci­fes de co­ral re­pre­sen­tan va­lio­sos re­cur­sos y por su di­ver­si­dad se les ha con­si­de­ra­do equi­va­len­tes a un bos­que tro­pi­cal llu­vio­so. No obs­tan­te, se en­cuen­tran se­ve­ra­men­te ame­na­za­dos por las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas —an­cla­je de los bo­tes, bu­ceo, so­bre pes­ca, mi­ne­ría y con­ta­mi­na­ción. Ade­más, el da­ño a las co­lo­nias de co­ra­les pue­de ori­gi­nar­se por cau­sas na­tu­ra­les, co­mo de­pre­da­ción, com­pe­ten­cia, tor­men­tas y ci­clo­nes. La sus­cep­ti­bi­li­dad de los co­ra­les al de­te­rio­ro por es­tos pro­ce­sos es va­ria­da, de­bi­do a las di­fe­ren­cias mor­fo­ló­gi­cas. Por ejem­plo, las es­pe­cies ra­mi­fi­ca­das son más pro­pen­sas a ser per­ju­di­ca­das por las tor­men­tas y los bu­zos, mien­tras que las es­pe­cies ma­si­vas e in­crus­ta­das son más vul­ne­ra­bles al so­bre­cre­ci­mien­to de las al­gas. La ha­bi­li­dad pa­ra re­cu­pe­rar­se del da­ño tam­bién es va­ria­ble; su re­ge­ne­ra­ción es ener­gé­ti­ca­men­te cos­to­sa y las es­pe­cies di­fie­ren en la dis­tri­bu­ción de re­cur­sos en­tre la re­ge­ne­ra­ción y otros pro­ce­sos de­mo­grá­fi­cos.
 
La re­cu­pe­ra­ción del im­pac­to en es­tos or­ga­nis­mos es un pro­ce­so com­ple­jo que es­tá esen­cial­men­te re­la­cio­na­do con las ca­rac­te­rís­ti­cas del per­jui­cio. Pa­ra ex­pli­car la va­ria­ción en la ca­pa­ci­dad de re­ge­ne­ra­ción de las le­sio­nes, lo­ca­li­za­das en di­fe­ren­tes si­tios den­tro de la co­lo­nia, se han pro­pues­to fac­to­res co­mo la re­duc­ción en los ni­ve­les de luz, la den­si­dad de los pó­li­pos y las in­te­rac­cio­nes con el sus­tra­to.
 
Las le­sio­nes re­du­cen la ca­pa­ci­dad de la co­lo­nia en tres for­mas: 1) la re­ge­ne­ra­ción re­quie­re ener­gía, de mo­do que los re­cur­sos de­ben di­vi­dir­se en­tre cre­ci­mien­to y re­pro­duc­ción; 2) la he­ri­da per­mi­te la en­tra­da de or­ga­nis­mos per­ju­di­cia­les y el es­ta­ble­ci­mien­to de al­gas, es­pon­jas u otros co­ra­les, que pue­den com­pe­tir por el ali­men­to y el es­pa­cio o cau­sar daño es­truc­tu­ral al es­que­le­to; 3) dis­mi­nu­ye el área dis­po­ni­ble pa­ra la ali­men­ta­ción, fo­to­sín­te­sis y re­pro­duc­ción.
 
Po­der en­ten­der el pro­ce­so aso­cia­do con el da­ño y la re­ge­ne­ra­ción en los co­ra­les es fun­da­men­tal des­de la pers­pec­ti­va de su ma­ne­jo, por la de­gra­da­ción es­ca­lo­na­da de los arre­ci­fes co­mo con­se­cuen­cia de las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas.
 
La gran di­ver­si­dad en co­lor, for­ma y tex­tu­ra de los arre­ci­fes co­ra­li­nos ejer­ce una in­men­sa atrac­ción en los tu­ris­tas de to­do el mun­do, y con ello se in­cre­men­tan las ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas, co­mo el bu­ceo, con el ries­go de da­ñar los co­ra­les du­ros y otros or­ga­nis­mos bén­ti­cos, pro­vo­can­do el rom­pi­mien­to de sus es­que­le­tos y la abra­sión de los te­ji­dos. El da­ño fí­si­co a los or­ga­nis­mos de los arre­ci­fes co­ra­li­nos cau­sa­do por el an­cla­je de las em­bar­ca­cio­nes, el pa­so cons­tan­te de los bu­zos y la re­sus­pen­sión del se­di­men­to re­pre­sen­ta una enor­me pre­sión so­bre es­te frá­gil eco­sis­te­ma.
 
Otro fac­tor im­por­tan­te en la mo­di­fi­ca­ción de los eco­sis­te­mas arre­ci­fa­les son las pes­que­rías. Ca­si 75% de las prin­ci­pa­les po­bla­cio­nes de pe­ces ma­ri­nos ex­pe­ri­men­tan so­bre­pes­ca o ex­trac­ción has­ta su lí­mi­te bio­ló­gi­co. Las téc­ni­cas de arras­tre son no­ci­vas y des­tru­yen los há­bi­tats pa­ra la re­pro­duc­ción. La in­tro­duc­ción de es­pe­cies fo­rá­neas pro­vo­ca­da por las ac­ti­vi­da­des naú­ti­cas de los tra­sa­tlán­ti­cos es tam­bién un ele­men­to de al­te­ra­ción y com­pe­ten­cia pa­ra las co­lo­nias de co­ral na­ti­vas.
 
A pe­sar de que se han re­co­no­ci­do al­gu­nos fac­to­res de de­te­rio­ro, el ni­vel de im­pac­to, di­rec­to o in­di­rec­to, de las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas ca­pa­ces de ame­na­zar la per­ma­nen­cia del sis­te­ma arre­ci­fal aún no es cla­ro. Por ello, re­sul­ta im­por­tan­te eva­luar el es­ta­do de sa­lud de es­tas zonas, que re­quie­re gran­des es­fuer­zos pa­ra su con­ser­vación.
 
En es­te mar­co, pa­ra em­pren­der un ver­da­de­ro tra­ba­jo de con­ser­va­ción e in­cur­sio­nar en la res­tau­ra­ción del eco­sis­te­ma es ne­ce­sa­rio con­ti­nuar mo­di­fi­can­do las me­to­do­lo­gías o li­nea­mien­tos de las eva­lua­cio­nes de im­pac­to am­bien­tal, así co­mo las nor­mas que los ri­gen.
 
Las téc­ni­cas de res­tau­ra­ción pue­den usar­se pa­ra ace­le­rar la re­cu­pe­ra­ción de arre­ci­fes im­pac­ta­dos, apo­yan­do los pro­ce­sos na­tu­ra­les de re­cu­pe­ra­ción. Sin em­bar­go, es esen­cial pre­ci­sar la es­ca­la in­vo­lu­cra­da en la to­ma de de­ci­sio­nes so­bre la con­ve­nien­cia de res­tau­rar arre­ci­fes afec­ta­dos por mor­ta­li­dad a cau­sa de blan­quea­mien­to —res­pues­ta de és­tos an­te el cam­bio cli­má­ti­co. Cuan­do el co­ral se en­fren­ta a un agu­do y pro­lon­ga­do es­trés por el ca­len­ta­mien­to de las aguas tro­pi­ca­les ex­pe­le las al­gas que vi­ven en sus te­ji­dos, con lo que pier­de su co­lor na­tu­ral y apa­re­ce uno blan­cuz­co. El co­ral mue­re al se­pa­rar­se de su ele­men­to sim­bió­ti­co.
Mu­chos es­fuer­zos de res­tau­ra­ción no han pro­ba­do ser efec­ti­vos o fac­ti­bles en gran es­ca­la —de ki­ló­me­tros cua­dra­dos—, ya sea por ra­zo­nes eco­ló­gi­cas o eco­nó­mi­cas. Tam­bién es cier­to que tie­ne po­co sen­ti­do lle­var a ca­bo una res­tau­ra­ción cos­to­sa cuan­do las fuen­tes de dis­tur­bio to­da­vía es­tán pre­sen­tes. Más aún, los pro­ce­sos na­tu­ra­les de re­cu­pe­ra­ción pue­den es­tar en mar­cha y ser in­te­rrum­pi­dos por las ac­ti­vi­da­des de res­tau­ra­ción. Por ello, es im­por­tan­te eva­luar de ma­ne­ra muy cui­da­do­sa, la con­ve­nien­cia de una in­ter­ven­ción ac­ti­va. La re­cu­pe­ra­ción na­tu­ral es mu­chas ve­ces pre­fe­ri­ble a las cu­ras ries­go­sas y cos­to­sas.
 
Ac­tual­men­te, las téc­ni­cas más ac­ti­vas pa­ra la res­tau­ra­ción de arre­ci­fes se han pues­to en prác­ti­ca só­lo en áreas lo­ca­li­za­das y en una es­ca­la muy pe­que­ña —cien me­tros cua­dra­dos—, prin­ci­pal­men­te en Aus­tra­lia, Flo­ri­da, Egip­to, Fi­li­pi­nas, las Is­las Cai­mán y las Mal­di­vias. Allí se en­cuen­tran las for­ma­cio­nes de ba­rre­ras arre­ci­fa­les más vi­si­ta­das y ex­plo­ta­das por el tu­ris­mo y otras ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas. Apli­car es­tos mé­to­dos en gran­des áreas de arre­ci­fe es po­co pro­ba­ble.
 
En­tre los en­fo­ques que se es­tán in­ves­ti­ga­do, des­ta­can la eli­mi­na­ción de los mo­ti­vos de es­trés —que de­be­ría ser prio­ri­ta­rio—, por­que así se fa­vo­re­cen los pro­ce­sos de re­cupe­ra­ción na­tu­ral, y los méto­dos
pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes de cre­ci­mien­to del co­ral por me­dio de la re­mo­ción de ele­men­tos de es­trés rea­les y po­ten­cia­les, tales co­mo aque­llos que in­hi­ben el es­ta­ble­ci­mien­to, la su­per­vi­ven­cia y el cre­ci­mien­to. Por otra par­te, una po­si­ble he­rra­mien­ta pa­ra ace­le­rar la re­cu­pe­ra­ción de arre­ci­fes da­ña­dos es el trans­plan­te de frag­men­tos de co­ral pa­ra la re­ha­bi­li­ta­ción de há­bi­tats degra­da­dos; és­ta es una op­ción via­ble pa­ra áreas que no son ade­cua­das pa­ra la fi­ja­ción de las lar­vas plá­nu­las —un es­ta­do pri­ma­rio de los co­ra­les.
 
Cuan­do la es­truc­tu­ra del arre­ci­fe ha si­do de­gra­da­da hay que in­cre­men­tar el sus­tra­to dis­po­ni­ble pa­ra el es­ta­ble­ci­mien­to de lar­vas. Las solu­cio­nes pa­ra ello va­rían en ni­vel de com­ple­ji­dad y cos­to. Aun­que des­pués de un blan­quea­mien­to el co­ral muer­to pro­vee su­per­fi­cie para el es­ta­ble­ci­mien­to de lar­vas, la dis­po­ni­bi­li­dad de sustra­to ade­cua­do pue­de dis­mi­nuir rá­pi­da­men­te de­bi­do al ex­ce­si­vo cre­ci­mien­to de al­gas. Por es­ta ra­zón, es im­por­tan­te que las fuen­tes te­rres­tres de con­ta­mi­na­ción que pro­du­cen una ma­yor can­ti­dad de nu­tri­men­tos sean mi­ni­mi­za­das y que las po­bla­cio­nes de pe­ces que se ali­men­tan de al­gas sean con­ser­va­das.
 
Ade­más, se de­be te­ner en cuen­ta que el éxi­to de los pro­gra­mas de ma­ne­jo, con­ser­va­ción y res­tau­ra­ción no só­lo de­pen­de del apor­te de di­ne­ro, si­no tam­bién del cons­tan­te mo­ni­to­reo de los pro­gra­mas pa­ra ir ade­cuan­do las so­lu­cio­nes a los di­fe­ren­tes pro­ble­mas que en­fren­tan es­tos eco­sis­te­mas. Tam­bién, es re­le­van­te la par­ti­ci­pa­ción de los pro­vee­do­res y usua­rios en la con­ser­va­ción de los ser­vi­cios que se ob­tie­nen del eco­sis­te­ma.
 
Referencias bibliográficas
 
Jaap, W. C. 2000. “Co­ral reef res­to­ra­tion”, en Eco­lo­gi­cal En­gi­nee­ring, núm. 15, pp. 345-364.
Mees­ters, E. H. y R. P. M. Bak. 1993. “Ef­fects of co­ral blea­ching on tis­sue re­ge­ne­ra­tion po­ten­cial and co­lony sur­vi­val”, en Mar. Ecol. Prog. Ser., vol. 96, pp. 189-198.
Spanl­ding, M. D., C. Ra­vi­lious, y E. P. Green. 2001. World Atlas of Co­ral Reefs. The Uni­ver­sity of Ca­li­for­nia Press.
Van Treeck, P. y H. Schuh­ma­ce­her. 1999. “Mass Di­ving Tou­rism-A New Di­men­sion Calls for New Ma­na­ge­ment Ap­proa­ches”, en Ma­ri­ne Po­llu­tion Bu­lle­tin, núm. 37, pp. 499-504.
Za­kai, D., E. Nan­net­te y C. Fur­man. 2000. “Im­pacts of in­ten­si­ve re­crea­tio­nal di­ving on reef co­rals at Eliat, nor­thern Red Sea”, en Bio­lo­gi­cal Con­ser­va­tion, núm. 105, pp. 179-187.
Car­la Gua­da­lu­pe Mu­ñiz Iri­go­yen
Ins­ti­tu­to de Eco­lo­gía, Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co.
 _______________________________________________________________
 

como citar este artículo

Muñíz Irigoyen, Carla Guadalupe. (2004). Restauración en arrecifes de coral. Ciencias 76, octubre-diciembre, 42-45. [En línea]
 

de venta en copy
Número 134
número más reciente
 
134I


   
eventos Feriamineriaweb
  Presentación del número
doble 131-132 en la FIL
Minería

 


novedades2 LogoPlazaPrometeo
Ya puedes comprar los 
ejemplares más
recientes con tarjeta
en la Tienda en línea.
   

  Protada Antologia3
 
Está aquí: Inicio revistas revista ciencias 76 Restauración en arrecifes de coral
Universidad Nacional Autónoma de México
Facultad de Ciencias
Departamento de Física, cubículos 320 y 321.
Ciudad Universitaria. México, D.F., C.P. 04510.
Télefono y Fax: +52 (01 55) 56 22 4935, 56 22 5316


Trabajo realizado con el apoyo de:
Programa UNAM-DGAPA-PAPIME número PE103509 y
UNAM-DGAPA-PAPIME número PE106212
 ISSN:0187-6376

Indice-RM

Responsable del sitio
Laura González Guerrero
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 

Asesor técnico:
e-marketingservices.com
facebooktwitteryoutube

cclCreative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons
Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 United States License