revista de cultura científica FACULTAD DE CIENCIAS, UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO
Busca ampliar la cultura científica de la población, difundir información y hacer de la ciencia
un instrumento para el análisis de la realidad, con diversos puntos de vista desde la ciencia.
1 12
     
De las se­cuen­cias de nu­cleó­ti­dos a la bio­lo­gía de sis­te­mas
 
Fox Keller, Evelyn
conoce más del autor
     
     
HTML PDF

   
     
 
 
 
Ac­tual­men­te, es­ta­mos pre­sen­cian­do cam­bios pro­fun­dos en la di­rec­ción de la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca —es­pe­cial­men­te en bio­lo­gía—, que trans­for­man nues­tras pre­gun­tas, com­pren­sión y ex­pec­ta­ti­vas. Co­mo his­to­ria­dor del pre­sen­te uno en­fren­ta to­da cla­se de pro­ble­mas, pe­ro qui­zá el más se­rio, es­pe­cial­men­te en tiem­pos tan agi­ta­dos, es que la his­to­ria pue­de ir mu­cho más rá­pi­do de lo que un aca­dé­mi­co —al me­nos uno co­mo yo— pue­de des­cri­bir­la.

Ha­ce dos años y me­dio pu­bli­qué un li­bro lla­ma­do El si­glo del gen. Era un in­ten­to por “ma­pear” una tra­yec­to­ria del con­cep­to des­de la épo­ca del re­des­cu­bri­mien­to de las le­yes de Men­del, en 1900, has­ta la se­cuen­cia­ción del ge­no­ma hu­ma­no cien años des­pués. Co­mo tal era tan­to una ce­le­bra­ción a la pro­duc­ti­vi­dad del con­cep­to a tra­vés del si­glo, co­mo un ar­gu­men­to al­go apa­sio­na­do so­bre la ne­cesi­dad de con­ti­nuar en lo que he lla­ma­do el si­glo más allá del gen. Es­tu­ve de acuer­do con Wi­lliam Gel­bart, un bió­lo­go mo­le­cu­lar de la uni­ver­si­dad de Har­vard, que es­cri­bió: “a di­fe­ren­cia de los cro­mo­so­mas, los ge­nes no son ob­je­tos fí­si­cos, si­no con­cep­tos que han ad­qui­ri­do un gran ba­ga­je his­tó­ri­co du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das”, y “he­mos lle­ga­do al pun­to don­de el uso del tér­mi­no gen […] pue­de de he­cho ser una li­mi­tan­te a nues­tro en­ten­di­mien­to”. Al­gu­nos co­le­gas su­yos con­si­de­ra­ron mi li­bro co­mo “an­ti-ge­né­ti­co”, lo que fue un error. Mi pun­to era que si el si­glo xx se con­si­de­ra­ba el si­glo del gen, el XXI, con to­da pro­ba­bi­li­dad, se­ría el si­glo de la ge­né­ti­ca o de los sis­te­mas ge­né­ti­cos. La di­fe­ren­cia es im­por­tan­te: la ge­né­ti­ca es el es­tu­dio del pro­ce­sa­mien­to del áci­do de­so­xi­rri­bo­nu­clei­co (dna) en la cons­truc­ción de un fe­no­ti­po; mien­tras que los ge­nes son las en­ti­da­des que his­tó­ri­ca­men­te se asu­men co­mo las par­tí­cu­las de la he­ren­cia. La pri­me­ra se re­fie­re a las in­te­rac­cio­nes bio­quí­mi­cas de­trás de la cons­truc­ción de los or­ga­nis­mos; los ge­nes, a un es­que­ma con­cep­tual hi­po­té­ti­co, cu­yo prin­ci­pal ba­ga­je his­tó­ri­co da­ta de su vi­sión co­mo uni­da­des bá­si­cas —áto­mos— de la vi­da.

Pe­ro, ¿qué es un gen? El he­cho es que los bió­lo­gos mo­le­cu­la­res em­plean un gran nú­me­ro de de­fi­ni­cio­nes y que re­quie­ren to­da esa va­rie­dad. En una son seg­men­tos de dna que pa­san in­tac­tos de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. Pero, ¿cuá­les seg­men­tos?, ¿los que co­di­fi­can pa­ra pro­teí­nas?, ¿o de­ben ser in­clui­dos los que lo ha­cen pa­ra ca­de­nas de áci­do ri­bo­nu­clei­co (rna), que son cru­cia­les pa­ra la re­gu­la­ción, pe­ro nun­ca tra­du­ci­dos a pro­teí­nas?

En otra de­fi­ni­ción un gen es la se­cuen­cia que co­di­fi­ca pa­ra una pro­teí­na par­ti­cu­lar —se­cuen­cia que, pa­ra los or­ga­nis­mos su­pe­rio­res, exis­te só­lo co­mo un rna men­sa­je­ro (m-rna), des­pués de ha­ber si­do pro­ce­sa­do. Só­lo al se­pa­rar los seg­men­tos uni­dos del dna ori­gi­nal y des­pués del cor­te y unión de re­gio­nes co­di­fi­can­tes —spli­cing—, una mo­lécu­la pue­de co­rres­pon­der a la pro­teí­na que se cons­trui­rá, mo­lé­cu­la que pue­de de­cir­se exis­tía co­mo una en­ti­dad cro­mo­só­mi­ca só­lo en po­ten­cia. Aún más pro­ble­má­ti­cas son aque­llas pro­teí­nas cons­trui­das a par­tir de trans­cri­tos de m-rna y que han si­do es­pe­cí­fi­ca­men­te mo­di­fi­ca­das en cier­tos es­ta­dios de de­sa­rro­llo —por ejem­plo, de­bi­do a la in­ser­ción de va­rios nu­cleó­ti­dos. Pa­ra ellas no hay se­cuen­cia co­rres­pon­dien­te que pue­da en­con­trar­se en el dna, aun des­pués de la se­pa­ra­ción y el cor­te. Así, cuan­do pre­gun­ta­mos cuán­tos ge­nes com­po­nen el ge­no­ma hu­ma­no, la res­pues­ta va­ría de acuer­do con la de­fi­ni­ción em­plea­da, qui­zás has­ta en dos o tres ór­de­nes de mag­ni­tud. Da­das las di­fi­cul­ta­des pa­ra el con­teo de ge­nes, Sny­der y Gers­tein ha­cen una in­te­re­san­te pro­pues­ta: “fi­nal­men­te, po­dría ser me­jor de­fi­nir una lis­ta de par­tes mo­le­cu­la­res ba­sa­das en do­mi­nios de pro­teí­nas fun­cio­na­les […] más que en los ge­nes por sí so­los”.

Por otro la­do, al con­tra­rio de lo que ocu­rre con el gen, sa­be­mos lo que es el dna —po­de­mos de­le­trear su se­cuen­cia y ob­ser­var su no­ta­ble es­ta­bi­li­dad en el cur­so de va­rias ge­ne­ra­cio­nes. Pe­ro la lec­ción más im­por­tan­te que he­mos apren­di­do es que el sig­ni­fi­ca­do de cual­quier se­cuen­cia de dna es re­la­ti­vo, ya que pa­ra la com­pren­sión del de­sa­rro­llo o la en­fer­me­dad, lo que real­men­te cuen­ta son los pa­tro­nes de la ex­pre­sión ge­né­ti­ca, con­tro­la­dos por un com­ple­jo y vas­to apa­ra­to re­gu­la­dor que no pue­den pre­de­cir­se a par­tir del co­no­ci­mien­to de una so­la se­cuen­cia.

El si­glo del gen

La his­to­ria de la ge­né­ti­ca co­men­zó con gran­des ex­pec­ta­ti­vas acer­ca de los po­de­res ex­pli­ca­ti­vos que ten­dría una uni­dad par­ti­cu­lar y ma­te­rial de la he­ren­cia. La es­truc­tu­ra de és­ta era la que da­ría cuen­ta de la es­ta­bi­li­dad in­ter­ge­ne­ra­cio­nal, de có­mo los ca­rac­te­res in­di­vi­dua­les —o fe­no­ti­pos— se pro­du­cían y de có­mo la tra­yec­to­ria del de­sa­rro­llo in­di­vi­dual era guia­da con ar­tís­ti­ca ex­qui­si­tez y ha­bi­li­dad. Cla­ro, mu­cho de­pen­día de lo que es­ta en­ti­dad era y una por­ción sig­ni­fi­ca­ti­va del es­fuer­zo cien­tí­fi­co en la pri­me­ra mi­tad del si­glo fue de­di­ca­da a la bús­que­da de su na­tu­ra­le­za ma­te­rial, la cual cul­mi­nó con el anun­cio de Wat­son y Crick so­bre la es­truc­tu­ra del dna y, sor­pren­den­te­men­te, con los triun­fos de la tem­pra­na bio­lo­gía mo­le­cu­lar. To­dos los su­pues­tos con los que ini­ció el si­glo, que eran po­co me­nos que ig­no­ran­cia y es­pe­ran­za, pa­re­cían ha­ber­se rei­vin­di­can­do com­ple­ta­men­te. Pa­sa­do me­dio si­glo, to­das las du­das re­ma­nen­tes acer­ca de la rea­li­dad ma­te­rial del gen se ale­ja­ron. Ade­más, pa­re­cía que la fuen­te de es­ta­bi­li­dad in­ter­ge­ne­ra­cio­nal re­caía en la es­truc­tu­ra de ese ma­te­rial, ya que el pro­ce­so por el que la do­ble hé­li­ce se re­pli­ca­ba —con la sim­ple com­ple­men­ta­rie­dad de ba­ses— pa­re­cía su­fi­cien­te pa­ra ex­pli­car la asom­bro­sa fi­de­li­dad con que las ca­rac­te­rís­ti­cas se trans­mi­ten a tra­vés de mu­chas ge­ne­ra­cio­nes sin mo­di­fi­ca­ción. Qui­zá, aún más no­ta­ble­men­te, la se­cuen­cia de nu­cleó­ti­dos —ba­sa­da en una mo­da que era re­mi­nis­cen­cia de un pro­gra­ma de cóm­pu­to— pa­re­cía en­glo­bar no só­lo la in­for­ma­ción ge­né­ti­ca es­pe­ci­fi­can­do to­das las pro­teí­nas que una cé­lu­la —u or­ga­nis­mo— ne­ce­si­ta­ría, si­no tam­bién un pro­gra­ma —el ge­né­ti­co— que guia­ría el fu­tu­ro de­sa­rro­llo de to­do el or­ga­nis­mo. Con la iden­ti­fi­ca­ción del dna co­mo el ma­te­rial ge­né­ti­co, y una se­cuen­cia es­pe­cí­fi­ca de nu­cleó­ti­dos co­mo el gen, es­ta en­ti­dad lar­ga­men­te hi­po­te­ti­za­da es­ta­ba en ca­mi­no de con­ver­tir­se en el con­cep­to fun­da­cio­nal ca­paz de uni­fi­car toda la bio­lo­gía. Co­mo to­dos sa­be­mos, el pro­gre­so que si­guió a es­tos tem­pra­nos des­cu­bri­mien­tos fue es­pec­ta­cu­lar, y des­pués de los se­ten­tas y el des­cu­bri­mien­to del dna re­com­bi­nan­te se ha ace­le­ra­do el rit­mo con el que se acu­mu­la nue­va in­for­ma­ción y nue­vas téc­ni­cas.

Sin em­bar­go, el pro­gre­so de los re­cien­tes vein­ti­cin­co años, la era post­re­com­bi­nan­te, tie­ne por sí mis­mo una his­to­ria dis­tin­ta de aqué­lla de la pri­me­ra era, los pri­me­ros tiem­pos de glo­ria de la bio­lo­gía mo­le­cu­lar. En par­ti­cu­lar, los asom­bro­sos avan­ces en ge­né­ti­ca mo­le­cu­lar que han tra­ba­ja­do fir­me­men­te en dis­mi­nuir la con­fian­za que los pri­me­ros ar­qui­tec­tos de la ge­né­ti­ca ha­bían cons­trui­do, y que los ini­cios de la bio­lo­gía mo­le­cu­lar pa­re­cían tan dra­má­ti­ca­men­te rei­vin­di­car. Por lo tan­to, des­pués de un si­glo de ge­né­ti­ca, otra vez so­mos in­ca­pa­ces de de­fi­nir lo que es un gen o lo que ha­ce.

Es un mo­men­to ra­ro y ma­ra­vi­llo­so cuan­do el éxi­to nos en­se­ña a ser hu­mil­des, y és­te, creo yo, es pre­ci­sa­men­te el mo­men­to en que nos en­con­trá­ba­mos a fi­nes del si­glo xx. En efec­to, bien pue­de ser que de to­dos los be­ne­fi­cios que la ge­nó­mi­ca nos ha traí­do, la hu­mil­dad sea la que a lar­go pla­zo pue­da pro­bar su más gran­de con­tri­bu­ción.

Por ca­si cin­cuen­ta años, nos tran­qui­li­za­mos cre­yen­do que al des­cu­brir las ba­ses de la in­for­ma­ción ge­né­ti­ca, ha­bría­mos en­con­tra­do el se­cre­to de la vi­da; con­fiá­ba­mos que con de­co­di­fi­car el men­sa­je del dna, en­ten­de­ría­mos el pro­gra­ma que ha­ce a un or­ga­nis­mo ser lo que es, que en la se­cuen­cia de nu­cleó­ti­dos ha­lla­ría­mos la ex­pli­ca­ción de la vi­da. Y nos ma­ra­vi­lla­ba cuán sim­ple pa­re­cía ser esa ex­pli­ca­ción. Hoy nos sor­pren­de­mos no por la sim­pli­ci­dad de los se­cre­tos de la vi­da, si­no por su com­ple­ji­dad. Asom­bro­sa­men­te, la ge­nó­mi­ca es­truc­tu­ral nos ha da­do las he­rra­mien­tas que ne­ce­si­tá­ba­mos pa­ra con­fron­tar nues­tra pro­pia arro­gan­cia, he­rra­mien­tas que pue­den mos­trRNAos los lí­mi­tes de la vi­sión con que co­men­za­mos.

Así, la evi­den­cia acu­mu­la­da du­ran­te el úl­ti­mo cuar­to de si­glo nos mues­tra que, des­de el ini­cio, al gen se le ha pe­di­do so­por­tar una in­men­sa car­ga. Una so­la en­ti­dad fue to­ma­da co­mo el ga­ran­te de la es­ta­bi­li­dad in­ter­ge­ne­ra­cio­nal, el fac­tor res­pon­sa­ble de las ca­rac­te­rís­ti­cas in­di­vi­dua­les y, al mis­mo tiem­po, el agen­te res­pon­sa­ble de di­ri­gir el de­sa­rro­llo del or­ga­nis­mo. Nue­vas cla­ses de da­tos, reu­ni­dos du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das, han re­fres­ca­do drás­ti­ca­men­te nues­tra com­pren­sión del pa­pel que de­sem­pe­ñan los ge­nes en los pro­ce­sos ce­lu­la­res y de los or­ga­nis­mos, y apa­ren­te­men­te el pe­so de la car­ga que se le asig­na ex­ce­de lo que, ra­zo­na­ble­men­te, pue­de es­pe­rar­se de una so­la en­ti­dad y, por lo tan­to, lo apro­pia­do es que sea dis­tri­bui­da en­tre los dis­tin­tos ac­to­res en el jue­go de la vi­da. Aun to­man­do car­gas por se­pa­ra­do, pa­re­cie­ra que la evo­lu­ción las ha dis­tri­bui­do en­tre una va­rie­dad de ju­ga­do­res.

Así, por ejem­plo, he­mos apren­di­do que la es­truc­tu­ra del dna no es ca­paz de ga­ran­ti­zar su pro­pia fi­de­li­dad de una ge­ne­ra­ción a otra, ne­ce­si­ta de la ayu­da de una com­ple­ja ma­qui­na­ria de edi­ción, co­rrec­ción y re­pa­ra­ción. La es­ta­bi­li­dad in­ter­ge­ne­ra­cio­nal es re­sul­ta­do de un com­ple­jo pro­ce­so di­ná­mi­co, y la ca­pa­ci­dad pa­ra tal pro­ce­so es en sí un lo­gro evo­lu­ti­vo com­ple­jo. Aún más sor­pre­si­va­men­te es­ta­mos co­men­zan­do a en­ten­der que ta­les me­ca­nis­mos no só­lo man­tie­nen fi­de­li­dad, si­no que de­sem­pe­ñan un pa­pel ac­ti­vo en es­ta­ble­cer sus lí­mi­tes, al dis­pa­rar otros me­ca­nis­mos que ac­ti­va­men­te ge­ne­ran va­ria­bi­li­dad ge­né­ti­ca ba­jo si­tua­cio­nes de es­trés.

Tam­bién te­ne­mos que re­vi­sar nues­tras no­cio­nes acer­ca de lo que un gen ha­ce. No só­lo se ha com­pli­ca­do enor­me­men­te nues­tra vi­sión de “un gen, una ca­rac­te­rís­ti­ca”, sino tam­bién la más re­cien­te de “un gen, una en­zi­ma”. Por mu­cho tiem­po se ha sa­bi­do que la ta­sa de sín­te­sis de pro­teí­nas re­quie­re re­gu­la­ción ce­lu­lar, pe­ro aho­ra re­sul­ta evi­den­te que la cla­se de pro­teí­nas que se sin­te­ti­za aún es pro­duc­to, en par­te, del ti­po y es­ta­do de la cé­lu­la en que el dna se en­cuen­tra. En or­ga­nis­mos su­pe­rio­res la se­cuen­cia de dna no se tra­du­ce au­to­má­ti­ca­men­te en una de ami­noá­ci­dos; no lo ha­ce por sí mis­ma, lo que es su­fi­cien­te pa­ra de­cir­nos qué pro­teí­nas se pro­du­ci­rán en de­ter­mi­na­da cé­lu­la o en qué eta­pa de de­sa­rro­llo. Es­ta fun­ción tam­bién está dis­tri­bui­da en­tre los mu­chos ac­to­res in­vo­lu­cra­dos en la re­gu­la­ción pos­trans­crip­cio­nal, tal co­mo su­ce­de con la fi­de­li­dad.

To­das las pro­teí­nas y las mo­lé­cu­las de rna que par­ti­ci­pan en tal re­gu­la­ción de or­den su­pe­rior ne­ce­si­tan ser sin­te­ti­za­das y, por ello, en cier­to sen­ti­do, de­ben es­tar co­di­fi­ca­das en el dna; in­du­da­ble­men­te, el es­tar aten­tos a esta ne­ce­si­dad pre­su­po­ne un pro­gra­ma ge­né­ti­co di­ri­gien­do los pro­ce­sos. Pe­ro es­to nos lle­va de re­greso al pro­ble­ma de quién fue pri­me­ro, el hue­vo o la ga­lli­na. Y ha­blan­do de ello, nues­tra ex­pe­rien­cia con la clo­na­ción nos ha mos­tra­do la crí­ti­ca ne­ce­si­dad de re­pro­gra­mar apro­pia­da­men­te el dna si de­sea­mos pro­du­cir un or­ga­nis­mo via­ble, lo que cla­ra­men­te nos ha­ce re­pen­sar nues­tros su­pues­tos so­bre un pro­gra­ma ins­cri­to en el dna.
Lo que ne­ce­si­ta­mos, y me pa­re­ce que ur­gen­te­men­te, es un con­cep­to más di­ná­mi­co de un pro­gra­ma dis­tri­bui­do, en don­de dna, rna y los com­po­nen­tes de las pro­teí­nas fun­cio­nen al­ter­na­ti­va­men­te co­mo ins­truc­cio­nes y co­mo datos.

Fi­nal­men­te, al­gu­nos des­cu­bri­mien­tos re­cien­tes, fue­ra de to­do el pa­ra­dig­ma ge­né­ti­co, nos re­gre­san a la preo­cu­pa­ción cen­tral de mu­chos em­brió­lo­gos de prin­ci­pios del si­glo xx. És­te no es un pro­ble­ma de es­ta­bi­li­dad ge­né­ti­ca, si­no de es­ta­bi­li­dad del de­sa­rro­llo; la ro­bus­tez cons­pi­cua de los pro­ce­sos de de­sa­rro­llo y su ca­pa­ci­dad pa­ra man­te­ner­se in­de­pen­dien­te­men­te de las vi­ci­si­tu­des am­bien­ta­les, ce­lu­la­res y aun ge­né­ti­cas.

¿Pue­de el len­gua­je de la ge­né­ti­ca ser re­vi­sa­do pa­ra en­fren­tar ta­les efec­tos o ne­ce­si­ta ser apo­ya­do con di­fe­ren­tes con­cep­tos y tér­mi­nos? Por ejem­plo, los in­ge­nie­ros han de­sa­rro­lla­do un pa­que­te de con­cep­tos pa­ra el di­se­ño de sis­te­mas, co­mo los ae­ro­pla­nos o las com­pu­ta­do­ras, en que la con­fian­za es el pri­mer y más im­por­tan­te cri­te­rio. Co­mo tal, su acer­ca­mien­to pue­de de­cir­se que es di­rec­ta­men­te com­ple­men­ta­rio al de la ge­né­ti­ca. El pro­pó­si­to de los in­ge­nie­ros es man­te­ner un se­gui­mien­to de los sis­te­mas; el de los ge­ne­tis­tas, tra­di­cio­nal­men­te, cri­ti­car esos se­gui­mien­tos en for­ma que pue­dan ob­ser­var­se fá­cil­men­te; es de­cir, en pri­me­ra ins­tan­cia es la apa­rien­cia de los efec­tos fe­no­tí­pi­cos ob­ser­va­bles de las mu­ta­cio­nes lo que ha lle­va­do, his­tó­ri­ca­men­te, a los ge­ne­tis­tas a la iden­ti­fi­ca­ción y ca­rac­te­ri­za­ción de los ge­nes. Por de­fi­ni­ción, tal en­fo­que no es vá­li­do pa­ra el es­tu­dio de la ro­bus­tez, y yo he su­ge­ri­do que los ge­ne­tis­tas po­drían to­mar pres­ta­dos al­gu­nos con­cep­tos y tér­mi­nos de­sa­rro­lla­dos en el es­tu­dio de la es­ta­bi­li­dad di­ná­mi­ca de la in­ge­nie­ría de sis­te­mas pa­ra agran­dar sus pro­pias he­rra­mien­tas con­cep­tua­les.

Del ge­no­ma a la bio­lo­gía de sis­te­mas

En el Pro­yec­to Ge­no­ma Hu­ma­no, don­de na­ció la idea de se­cuen­ciar­lo, un nue­vo pro­gra­ma se es­tá de­sa­rro­llan­do. Se le ha de­no­mi­na­do De­vol­ver los ge­no­mas al pro­gra­ma de la vi­da. “Des­de el es­ta­ble­ci­mien­to de las se­cuen­cias en­te­ras del ge­no­ma, la as­pi­ra­ción de la bio­lo­gía es cons­truir un nue­vo en­ten­di­mien­to, com­ple­to y pro­fun­do, de los com­ple­jos sis­te­mas vi­vos […] El ac­tual pa­ra­dig­ma en bio­lo­gía —des­cri­to co­mo del gen so­li­ta­rio, re­duc­cio­nis­ta o li­neal— pro­ba­ble­men­te no sea exi­to­so por sí mis­mo […] En lu­gar de ello, la in­ves­ti­ga­ción ten­de­rá a acer­car­se al en­fo­que de sis­te­mas […] El nue­vo pa­ra­dig­ma cre­ce a par­tir de los nue­vos avan­ces en la ins­tru­men­ta­ción pa­ra las bio­cien­cias, la me­jo­ra en la ra­pi­dez de cóm­pu­to y la ca­pa­ci­dad de mo­de­la­do, así co­mo del cre­cien­te in­te­rés de cien­tí­fi­cos de la fí­si­ca y la in­for­má­ti­ca en los pro­ble­mas bio­ló­gi­cos y el re­co­no­ci­mien­to de que se ne­ce­si­tan nue­vos acer­ca­mien­tos pa­ra que la bio­lo­gía al­can­ce su ob­je­ti­vo com­ple­to, el de me­jo­rar el bie­nes­tar hu­ma­no”.

Aho­ra, es­te pro­gra­ma no só­lo es­tá bus­can­do jun­tar to­do otra vez, si­no tam­bién dar­le vi­da. Co­mo ellos mis­mos es­cri­ben, “co­no­cer las fun­cio­nes de to­dos los ge­nes en el ge­no­ma, por sí mis­mo no lle­va­rá a en­ten­der los pro­ce­sos de los or­ga­nis­mos vi­vos”. En al­gu­na par­te, a lo lar­go del ca­mi­no, se ha en­ten­di­do que el ge­no­ma, de he­cho, no está vi­vo, que esa vi­ta­li­dad, tal co­mo ha­ce tiem­po nos re­cor­dó Li­nus Pau­ling, no re­si­de en las mo­lé­cu­las, si­no en las re­la­cio­nes en­tre ellas; así, los ar­tí­fi­ces del nue­vo pro­gra­ma es­cri­ben, “ne­ce­si­ta­mos en­ten­der lo que las par­tes ha­cen en su re­la­ción unas con otras”. En po­cas pa­la­bras, lo que ne­ce­si­ta­mos es una bio­lo­gía de sis­te­mas.
Ha­ce dos me­ses, en un to­no si­mi­lar, el Mas­sa­chus­sets Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy (mit) tu­vo su con­fe­ren­cia anual so­bre la nue­va Ini­cia­ti­va en Sis­te­mas Bio­ló­gi­cos y Com­pu­ta­cio­na­les. Su mi­sión: es­ta­ble­cer los fun­da­men­tos pa­ra tra­tar las en­ti­da­des bio­ló­gi­cas co­mo sis­te­mas vi­vien­tes com­ple­jos y no co­mo una amal­ga­ma de mo­lé­cu­las in­di­vi­dua­les. En el dis­cur­so inau­gu­ral, el pre­si­den­te Char­les M. Vest di­jo, “has­ta aho­ra los bió­lo­gos han apren­di­do más y más so­bre la de­ta­lla­da es­truc­tu­ra y las fun­cio­nes de los com­po­nen­tes mo­le­cu­la­res de la vi­da, pe­ro no he­mos en­ten­di­do aún có­mo los com­po­nen­tes in­di­vi­dua­les es­tán en­tre­la­za­dos pa­ra con­tro­lar la fi­sio­lo­gía. Aho­ra es­ta­mos en una po­si­ción en que em­pe­za­mos la bús­que­da pa­ra en­ten­der nues­tras má­qui­nas mo­le­cu­la­res y cir­cui­tos ce­lu­la­res, có­mo las par­tes se co­nec­tan y có­mo ope­ran. En una ter­ce­ra trans­for­ma­ción re­vo­lu­cio­na­ria, la bio­lo­gía se con­ver­ti­rá en una cien­cia de sis­te­mas”.

Hay una am­plia sen­sa­ción de que la fa­se re­duc­cio­nis­ta de la in­ves­ti­ga­ción ge­né­ti­ca ha ter­mi­na­do. Ste­ven Bren­ner ha­bla a nom­bre de mu­chos cuan­do di­ce que “se­cuen­ciar el ge­no­ma hu­ma­no re­pre­sen­ta una cul­mi­na­ción, de for­mas […] de re­duc­cio­nis­mo quí­mi­co, y aho­ra ne­ce­si­ta­mos mo­ver­nos y con­ti­nuar”. Pe­ro tam­bién, al com­ple­tar­se la pri­me­ra fa­se del pro­yec­to, hay cier­to gra­do de de­cep­ción. El ge­no­ma hu­ma­no ha si­do se­cuen­cia­do, pe­ro nos ha fa­lla­do en ex­pli­car quié­nes so­mos. Co­mo el nue­vo pro­gra­ma lo des­cri­be, “aho­ra te­ne­mos las lis­tas de par­tes para es­tos or­ga­nis­mos, y po­de­mos ver que co­no­cer las par­tes, e in­clu­so sus fun­cio­nes, no es su­fi­cien­te”. Pe­ro el pro­yec­to del ge­no­ma hu­ma­no y la ge­né­ti­ca mo­le­cu­lar nos han dado más que una lis­ta de par­tes du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das; qui­zá más im­por­tan­tes han si­do las nue­vas he­rra­mien­tas pa­ra ir más allá de las par­tes in­di­vi­dua­les, al­gu­nas de las cua­les per­mi­ten pro­bar la com­ple­ji­dad de la di­ná­mi­ca ce­lu­lar. La pri­me­ra con­se­cuen­cia de es­tos avan­ces tec­no­ló­gi­cos fue un enor­me cau­dal de da­tos. Syd­ney Bren­ner lo plan­teó ha­ce al­gu­nos años, “pa­re­ce no ha­ber lí­mi­te en la can­ti­dad de in­for­ma­ción que po­de­mos acu­mu­lar y, hoy, al fin del mi­le­nio, en­fren­ta­mos el re­to de sa­ber qué va­mos a ha­cer con to­da esa in­for­ma­ción”.

Pe­ro hay otro efec­to, en­tre más sa­be­mos acer­ca de có­mo tra­ba­jan las par­tes jun­tas, de la ex­traor­di­na­ria com­ple­ji­dad y ver­sa­ti­li­dad de la re­gu­la­ción ge­né­ti­ca, y de la va­rie­dad de me­ca­nis­mos epi­ge­né­ti­cos de la he­ren­cia, más con­fu­sa nos pa­re­ce la si­tua­ción, y más ur­gen­te es la ne­ce­si­dad de en­con­trar nue­vas he­rra­mien­tas de aná­li­sis y nue­vas for­mas de ex­pre­sRNAos al res­pec­to.

Bren­ner ar­gu­men­ta que “la ta­rea in­te­lec­tual pri­mor­dial es la de cons­truir un mar­co teó­ri­co apro­pia­do pa­ra la bio­lo­gía”. Yo aña­di­ría que un ob­je­ti­vo igual­men­te obli­ga­do es idear un mar­co lin­güís­ti­co más apro­pia­do, que nos lle­ve más allá de la for­ma­ción de un to­do con ba­se en las par­tes y co­men­zar a aco­mo­dar la cons­truc­ción his­tó­ri­ca de las par­tes y los to­dos, que es un te­ma cen­tral de la bio­lo­gía evo­lu­ti­va. Gra­cias a los ex­traor­di­na­rios de­sa­rro­llos téc­ni­cos que he­mos vis­to en años re­cien­tes, ha co­men­za­do a ser po­si­ble ex­plo­rar las in­te­rac­cio­nes di­ná­mi­cas que no só­lo unen par­tes en un to­do, si­no que igual­men­te re­ve­lan las for­mas en que esas in­te­rac­cio­nes cons­ti­tu­yen las par­tes en sí mis­mas. Por ello, los ge­ne­tis­tas es­tán en­con­tran­do nue­vas for­mas de pen­sar acer­ca de las fun­cio­nes bio­ló­gi­cas, bus­can­do las pis­tas pa­ra ca­da fun­ción par­ti­cu­lar, no tan­to en los ge­nes, ni en la es­truc­tu­ra de dna, si­no en las re­des de co­mu­ni­ca­ción de las cua­les el dna es una par­te.

Mien­tras to­dos es­tos es­fuer­zos si­guen su pro­ce­so, las se­cuen­cias de dna per­ma­ne­cen co­mo un re­cur­so ab­so­lu­ta­men­te crí­ti­co, tan­to pa­ra el in­ves­ti­ga­dor co­mo pa­ra la cé­lu­la; es­ta­mos co­men­zan­do a ver un cam­bio en la bús­que­da de la fun­ción bio­ló­gi­ca ha­cia los pro­ce­sos ce­lu­la­res de cre­ci­mien­to y adap­ta­ción, y a los cru­ces en­tre to­dos los ac­to­res de la or­ques­ta ce­lu­lar. Uno po­dría de­cir que la co­mu­ni­ca­ción se ha con­ver­ti­do en la nue­va pa­la­bra cla­ve con­for­me los cien­tí­fi­cos del re­duc­cio­nis­mo bio­ló­gi­co em­pie­zan a des­cu­brir los po­de­res de la so­cia­bi­lidad.

Por su­pues­to, pa­ra que es­te cam­bio se dé, los in­ves­ti­ga­do­res tam­bién ne­ce­si­tan te­ner con­fian­za en que hay una ru­ta al­ter­na­ti­va, y és­ta pro­vie­ne de los avan­ces téc­ni­cos en com­pu­ta­ción, es­pe­cial­men­te de la unión de he­rra­mien­tas com­pu­ta­cio­na­les con las téc­ni­cas de aná­li­sis mo­le­cu­lar —por ejem­plo, los chips ge­né­ti­cos—, así co­mo de la pro­xi­mi­dad con el aná­li­sis com­pu­ta­cio­nal que ha sur­gi­do en años re­cien­tes pa­ra ma­ne­jar gran­des can­ti­da­des de da­tos com­ple­jos.

En re­la­ción con qué sig­ni­fi­ca un sis­te­ma y qué es la bio­lo­gía de sis­te­mas, me pa­re­ce que aún es un asun­to por de­fi­nir. El tér­mi­no en sí mis­mo nos lle­va a Von Ber­ta­lanffy, a los años trein­tas, cuan­do es­cri­bió con una mo­des­tia po­co ca­rac­te­rís­ti­ca: “la no­ción de un sis­te­ma pue­de ser vis­ta en tér­mi­nos au­to­cons­cien­tes y ge­né­ri­cos pa­ra ex­pli­car la di­ná­mi­ca de re­la­ción de los com­po­nentes”.

Hoy, sin em­bar­go, los par­ti­da­rios de la bio­lo­gía de sis­te­mas tie­nen más ele­men­tos con qué tra­ba­jar y, de acuer­do con ello, son me­nos mo­des­tos. En el mit Vest es­bo­zó gran­des es­pe­ran­zas en su dis­cur­so. “Es­pe­ra­mos que la ha­bi­li­dad pa­ra en­ten­der me­jor y pre­de­cir las ac­cio­nes de los sis­te­mas bio­ló­gi­cos com­ple­jos lle­ve a nue­vos avan­ces en el di­se­ño de me­di­ca­men­tos, el diag­nós­ti­co de en­fer­me­da­des, com­pu­ta­do­ras bio­ló­gi­ca­men­te ins­pi­ra­das, sa­lud am­bien­tal y de­fen­sa na­cio­nal”. Otro ejem­plo es lo di­cho por Le­roy Hood, fun­da­dor del área de sistemas bio­ló­gi­cos y de cóm­pu­to en Seat­tle: “a di­fe­ren­cia de la bio­lo­gía tra­di­cio­nal que ha exa­mi­na­do pro­teí­nas y ge­nes ais­la­dos, la de sis­te­mas es­tu­dia si­mul­tá­nea­men­te la in­te­rac­ción com­ple­ja de mu­chos ni­ve­les de in­for­ma­ción bio­ló­gi­ca, dna ge­nó­mi­co, m-rna, pro­teí­nas, pro­teí­nas fun­cio­na­les, ru­tas y re­des in­for­ma­cio­na­les, pa­ra en­ten­der có­mo tra­ba­jan uni­das. Otra des­crip­ción de es­ta área sos­tie­ne que “la bio­lo­gía de sis­te­mas es un nue­vo cam­po que bus­ca en­ten­der los sis­te­mas bio­ló­gi­cos a ni­vel de sis­te­mas […] ese ni­vel esen­cial­men­te re­quie­re en­ten­der la es­truc­tu­ra del sis­te­ma, su com­por­ta­mien­to, su con­trol y di­se­ño”.

En otras pa­la­bras, co­mo se usa ac­tual­men­te, la bio­lo­gía de sis­te­mas es un con­cep­to muy plás­ti­co y mul­ti­fa­cé­ti­co, abar­ca una gran va­rie­dad de te­mas y es pro­me­te­dor en un am­plio es­pec­tro de re­sul­ta­dos. Es co­mo un can­to de las si­re­nas que es­cu­chan los cien­tí­fi­cos de dis­tin­tas dis­ci­pli­nas en don­de la bio­lo­gía ex­pe­ri­men­tal ha te­ni­do tra­dicio­nal­men­te po­co uso —co­mo la in­ge­nie­ría, las cien­cias com­pu­ta­cio­na­les, la fí­si­ca y las ma­te­má­ti­cas. Por lo tan­to, un po­co es una re­mi­nis­cen­cia de los seis per­so­na­jes de Pi­ran­de­llo en bus­ca de un au­tor. Po­de­mos es­tar se­gu­ros que las ha­bi­li­da­des de los cien­tí­fi­cos com­pu­ta­cio­na­les, ma­te­má­ti­cos y fí­si­cos no ha­bían si­do de­man­da­das en la bio­lo­gía co­mo aho­ra. Pe­ro hay al­go nue­vo en es­ta reen­cRNAa­ción de una bio­lo­gía ma­te­má­ti­ca o com­pu­ta­cio­nal. Qui­zá por pri­me­ra vez en la his­to­ria son los bió­lo­gos quie­nes es­tán es­ta­ble­cien­do los tér­mi­nos de es­ta pe­ti­ción; lo que pi­den es que se les ayu­de a in­te­grar y dar un sen­ti­do fun­cio­nal a los da­tos que han re­sul­ta­do en los úl­ti­mos tiem­pos en la ma­te­ria.

¿Una red teó­ri­ca apro­pia­da?

De dón­de pue­de pro­ve­nir y có­mo de­be­ría ser la red teó­ri­ca a la que se re­fie­re Syd­ney Bren­ner son in­te­rro­gan­tes que nos lle­van a la dis­ci­pli­na que his­tó­ri­ca­men­te ha si­do el ár­bi­tro en la teo­ría de las cien­cias na­tu­ra­les: la fí­si­ca. Pa­ra mu­chos cien­tí­fi­cos las pa­la­bras teo­ría y fí­si­ca son si­nó­ni­mo. Por lo tan­to, no es sor­pren­den­te que el pa­sa­do ve­ra­no, en las afue­ras de As­pen, Co­lo­ra­do, va­rias do­ce­nas de fí­si­cos teó­ri­cos con in­te­rés en bio­lo­gía se reu­nie­ran pa­ra ce­le­brar, y aquí to­mo una no­ta de la re­vis­ta Na­tu­re, “el cre­cien­te sen­ti­mien­to de que sus opi­nio­nes se­rían cru­cia­les pa­ra co­se­char los fru­tos de la era bio­ló­gi­ca post­ge­nó­mi­ca”. Y no só­lo en As­pen, si­no en to­do el país, y aún más en el mun­do, con­ti­nua­men­te los fí­si­cos y ma­te­má­ti­cos vol­tean ha­cia las cien­cias de la vi­da en bus­ca de nue­vos cam­pos pa­ra tra­ba­jar, en lo que un re­por­te­ro lla­mó la “bioen­vi­dia”. Al­gu­nos di­cen que los fí­si­cos es­tán bus­can­do for­mas pa­ra re­co­brar su glo­ria per­di­da, otros su­gie­ren un ob­je­ti­vo más prag­má­ti­co, que es en la bio­lo­gía don­de es­tá aho­ra el di­ne­ro o la ac­ción in­te­lec­tual y cien­tí­fi­ca. Si el si­glo pa­sa­do per­te­ne­ció a los fí­si­cos, el nue­vo, fre­cuen­te­men­te se di­ce, per­te­ne­ce­rá a la bio­lo­gía.

Los ob­ser­va­do­res tam­bién ha­cen no­tar que el mo­vi­mien­to de la fí­si­ca a la bio­lo­gía no es tan sim­ple, hay un va­cío cul­tu­ral en­tre las dis­ci­pli­nas que de­be lle­nar­se. Bió­lo­gos y fí­si­cos tie­nen dis­tin­tos ob­je­ti­vos y tra­di­cio­nes, bus­can res­pues­tas a pre­gun­tas di­fe­ren­tes, y qui­zá in­clu­so bus­can dis­tin­tas cla­ses de res­pues­tas.

Por ello, en la pri­me­ra par­te de la his­to­ria fue di­fí­cil que fí­si­cos y ma­te­má­ti­cos vol­tea­ran ha­cia la bio­lo­gía en bus­ca de nue­vos pro­ble­mas y cam­pos que cul­ti­var, y el tes­ti­mo­nio de ta­les em­pe­ños es de al­gu­na ma­ne­ra de­ses­pe­ran­za­dor —por lo me­nos des­de la pers­pec­ti­va de ten­der puen­tes en­tre las dos cul­tu­ras, ya que los bió­lo­gos han mos­tra­do po­co in­te­rés en los es­fuer­zos an­te­rio­res por ma­te­ma­ti­zar o “teo­ri­zar” su dis­ci­pli­na; es más, tí­pi­ca­men­te ha­bían mos­tra­do cier­ta in­dig­na­ción. Apa­ren­te­men­te es­te ya no es el ca­so; hoy exis­ten en to­dos la­dos co­la­bo­ra­cio­nes en­tre bió­lo­gos ex­pe­ri­men­ta­les, fí­si­cos y ma­te­má­ti­cos. Du­ran­te los úl­ti­mos años, tan­to la Na­tio­nal Scien­ce Foun­da­tion co­mo el Na­tio­nal Ins­ti­tu­te of Health han lan­za­do un buen nú­me­ro de ini­cia­ti­vas or­ga­ni­za­das es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra en­con­trar el po­ten­cial de la in­ves­ti­ga­ción ma­te­má­ti­ca y com­pu­ta­cio­nal en bio­logía.

Des­de 1983, la pro­por­ción de fi­nan­cia­mien­to pa­ra in­ves­ti­ga­ción ma­te­má­ti­ca y com­pu­ta­cio­nal que apor­ta la Di­vi­sión Bio­ló­gi­ca de la Na­tio­nal Scien­ce Foun­da­tion se ha in­cre­men­ta­do cin­cuen­ta ve­ces. Por lo tan­to, las que­jas más fre­cuen­tes que se es­cu­chan en la ac­tua­li­dad son acer­ca de la fal­ta de in­for­ma­ción pa­ra los in­te­re­sa­dos, más que de una ca­ren­cia de fon­dos. El in­cre­men­to en re­cur­sos se re­fle­ja en un cre­ci­mien­to co­rres­pon­dien­te en la ta­sa de pu­bli­ca­ción y en la ela­bo­ra­ción de nue­vos pro­gra­mas en bio­lo­gía ma­te­má­ti­ca y com­pu­ta­cio­nal. A di­fe­ren­cia de sus pre­cur­so­res, mu­chos de és­tos es­tán si­tua­dos en de­par­ta­men­tos de bio­lo­gía ex­pe­ri­men­tal más que en los de ma­te­má­ti­ca y cien­cias de la com­pu­ta­ción. Ade­más, aque­llos que pro­vie­nen de las cien­cias ma­te­má­ti­cas no só­lo co­la­bo­ran con bió­lo­gos ex­pe­ri­men­ta­les, si­no que fre­cuen­te­men­te se con­vier­ten en bió­lo­gos.

Por el con­tra­rio, los bió­lo­gos ya no ne­ce­si­tan tras­la­dar sus da­tos a otras per­so­nas, gra­cias al sur­gi­mien­to de una cul­tu­ra com­pu­ta­cio­nal y al de­sa­rro­llo de pro­gra­mas más ami­ga­bles, con téc­ni­cas de aná­li­sis ma­te­má­ti­co que no exi­gen en­tre­na­mien­to ex­haus­ti­vo. Aho­ra pue­den cons­truir —por sí mis­mos o co­mo par­ti­ci­pan­tes ac­ti­vos— sus pro­pios mo­de­los teó­ri­cos y ma­te­má­ti­cos. El efec­to real es el ini­cio de una cul­tu­ra en­te­ra­men­te nue­va que es al mis­mo tiem­po teó­ri­ca y ex­pe­ri­men­tal, dan­do lu­gar a lo que Dear­den y Akam lla­man “una mez­cla de bió­lo­gos ma­te­má­ti­cos tan fa­mi­lia­ri­za­dos con ecua­cio­nes di­fe­ren­cia­les co­mo con las li­mi­ta­cio­nes de da­tos ex­pe­ri­men­ta­les de­sa­rre­gla­dos”.

Pe­ro si co­mo al­gu­nos di­cen aho­ra, “una nue­va bio­lo­gía ma­te­má­ti­ca es­tá emer­gien­do”, no lle­ga só­lo con nue­vas ca­pa­ci­da­des, si­no con nue­vos va­lo­res epis­te­mo­ló­gi­cos, dan­do lu­gar a una dis­ci­pli­na que tie­ne muy po­co pa­re­ci­do con los an­te­rio­res es­fuer­zos de las ma­te­má­ti­cas y la fí­si­ca pa­ra ha­cer por la bio­lo­gía lo que la ma­te­má­ti­ca hi­zo por la fí­si­ca, una cien­cia teó­ri­ca. Es­to pro­me­te mu­cho más que una rei­vin­di­ca­ción de fa­llas pa­sa­das; por ejem­plo, la trans­for­ma­ción de los mé­to­dos, ob­je­ti­vos y el sus­tra­to epis­te­mo­ló­gi­co de es­fuer­zos an­te­rio­res. Dé­jen­me, bre­ve­men­te, de­li­near lo que veo co­mo las ca­rac­te­rís­ti­cas cla­ve de es­ta trans­for­ma­ción.

Pri­me­ro, los es­fuer­zos más exi­to­sos en mo­de­la­ción su­gie­ren la ne­ce­si­dad de re­pen­sar el sig­ni­fi­ca­do de pa­la­bras co­mo esen­cial y fun­da­men­tal; no es más la esen­cia de un pro­ce­so que de­be ver­se en le­yes sim­ples o abs­trac­tas, si­no la de­sor­de­na­da es­pe­ci­fi­ci­dad de adap­ta­cio­nes par­ti­cu­la­res que han co­bra­do exis­ten­cia por me­dio de un pro­ce­so aza­ro­so de evo­lu­ción. Con de­ma­sia­da fre­cuen­cia las par­ti­cu­la­ri­da­des ac­ci­den­ta­les de la es­truc­tu­ra bio­ló­gi­ca —co­mo la del dna— son lo fun­da­men­tal, por ejem­plo en el sen­ti­do de que fue­ron cons­trui­das so­bre un pi­so ba­se y allí se han en­rai­za­do pro­fun­da­men­te. Si los fí­si­cos han sido de mu­cha ayu­da al for­jar una red teó­ri­ca­men­te apro­pia­da, ne­ce­si­ta­rán re­pen­sar al­gu­nos de sus más bá­si­cos su­pues­tos. Só­lo co­mo un ejem­plo ci­to aquí al­gu­nas no­tas de la li­te­ra­tu­ra re­cien­te: “la bio­lo­gía hoy es­tá don­de la fí­si­ca es­ta­ba al co­mien­zo del si­glo xx”, o “se en­fren­ta con mu­chos he­chos que ne­ce­si­tan ex­pli­ca­ción”, o “la fí­si­ca nos da un en­ten­di­mien­to más pro­fun­do; pue­de ofre­cer a la bio­lo­gía ex­pli­ca­cio­nes fun­da­men­ta­les”. El he­cho es que la bio­lo­gía nos lle­va a una muy se­ria “tor­ce­du­ra ajus­ta­ble” de to­dos nues­tros su­pues­tos tra­di­cio­na­les acer­ca de lo que cuen­ta co­mo pro­fun­do o fun­da­men­tal, co­mo una ex­pli­ca­ción o más aún, co­mo pro­gre­so.

Los sis­te­mas bio­ló­gi­cos son, co­mo sa­be­mos, ex­traor­di­na­ria­men­te com­ple­jos; pe­ro otra vez, por la evo­lu­ción son com­ple­jos en for­mas de al­gu­na ma­ne­ra dis­tin­tas a lo que en fí­si­ca se en­tien­de co­mo sis­te­mas com­ple­jos; es de­cir, que siem­pre e ine­vi­ta­ble­men­te son je­rár­qui­cos. De acuer­do con ello, las no­cio­nes de emer­gen­cia, en­rai­za­das en la di­ná­mi­ca no-li­neal de sis­te­mas uni­for­mes —ga­ses, flui­dos o re­des—, no son ade­cua­das pa­ra es­te pro­pó­si­to. Hi­roa­ki Ki­ta­no di­ce que lo que es di­fe­ren­te pa­ra la rea­li­dad de los sis­te­mas bio­ló­gi­cos es que “aquí gran­des can­ti­da­des de gru­pos de ele­men­tos fun­cio­nal­men­te di­ver­sos, y fre­cuen­te­men­te mul­ti­fun­cio­na­les, in­te­rac­túan se­lec­ti­va y no li­neal­men­te pa­ra pro­du­cir com­por­ta­mien­tos más bien co­he­ren­tes que com­ple­jos”. El pun­to cen­tral es que la no-ho­mo­ge­nei­dad y el or­den par­ti­cu­lar de los sis­te­mas bio­ló­gi­cos son esen­cia­les pa­ra su fun­cio­na­mien­to y, por lo tan­to, no pue­den ser ig­no­ra­dos; lo con­tra­rio pue­de con­du­cir exac­ta­men­te a la cla­se de irre­le­van­cia bio­ló­gi­ca que his­tó­ri­ca­men­te ha si­do el des­ti­no de tan­tos mo­de­los ma­te­má­ti­cos en bio­lo­gía.

Da­do el ca­rác­ter de la com­ple­ji­dad bio­ló­gi­ca, los mo­de­los úti­les de los sis­te­mas bio­ló­gi­cos tien­den a no ser ma­te­má­ti­cos en el sen­ti­do usual, más fre­cuen­te­men­te son com­pu­ta­cio­na­les. És­tos no son pa­sos ha­cia una teo­ría fi­nal, si­no que son la teo­ría. O pa­ra po­ner­lo de otra ma­ne­ra, la bio­lo­gía teó­ri­ca no se­rá for­mu­la­da en unas cuan­tas ecua­cio­nes di­fe­ren­cia­les, si­no más bien en un de­sa­rre­gla­do com­ple­jo de al­go­rit­mos, am­plios sis­te­mas de ecua­cio­nes di­fe­ren­cia­les, aná­li­sis es­ta­dís­ti­cos y si­mu­la­cio­nes. Ta­les mo­de­los só­lo pue­den ser exi­to­sa­men­te for­mu­la­dos en una re­la­ción muy ín­ti­ma de ida y vuel­ta con la ex­pe­ri­men­ta­ción. De he­cho, al­gu­nas ve­ces pien­so que el me­jor uso del tér­mi­no mo­de­lo en bio­lo­gía es co­mo un ver­bo.
 
Fi­nal­men­te, las di­fe­ren­cias en­tre pu­ro y apli­ca­do, en­tre teó­ri­co y prác­ti­co, que son tan bá­si­cas en nues­tra vi­sión con­tem­po­rá­nea de la fí­si­ca, tam­bién de­ben cam­biar; y es­to es, en gran me­di­da, con­se­cuen­cia de la tec­no­lo­gía que ha per­mi­ti­do re­co­lec­tar tan­tos da­tos. Las téc­ni­cas de dna re­com­bi­nan­te han he­cho po­si­ble in­ter­ve­nir en la di­ná­mi­ca in­ter­na de de­sa­rro­llo, han trans­for­ma­do los mar­ca­do­res ge­né­ti­cos en he­rra­mien­tas pa­ra efec­tuar for­mas es­pe­cí­fi­cas de cam­bio. Abre­vian­do, la tec­no­lo­gía que ha pa­vi­men­ta­do el ca­mi­no pa­ra una bio­lo­gía teó­ri­ca ha con­ver­ti­do tam­bién, y si­mul­tá­nea­men­te, la in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca en una rea­li­dad y, co­mo tal, en un ne­go­cio. La bio­lo­gía se ha vuel­to una cien­cia prác­ti­ca en la mis­ma me­di­da en que tien­de a teo­ri­zar­se, por lo tan­to, am­bos tér­mi­nos son di­fí­ci­les de di­so­ciar.

Cla­ra­men­te, el mo­de­lo tra­di­cio­nal ma­te­má­ti­co o fí­si­co teó­ri­co in­vo­ca­do, no só­lo en el pa­sa­do si­no por mu­chos au­to­res con­tem­po­rá­neos, no es apli­ca­ble en su con­cep­ción ori­gi­nal y no es apro­pia­do. El asun­to es qué se pue­de sal­var del mo­de­lo.

El se­gun­do y, en mu­chas for­mas, más pro­me­te­dor can­di­da­to pa­ra una nue­va red teó­ri­ca que me gus­ta­ría dis­cu­tir vie­ne de la cien­cia com­pu­ta­cio­nal, de nues­tro an­ti­guo ro­man­ce con la ima­gen de con­ce­bir al or­ga­nis­mo co­mo una com­pu­ta­do­ra y a la bio­lo­gía co­mo una cien­cia di­gi­tal. Y di­go que es más pro­me­te­dor pre­ci­sa­men­te por­que la com­pu­ta­ción nos ha ofre­ci­do ri­cas he­rra­mien­tas pa­ra pen­sar so­bre los sis­te­mas in­te­rac­ti­vos, he­rra­mien­tas y me­tá­fo­ras que nos acer­can a la com­ple­ji­dad de los sis­te­mas bio­ló­gi­cos mu­cho más que los mo­de­los tra­di­cio­na­les de la fí­si­ca teó­ri­ca. Pe­ro se­gu­ra­men­te hay un se­rio error en so­bre­va­lo­rar los as­pec­tos di­gi­ta­les del pro­ce­sa­mien­to ge­né­ti­co y pa­sar por al­to la na­tu­ra­le­za fun­da­men­tal­men­te aná­lo­ga de la quí­mi­ca que le sub­ya­ce. Aquí tam­bién te­ne­mos que apren­der una lec­ción de la his­to­ria. Co­mo cien­tí­fi­cos, nues­tra for­ma de pen­sar so­bre fe­nó­me­nos que no en­ten­de­mos es, y siem­pre ha si­do pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te de­be ser, igua­lar lo no fa­mi­liar con lo fa­mi­liar. Así, la ima­gen del or­ga­nis­mo co­mo una má­qui­na nos re­gre­sa a la an­ti­gua teo­ri­za­ción acer­ca de la na­tu­ra­le­za de la vi­da; lo úni­co que ha cam­bia­do es lo que con­ce­bi­mos co­mo una má­qui­na.

El di­se­ñar a par­tir de po­leas, hi­dro­bom­bas, re­lo­jes, má­qui­nas de va­por, et­cé­te­ra, es una mues­tra de ex­traor­di­na­ria in­ge­nui­dad pa­ra cons­truir má­qui­nas aún más ver­sá­ti­les e ins­pi­ra­das. Igua­lar al or­ga­nis­mo con es­tas má­qui­nas fue in­te­re­san­te en el pa­sa­do, ha­cer­lo a par­tir de nues­tras más re­cien­tes má­qui­nas pue­de ser ins­truc­ti­vo también.

Pe­ro se­ría po­co ra­zo­na­ble su­po­ner que se nos ha ago­ta­do la in­ge­nui­dad, que no se­gui­re­mos cons­tru­yen­do má­qui­nas pa­re­ci­das a la vi­da. De he­cho, nues­tros me­jo­res cien­tí­fi­cos en com­pu­ta­ción han apor­ta­do su ha­bi­li­dad para ha­cer­lo y, otra vez, es­tán bus­can­do su ins­pi­ra­ción en la bio­lo­gía. Así que to­me­mos los tér­mi­nos y las imá­ge­nes de la com­pu­ta­ción pa­ra ayu­dRNAos a pen­sar acer­ca de las pro­pie­da­des sis­té­mi­cas de las cé­lu­las y los or­ga­nis­mos, pe­ro no de­be­mos ol­vi­dar que es­tos sis­te­mas bio­ló­gi­cos to­da­vía tie­nen al­gu­nos tru­cos que en­se­ñar a los in­ge­nie­ros. Mu­cha gen­te ar­gu­men­ta que la bio­lo­gía de sis­te­mas de­be acer­car­se más a las in­ge­nie­rías que a las cien­cias fí­si­cas. Pe­ro nues­tros in­ge­nie­ros aún tie­nen que cons­truir un sis­te­ma que sea au­to­di­se­ña­do y au­to­ge­ne­ra­do, que po­dría­mos lla­mar vi­vo. No di­go que un ob­je­ti­vo así sea im­po­si­ble, só­lo que nues­tras ac­tua­les com­pu­ta­do­ras, los más re­cien­tes avio­nes y los más so­fis­ti­ca­dos sis­te­mas de in­ter­net, no es­tán lis­tos pa­ra tal ob­je­ti­vo. ¿Qué se re­que­ri­rá pa­ra de­vol­ver el ge­no­ma a la vi­da? No lo sé, pe­ro si ha­bla­mos de pro­ba­bi­li­da­des yo pon­dría aten­ción en los lí­mi­tes de la in­ge­nie­ría de di­se­ño y la ge­nó­mi­ca. Y en­ton­ces pre­gun­ta­ría a nues­tros más avan­za­dos cien­tí­fi­cos en in­ge­nie­ría: ¿he­mos in­ver­ti­do su­fi­cien­te tiem­po pa­ra dar vi­da a es­tos sis­te­mas?, ¿he­mos to­ma­do en cuen­ta su­fi­cien­te­men­te su di­ná­mi­ca tem­po­ral?, ¿he­mos pues­to aten­ción al tiem­po de man­te­ni­mien­to de nues­tro sis­te­ma re­gu­la­dor?, ¿es su­fi­cien­te pen­sar en los ge­nes co­mo apa­ga­dos y pren­di­dos o de­ben los ge­ne­tis­tas, co­mo sus co­le­gas en neu­ro­cien­cias, co­men­zar a exa­mi­nar el tiem­po pre­ci­so de en­cen­di­do y apa­ga­do de los in­te­rrup­to­res, re­la­ti­va­men­te uno con res­pec­to al otro, y a la di­ná­mi­ca tem­po­ral del pro­ce­so glo­bal en la cé­lu­la? Creo que yo apos­ta­ría por ello co­mo el si­guien­te pa­so.

Es­tas só­lo son con­je­tu­ras, pe­ro di­fí­cil­men­te exis­te otra pre­gun­ta pa­ra la que la bio­lo­gía mo­le­cu­lar post­ge­nó­mi­ca re­quie­ra nue­vos mé­to­dos de aná­li­sis y nue­vas ba­ses con­cep­tua­les. Llá­me­se­le bio­lo­gía de sis­te­mas si se quie­re; lo que es exac­ta­men­te creo que ten­dre­mos que des­cu­brir­lo.
Evelyn Fox Ke­ller
Mas­sa­chus­sets Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy.
Nota
Frag­men­to de una con­fe­ren­cia pre­sen­ta­da en Va­len­cia, España, en ju­lio de 2003.

Traducción
Pa­tri­cia Ma­ga­ña R.
 _______________________________________________________________

 

como citar este artículo

Fox Keller, Evelyn. (2005). De las secuencias de nucleótidos a la biología de sistemas. Ciencias 77, enero-marzo, 4-15. [En línea]
 
1 12
     
Una cien­cia, ¿de quién y pa­ra quién?
 
Eu­la­lia Pé­rez Se­de­ño
conoce más del autor
     
     
HTML PDF

   
     
 
 
 
El in­te­rés por las re­la­cio­nes, pa­sa­das o ac­tua­les, en­tre las mu­je­res y las cien­cias ha cre­ci­do du­ran­te los úl­ti­mos trein­ta años des­de di­ver­sas pers­pec­ti­vas, cons­ti­tu­yen­do un es­pa­cio de in­ves­ti­ga­ción pro­pio de­no­mi­na­do es­tu­dios de cien­cia, tec­no­lo­gía y gé­ne­ro o so­bre las mu­je­res y las cien­cias y la tec­no­lo­gía. La aten­ción a esas re­la­cio­nes, pre­sen­tes en muy di­ver­sas áreas, se ha cen­tra­do fun­da­men­tal­men­te en tres, la pe­da­gó­gi­ca, la so­cioins­ti­tu­cio­nal y la epis­te­mo­ló­gi­ca, pe­ro la va­rie­dad de es­tu­dios y aná­li­sis no im­pi­de que to­dos com­par­tan el ob­je­ti­vo de opo­ner­se y com­ba­tir al se­xis­mo an­dro­cén­tri­co que im­pe­ra en la cien­cia y la tec­no­lo­gía.

Pa­ra en­ten­der ade­cua­da­men­te las cues­tio­nes y pro­ble­mas im­pli­ca­dos es im­por­tan­te dis­tin­guir en­tre se­xo y gé­ne­ro, con­cep­tos uti­li­za­dos pa­ra di­fe­ren­ciar las ca­rac­te­rís­ti­cas bio­ló­gi­cas de los se­res hu­ma­nos (se­xo) de las que son so­cial, cul­tu­ral e his­tó­ri­ca­men­te ad­qui­ri­das (gé­ne­ro). Has­ta los años se­sen­tas, gran par­te de los es­tu­dio­sos uti­li­za­ban in­dis­tin­ta­men­te am­bos tér­mi­nos, pe­ro Ro­bert Sto­ller y An­ne Oa­kley, por se­pa­ra­do, in­tro­duje­ron en las cien­cias so­cia­les la si­guien­te dis­tin­ción: se­xo re­fie­re a ca­rac­te­rís­ti­cas bio­fi­sio­ló­gi­cas co­mo cro­mo­so­mas, ge­ni­ta­les ex­ter­nos, gó­na­das, es­ta­dos hor­mo­na­les, et­cé­te­ra —por lo ge­ne­ral, aquí se ha­bla de ma­cho y hem­bra. Gé­ne­ro, en cam­bio, re­mi­te a pau­tas de com­por­ta­mien­to so­cial y cul­tu­ral­men­te es­pe­cí­fi­cas, sean rea­les o nor­ma­ti­vas —en es­te ca­so las ca­te­go­rías que se apli­can son mas­cu­li­no y fe­me­ni­no. Mien­tras que el con­te­ni­do de la dis­tin­ción ma­cho-hem­bra es­ta­ría ge­né­ti­ca­men­te de­ter­mi­na­do, el de mas­cu­li­no-fe­me­ni­no se­ría cul­tu­ral­men­te va­ria­ble e in­clu­so in­de­pen­dien­te del se­xo bio­ló­gi­co. La im­por­tan­cia de es­ta di­fe­ren­cia ra­di­ca en que las ca­rac­te­rís­ti­cas de los gé­ne­ros se con­si­de­ra­ban, y en oca­sio­nes aún se con­si­de­ran, se­xua­les y, por tan­to, bio­ló­gi­ca­men­te de­ter­mi­na­das, co­mo su­ce­de con la ca­pa­ci­dad pa­ra la ac­ti­vi­dad cien­tí­fi­ca, en­tre otras, y así his­tó­ri­ca­men­te se ha jus­ti­fi­ca­do el es­ca­so nú­me­ro de mu­je­res en la cien­cia —y tam­bién en otras pro­fe­sio­nes.

Co­mo uno de los ob­je­ti­vos cen­tra­les del fe­mi­nis­mo —en­ten­di­do de ma­ne­ra ge­ne­ral, aun­que en su in­te­rior hay múl­ti­ples y va­ria­das pos­tu­ras— es avan­zar pro­pues­tas so­cia­les y po­lí­ti­cas que con­duz­can a la ple­na igual­dad de las mu­je­res, las cues­tio­nes pe­da­gó­gi­co-prác­ti­cas ad­qui­rie­ron gran re­lie­ve des­de sus ini­cios. Tras ana­li­zar la si­tua­ción im­pe­ran­te en los años se­sen­tas —¿por qué ha­bía me­nos chi­cas que chi­cos es­tu­dian­do cien­cias?— el prin­ci­pal pro­pó­si­to fue con­se­guir que cre­cie­ra el nú­me­ro de mu­je­res es­tu­dian­do cien­cia y tec­no­lo­gía y de­sem­pe­ñan­do ac­ti­vi­da­des tec­no­cien­tí­fi­cas. Pa­ra ello se exa­mi­na­ron cu­rricu­la, li­bros de tex­to, ac­ti­tu­des del pro­fe­so­ra­do, et­cé­te­ra, y se es­bo­za­ron di­fe­ren­tes es­tra­te­gias: des­de la se­lec­ción de lec­tu­ras ade­cua­das o la in­clu­sión de in­for­ma­ción que nor­mal­men­te no se con­tem­pla en los cur­sos es­tán­dar, has­ta la pro­vi­sión de mo­de­los fe­me­ni­nos pa­ra aqué­llas que qui­sie­ran es­tu­diar o de­di­car­se a la ­ciencia.

La ne­ce­si­dad de dis­po­ner de mo­de­los que sir­vie­ran de ejem­plo y es­tí­mu­lo pro­du­jo un de­ta­lla­do exa­men de las his­to­rias de la cien­cia, pe­ro en ellas ape­nas apa­re­cían unas po­cas. ¿A qué se de­bía?, ¿es que no hu­bo mu­je­res de­di­ca­das a la in­ves­ti­ga­ción y la prác­ti­ca cien­tí­fi­cas? El es­tu­dio evi­den­ció que la po­ca pre­sen­cia de mu­je­res se de­be, prin­ci­pal­men­te, a los ses­gos in­he­ren­tes a los pro­pios his­to­ria­do­res —son per­so­nas que se­lec­cio­nan lo que les pa­re­ce im­por­tan­te de en­tre lo que los ava­ta­res del tiem­po ha de­ja­do y, ade­más, en abru­ma­do­ra ma­yo­ría son va­ro­nes— y a cier­ta con­cep­ción es­tre­cha de la his­to­ria de la cien­cia —se re­cons­tru­ye la dis­ci­pli­na en ba­se en los nom­bres de gran­des per­so­na­jes y teo­rías o prác­ti­cas exi­to­sas, de­jan­do de la­do ac­ti­vi­da­des que, en mo­do al­gu­no, son in­sig­ni­fi­can­tes pa­ra el de­sa­rro­llo de la cien­cia.

Pe­ro el in­te­rés por las mu­je­res en la cien­cia, o me­jor aún, la adop­ción de la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro ha per­mi­ti­do pres­tar ma­yor aten­ción a di­ver­sas fa­ce­tas y as­pec­tos de la cien­cia y la tec­no­lo­gía, has­ta ha­ce po­co in­sos­pe­cha­dos, que pro­du­cen un en­ri­que­ci­mien­to de su his­to­ria. Cuan­do se abor­da sin pre­jui­cios, se des­cu­bre que no só­lo exis­tie­ron unas cuan­tas mu­je­res ex­cep­cio­na­les cu­yas con­tri­bu­cio­nes que­dan fue­ra de to­da du­da, tam­bién pue­den apre­ciar­se a pri­me­ra vis­ta fe­nó­me­nos en los que es no­ta­ble la par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na. Por ejem­plo, la gran pre­sen­cia de mu­je­res en el mo­men­to del na­ci­mien­to y cons­ti­tu­ción de dis­ci­pli­nas cien­tí­fi­cas ta­les co­mo la bo­tá­ni­ca o la geo­lo­gía, cu­yo nú­me­ro dis­mi­nu­ye a me­di­da que la dis­ci­plina se pro­fe­sio­na­li­za o ins­ti­tu­cio­na­liza y ad­quie­re pres­ti­gio; su pree­mi­nen­cia en el ejer­ci­cio de otras, co­mo la psi­co­lo­gía o la pri­ma­to­lo­gía; el cam­bio de pers­pec­ti­va que su­po­ne la in­cor­po­ra­ción de la mu­jer en de­ter­mi­na­da dis­ci­pli­na —co­mo en an­tro­po­lo­gía, bio­lo­gía o me­di­ci­na—; la apa­ri­ción, en de­ter­mi­na­das épo­cas, de fe­nó­me­nos so­cio­ló­gi­cos ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­dos con ellas, co­mo la po­pu­la­ri­za­ción o di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca, ya sea en for­ma de li­bros o re­vis­tas; el im­por­tan­te pa­pel de­sem­pe­ña­do por ellas en el gru­po de be­ne­fac­to­res o me­ce­nas de la cien­cia; o el des­fa­se con el que se han in­cor­po­ra­do a las ins­ti­tu­cio­nes cien­tí­fi­cas y las con­se­cuen­cias so­cia­les, ins­ti­tu­cio­na­les y epis­te­mo­ló­gi­cas que ello ha te­ni­do y tie­ne.

To­do ello to­man­do en cuen­ta que el de­re­cho a la edu­ca­ción su­pe­rior es muy re­cien­te, ya que co­mo gru­po, y no co­mo ex­cep­ción, las mu­je­res lo­gra­ron en­trar en las uni­ver­si­da­des a fi­na­les del si­glo xix: en las sui­zas en la dé­ca­da de 1860, en las fran­ce­sas en la de 1880, en las ale­ma­nas en 1900 y en las bri­tá­ni­cas en la de 1870 —aun­que uni­ver­si­da­des co­mo la de Cam­bridge no las ad­mi­tie­ron sin nin­gún ti­po de res­tric­ción has­ta 1947— y en las nor­tea­me­ri­ca­nas a me­dia­dos del si­glo xix, pe­ro en de­par­ta­men­tos o co­le­gios se­gre­ga­dos. En los paí­ses de len­gua es­pa­ño­la la in­cor­po­ra­ción fue aún más tar­día: por ejem­plo, en Cu­ba se ma­tri­cu­ló por pri­me­ra vez una mu­jer en la uni­ver­si­dad en 1883 y la pri­me­ra en doc­to­rar­se lo hi­zo en 1887; en Es­pa­ña só­lo se les ad­mi­tió sin nin­gún ti­po de res­tric­ción a par­tir de 1910 y en Co­lom­bia en 1937.

Las aca­de­mias cien­tí­fi­cas tar­da­ron aún más; dos mu­je­res —Mar­jory Step­hen­son y Kath­leen Londs­da­le— fue­ron las pri­me­ras en ser ad­mi­ti­das en la Ro­yal So­ciety en 1945, a pe­sar de que te­nía ca­si tres­cien­tos años de exis­ten­cia; en 1979, Yvon­ne Cho­quet-Bru­hat fue la pri­me­ra en in­gre­sar a la Aca­dé­mie de Scien­ces, fun­da­da en 1666; Li­se­lot­te Wels­kopft, en 1964, se con­vir­tió en la pri­me­ra miem­bro con ple­no de­re­cho de la So­cie­tas Re­gia Scien­ta­rum, lue­go Aka­de­mie der Wis­sens­chaf­ten de Ber­lín —an­tes hu­bo mu­je­res co­mo miem­bros ho­no­rí­fi­cos o miem­bros co­rres­pon­dien­tes, co­mo Li­se Meit­ner en 1949, pe­ro, aún así, des­de su crea­ción en 1700 has­ta 1964 só­lo diez mu­je­res ha­bían ac­ce­di­do a di­cha aca­de­mia co­mo miem­bros ho­no­rí­fi­cos. Las pri­me­ras es­pa­ño­las en ac­ce­der a las aca­de­mias cien­tí­fi­cas fue­ron Ma­ría Cas­ca­les —Real Aca­de­mia de Far­ma­cia, en 1987— y Mar­ga­ri­ta Sa­las —Real Aca­de­mia de Cien­cias Exac­tas, Fí­si­cas y Na­tu­ra­les, en 1988.

¿Cuál es la si­tua­ción ac­tual?


En un re­cien­te in­for­me de la Unión Eu­ro­pea —el In­for­me etan— se mues­tra que, mien­tras la pro­por­ción de es­tu­dian­tes hom­bres y mu­je­res es si­mi­lar, e in­clu­so su­pe­rior a fa­vor de las mu­je­res en mu­chas áreas, ellos ocu­pan la gran ma­yo­ría de pues­tos de pro­fe­sor de tiem­po com­ple­to. El mis­mo in­for­me in­di­ca que, in­clu­so en paí­ses don­de la dis­cri­mi­na­ción es me­nor —Fin­lan­dia, Fran­cia y Es­pa­ña—, las mu­je­res re­pre­sen­tan só­lo en­tre 13 y 18% del per­so­nal de tiem­po com­ple­to en las uni­ver­si­da­des. En Ho­lan­da, Ale­ma­nia y Di­na­mar­ca, es­te por­cen­ta­je ba­ja a 6.5%. En la po­si­ción de ca­te­drá­ti­cas o pro­fe­so­ras de in­ves­ti­ga­ción —su equi­va­len­te en el Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas—, el por­cen­ta­je es aún más es­can­da­lo­so, só­lo 5%.

En el Es­ta­do Es­pa­ñol, du­ran­te el pe­rio­do es­co­lar 2000-2001, 54.73% de los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios eran mu­je­res, cons­ti­tu­yen­do ma­yo­ría en to­das las áreas, ex­cep­to en la tec­no­ló­gi­ca; sin em­bar­go, las mu­je­res re­pre­sen­tan 33.56% del pro­fe­so­ra­do uni­ver­si­ta­rio, pe­ro só­lo tie­nen 12.41% de las cá­te­dras.

La pre­gun­ta por los me­ca­nis­mos que per­mi­tie­ron y aún per­mi­ten esa de­si­gual­dad ha lle­va­do a la iden­ti­fi­ca­ción de cier­tos ti­pos de dis­cri­mi­na­ción, co­mo la te­rri­to­rial y la je­rár­qui­ca. Por me­dio de la pri­me­ra, las mu­je­res que­dan re­le­ga­das a dis­ci­pli­nas y tra­ba­jos con­cre­tos, mar­ca­dos por el se­xo, co­mo la cla­si­fi­ca­ción y ca­ta­lo­ga­ción en his­to­ria na­tu­ral o la cap­tu­ra de da­tos en as­tro­no­mía. Así, a esos tra­ba­jos o ca­rre­ras fe­mi­ni­za­dos se les atri­bu­ye me­nor va­lor y se les con­si­de­ra ru­ti­na­rios o po­co im­por­tan­tes por el he­cho de ser rea­li­za­dos por mu­je­res. Por otro la­do, en vir­tud de la de­no­mi­na­da dis­cri­mi­na­ción je­rár­qui­ca, mu­je­res bri­llan­tes y ca­pa­ces son man­te­ni­das en los ni­ve­les in­fe­rio­res del es­ca­la­fón o to­pan con un te­cho de cris­tal que no pue­den tras­pa­sar en su pro­fe­sión, es de­cir, hay un to­pe que no per­mi­te su­bir más. Fi­nal­men­te, se re­co­no­ce que las mu­je­res es­tán ex­clui­das de fac­to de las re­des in­for­ma­les de co­mu­ni­ca­ción, cru­cia­les pa­ra el de­sa­rro­llo de las ideas. Es de­cir, so­por­tan for­mas en­cu­bier­tas de dis­cri­mi­na­ción y mi­cro­de­si­gual­da­des que si­guen pau­tas muy su­ti­les y a me­nu­do pa­san de­sa­per­ci­bi­das, pe­ro crean un am­bien­te tal que mu­chas mu­je­res des­fa­lle­cen y aban­do­nan. Esas de­si­gual­da­des vie­nen da­das por com­por­ta­mien­tos que di­fe­ren­cian, apar­tan, ig­no­ran o des­ca­li­fi­can de cual­quier mo­do a un in­di­vi­duo por ca­rac­te­rís­ti­cas in­mu­ta­bles que no de­pen­den de su vo­lun­tad, es­fuer­zo o mé­ri­to, co­mo pue­den ser el se­xo, la ra­za o la edad. Las mi­cro­de­si­gual­da­des crean un en­tor­no la­bo­ral y edu­ca­cio­nal que me­nos­ca­ba el ren­di­mien­to de las per­so­nas, pues pa­ra com­ba­tir ese ti­po de com­por­ta­mien­tos son ne­ce­sa­rios mu­cho tiem­po y ener­gía.

En el área epis­te­mo­ló­gi­ca tam­bién exis­ten múl­ti­ples tra­ba­jos in­te­rre­la­cio­na­dos con los de otros ám­bi­tos y en­tre sí. En ge­ne­ral, las crí­ti­cas fe­mi­nis­tas a la cien­cia no cons­ti­tu­yen una uni­dad, ex­cep­to en dos as­pec­tos: en la con­vic­ción de que la ca­te­go­ría de gé­ne­ro es fun­da­men­tal pa­ra “ha­cer cien­cia” y ana­li­zar­la, y en el ca­rác­ter po­lí­ti­co, no só­lo epis­te­mo­ló­gico, de esas crí­ti­cas. Por eso, la pre­gun­ta ¿de qué co­no­ci­mien­to es­ta­mos ha­blan­do? co­bra gran re­le­van­cia. En­tre las crí­ti­cas pue­den dis­tin­guir­se las enfo­ca­das en las di­ver­sas teo­rías tec­no­cien­tí­fi­cas o as­pec­tos de ellas, sus ses­gos y va­lo­res, y las di­ri­gi­das a la cien­cia en ge­ne­ral. En­tre las pri­me­ras, las efec­tua­das a la bio­lo­gía han si­do es­pec­ta­cu­la­res, in­ci­dien­do en el pa­pel cen­tral que di­cha dis­ci­pli­na de­sem­pe­ña a la ho­ra de man­te­ner la or­ga­ni­za­ción por gé­ne­ros de la so­ciedad.

El reduccionismo sociobiológico


Un ejem­plo pa­ra­dig­má­ti­co lo te­ne­mos en las te­sis so­cio­bio­ló­gi­cas que, sin du­da, son las más ata­ca­das de­bi­do a las im­pli­ca­cio­nes so­cio­po­lí­ti­cas que con­lle­van. La so­cio­bio­lo­gía pre­ten­de ser el es­tu­dio sis­te­má­ti­co de la ba­se bio­ló­gi­ca de la con­duc­ta hu­ma­na. Sos­tie­ne que hay ras­gos uni­ver­sa­les que iden­ti­fi­can a los hu­ma­nos sin im­por­tar di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les o his­tó­ri­cas, co­mo la agre­si­vi­dad mas­cu­li­na y la crian­za de la pro­le por par­te fe­me­ni­na, y que es­ta uni­ver­sa­li­dad es evi­den­cia de que son adap­ta­ti­vos, es­to es, que su­ce­si­vas ge­ne­ra­cio­nes los he­re­dan, y quie­nes los tie­nen de­jan más des­cen­den­cia. Así pues, se su­po­ne que tra­ta­mos de ha­cer las co­sas que nos ayu­dan a re­pli­car nues­tros ge­nes, y las con­duc­tas que nos per­mi­tan ha­cer­lo de ma­ne­ra más efi­caz se con­vier­ten en uni­ver­sa­les. Ejem­plos de esos ras­gos uni­ver­sa­les de los que se han ocu­pa­do pro­fu­sa­men­te los so­cio­bió­lo­gos son la pro­mis­cui­dad se­xual mas­cu­li­na y la fi­de­li­dad se­xual fe­me­ni­na.

Su ar­gu­men­ta­ción se de­sa­rro­lla apro­xi­ma­da­men­te por el si­guien­te ca­mi­no. El or­ga­nis­mo es la for­ma que tie­nen los ge­nes de fa­bri­car más ge­nes. La con­duc­ta pro­mis­cua mas­cu­li­na per­mi­te fe­cun­dar a tan­tas mu­je­res co­mo sea po­si­ble, lo que ma­xi­mi­za­rá los ge­nes mas­cu­li­nos. Por su par­te, las mu­je­res op­ta­rán por la fi­de­li­dad tras ele­gir un ma­cho —ge­né­ti­ca­men­te— bien do­ta­do que ten­ga buen cui­da­do de ellas y de su des­cen­den­cia. Por otro la­do, sos­tie­nen que las mu­je­res efec­túan una ma­yor in­ver­sión bio­ló­gi­ca en los ni­ños que los hom­bres, y a par­tir de lo que con­si­de­ran con­duc­ta adap­ta­ti­va y la ob­ser­va­ción de una ma­yor con­tri­bu­ción de las mu­je­res al cui­da­do de los hi­jos y del ho­gar, con­clu­yen que hom­bres y mu­je­res de­ben adop­tar es­tra­te­gias bá­si­ca­men­te di­fe­ren­tes pa­ra ma­xi­mi­zar las opor­tu­ni­da­des de ex­ten­der sus ge­nes a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. Eso les sir­ve pa­ra ex­pli­car la de­si­gual e in­jus­ta dis­tri­bu­ción en el ho­gar, o el he­cho de que jo­ven­ci­tas se unan a hom­bres ma­du­ros —no se sa­be si ge­né­ti­ca­men­te, pe­ro sí eco­nó­mi­ca­men­te bien do­ta­dos—, en­tre otras mu­chas co­sas.

Al mar­gen de la fa­la­cia co­me­ti­da —ya iden­ti­fi­ca­da por Hu­me al mos­trar que no pue­de pa­sar­se del es al de­be—, son mu­chas las ob­je­cio­nes que han se­ña­la­do di­ver­sas au­to­ras. Por ejem­plo, se ig­no­ra que las so­cie­da­des hu­ma­nas no fun­cio­nan con unos po­cos se­men­ta­les, que los hom­bres más po­de­ro­sos y fuer­tes, por lo ge­ne­ral, no tie­nen más hi­jos, y que no hay ra­zo­nes pa­ra creer que las mu­je­res in­vier­tan más ener­gía en la re­pro­duc­ción —ade­más de que no es­tá cla­ro qué se quie­re de­cir con “in­ver­sión de la ener­gía de la ma­dre” en el de­sa­rro­llo del fe­to. Por otro la­do, agru­pan ba­jo el mis­mo nom­bre con­duc­tas muy di­fe­ren­tes, hu­ma­nas y no hu­ma­nas, ha­cién­do­las apa­re­cer co­mo uni­ver­sa­les; se eli­mi­nan con­tex­tos y sig­ni­fi­ca­dos cul­tu­ra­les, se ol­vi­da que hay gran va­rie­dad de con­duc­tas ani­ma­les y se ob­via el he­cho de que los ge­nes no se au­to­rre­pli­can —in­di­vi­duos con ma­te­rial ge­né­ti­co di­fe­ren­te pro­du­cen in­di­vi­duos dis­tin­tos a los pro­ge­ni­to­res. Fi­nal­men­te, se sos­la­ya un pro­ble­ma im­por­tan­te, el de las ana­lo­gías y las ho­mo­lo­gías. Los ras­gos aná­lo­gos mues­tran que sen­das evo­lu­ti­vas di­fe­ren­tes pro­por­cio­nan so­lu­cio­nes si­mi­la­res a pro­ble­mas bio­ló­gi­cos o am­bien­ta­les se­me­jan­tes —co­mo las alas de aves, mur­cié­la­gos o in­sec­tos, que son si­mi­la­res y tie­nen la mis­ma fun­ción. En cam­bio, los ras­gos ho­mó­lo­gos son aque­llos que com­par­ten una ba­se evo­lu­ti­va y ge­né­ti­ca co­mún, y su pre­sen­cia no es evi­den­te, si­no que exi­ge una ins­pec­ción muy de­ta­lla­da y se de­du­ce de an­ces­tros co­mu­nes —co­mo las plu­mas de las aves y las es­ca­mas de los pe­ces. Las ana­lo­gías ca­re­cen de im­por­tan­cia pa­ra es­ta­ble­cer lí­neas de he­ren­cia bio­ló­gi­ca, pe­ro no así las ho­mo­lo­gías, que se es­ta­ble­cen por el re­gis­tro fó­sil. Y, por lo que sa­be­mos, la con­duc­ta no se fo­si­li­za.

Co­mo se ve, la re­fle­xión crí­ti­ca so­bre la cien­cia des­de una pers­pec­ti­va fe­mi­nis­ta ana­li­za las teo­rías con­cre­tas que tie­nen que ver con el gé­ne­ro y las mu­je­res, así co­mo los pro­ce­di­mien­tos em­plea­dos pa­ra lle­gar a ellas. Pe­ro tam­bién cues­tio­na la na­tu­ra­le­za mis­ma del co­no­ci­mien­to y el po­der que és­te crea, ori­gi­nán­do­se así la de­no­mi­na­da epis­te­mo­lo­gía fe­mi­nis­ta. Con res­pec­to a es­to, hay que se­ña­lar al me­nos dos cues­tio­nes im­por­tan­tes. En pri­mer lu­gar, en con­tra de lo que al­gu­nos au­to­res afir­man —tal es el ca­so de So­kal o Bun­ge, que ha­blan de fe­mi­nis­tas en ge­ne­ral sin ha­cer dis­tin­cio­nes teó­ri­cas en­tre au­to­ras su­ma­men­te dis­pa­res en tra­di­ción, me­to­do­lo­gía, ob­je­to de es­tu­dio y de­sa­rro­llos teó­ri­cos, co­mo Lucy Iri­ga­ray, San­dra Har­ding y He­len Lon­gi­no— no exis­te una so­la epis­te­mo­lo­gía fe­mi­nis­ta. Es más, al­gu­nas teó­ri­cas ni si­quie­ra es­ta­rían de acuer­do con ese ró­tu­lo, aun­que sí con la idea de ha­cer fi­lo­so­fía epis­te­mo­ló­gi­ca co­mo fe­mi­nis­tas, es de­cir, in­cor­po­ran­do los idea­les de igual­dad. En se­gun­do lu­gar, gran par­te de los pro­ble­mas abor­da­dos por las de­no­mi­na­das epis­te­mó­lo­gas fe­mi­nis­tas tie­nen mu­chos pun­tos de coin­ci­den­cia con di­ver­sas co­rrien­tes en fi­lo­so­fía y so­cio­lo­gía de la cien­cia.

Las mujeres y la primatología

Di­cho es­to, hay que se­ña­lar que en el con­tex­to de los de­ba­tes exis­ten­tes en el fe­mi­nis­mo, y en los es­tu­dios de la cien­cia en ge­ne­ral, sur­gen di­ver­sas pre­gun­tas que van des­de las muy con­cre­tas a las ge­ne­ra­les acer­ca de la po­si­bi­li­dad del co­no­ci­mien­to y su jus­ti­fi­ca­ción, así co­mo del pa­pel que en to­do ello de­sem­pe­ña el su­je­to cog­nos­cen­te. Dos de gran im­por­tan­cia son, ¿ha te­ni­do o pue­de te­ner al­gún im­pac­to la au­sen­cia de mu­je­res en la ela­bo­ra­ción de con­te­ni­dos teó­ri­cos y de­sa­rro­llos cien­tí­fi­co-tec­no­ló­gi­cos?, y ¿se­ría di­fe­ren­te nues­tra cien­cia con una ma­yor par­ti­ci­pa­ción de mu­je­res? El aná­li­sis de lo ocu­rri­do en al­gu­nas dis­ci­pli­nas co­bra enor­me im­por­tan­cia en es­te te­rre­no.

Co­mo ya se men­cio­nó, una de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de mu­chas mu­je­res —y al­gu­nos hom­bres— des­de los años se­sen­tas del si­glo xx, fue la es­ca­sa par­ti­ci­pa­ción de mu­je­res, pri­me­ro es­tu­dian­do y des­pués prac­ti­can­do cien­cia. Por eso, el ca­so de la pri­ma­to­lo­gía ha des­per­ta­do un inu­si­ta­do in­te­rés. En efec­to, si en 1960 no ha­bía nin­gu­na mu­jer doc­to­ra­da, en la si­guien­te dé­ca­da 50% de los doc­to­ra­dos en es­ta ma­te­ria lo ha­bían lo­gra­do mu­je­res, al­can­zan­do 78% en 1999. Las pre­gun­tas que sur­gen in­me­dia­ta­men­te son evi­den­tes: ¿hay al­go ex­cep­cio­nal en la dis­ci­pli­na que la ha­ce es­pe­cial­men­te ade­cua­da pa­ra las mu­je­res?, ¿se han de­di­ca­do las mu­je­res a ella por ser la que me­jor sir­ve a la cau­sa de la igual­dad? ¿es esa es­pec­ta­cu­lar in­cor­po­ra­ción el re­sul­ta­do de apo­yos por par­te de las je­rar­quías aca­dé­mi­cas do­mi­nan­tes —por ejem­plo, los pa­leoan­tro­pó­lo­gos Louis, Mary y Ri­chard Leaky— y, por tan­to, re­sul­ta­do de prác­ti­cas so­cia­les aca­dé­mi­cas no dis­cri­mi­na­to­rias?, ¿es pro­duc­to de la ca­sua­li­dad?

Des­de lue­go, no ca­be du­da de que el apo­yo de los Leaky, en mu­chos ca­sos in­con­di­cio­nal, fue muy im­por­tan­te a la ho­ra de ini­ciar y con­ti­nuar los tra­ba­jos de pri­ma­tó­lo­gas co­mo Ja­ne Goo­dall, Dian Fos­sey o Bi­ru­té Gal­di­kas, to­das bien co­no­ci­das gra­cias a sus tra­ba­jos con los gran­des si­mios. En cuan­to al ca­rác­ter es­pe­cial­men­te ade­cua­do de la dis­ci­pli­na, con ello sue­le re­fe­rir­se que su ob­je­to, mé­to­dos de in­ves­ti­ga­ción, et­cé­te­ra, se ajus­tan a la na­tu­ra­le­za fe­me­ni­na —en­ten­dien­do esto co­mo co­sas muy di­fe­ren­tes, se­gún las dis­tin­tas pos­tu­ras, pe­ro que en par­te se ade­cua al es­te­reo­ti­po de lo fe­me­ni­no. La ob­je­ción que sur­ge es que mu­chas de es­tas cien­tí­fi­cas no dan el ti­po, pre­ci­sa­men­te, de mu­je­res gen­ti­les y pa­cien­tes. Ade­más, no mu­chas pri­ma­tó­lo­gas ad­mi­ten que las mu­je­res sean más sen­si­bles pa­ra tra­tar a otros ani­ma­les o que és­tos sean un ob­je­to de es­tu­dio que­ri­do por ellas. Al­gu­nas afir­man que, aun­que pue­de que ha­ya al­go de cier­to, se de­be a que las mu­je­res han si­do edu­ca­das en la pa­cien­cia de ob­ser­var, sin ne­ce­si­dad de ex­pe­ri­men­tar —re­cuér­de­se que his­tó­ri­ca­men­te no po­dían en­trar en las so­cie­da­des, la­bo­ra­to­rios o ga­bi­ne­tes de ex­pe­ri­men­ta­ción y aca­de­mias. Se di­ría, más bien, que el gus­to por el tra­ba­jo de cam­po es pro­pio de na­tu­ra­lis­tas, de per­so­nas a quie­nes in­co­mo­da tra­ba­jar en si­tios ce­rra­dos, y que no se ade­cuan a las re­la­cio­nes je­rár­qui­cas.

La afir­ma­ción de que la pri­ma­to­lo­gía es la que me­jor sir­ve a los in­te­re­ses fe­mi­nis­tas tam­bién ha si­do ob­je­to de gran dis­cu­sión y de­ba­te. En pri­mer lu­gar, por par­te de las pro­pias pri­ma­tó­lo­gas, mu­chas de las cua­les no se re­co­no­cen co­mo fe­mi­nis­tas, aun­que co­no­cen y en­tien­den el in­te­rés de quie­nes lo son por sus tra­ba­jos. Di­cho in­te­rés pro­vie­ne de que las dis­ci­pli­nas bio­so­cia­les tra­di­cio­nal­men­te han ser­vi­do pa­ra fun­da­men­tar el so­me­ti­mien­to de la mu­jer y su con­si­de­ra­ción co­mo se­xo in­fe­rior, en ellas es don­de me­jor se apre­cian los ses­gos; por lo tan­to, si se lo­gra dis­po­ner de teo­rías no se­xis­tas, se pue­de fun­da­men­tar una so­cie­dad en la que no exis­ta dis­cri­mi­na­ción al­gu­na por ra­zón de se­xo.
Pe­ro hay al­go más. Des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial los pri­ma­tó­lo­gos so­lían di­vi­dir los pri­ma­tes en tres gru­pos: ma­chos do­mi­nan­tes, hem­bras y jó­ve­nes —es­tu­dia­dos con­jun­ta­men­te y, a me­nu­do, co­mo una so­la uni­dad re­pro­duc­ti­va—, y ma­chos pe­ri­fé­ri­cos. Esa cla­si­fi­ca­ción re­for­za­ba la idea de que las so­cie­da­des de pri­ma­tes es­ta­ban re­gi­das por la com­pe­ten­cia en­tre ma­chos do­mi­nan­tes que con­tro­la­ban un te­rri­to­rio y los ma­chos in­fe­rio­res. Las hem­bras ape­nas te­nían re­le­van­cia so­cial, ni si­quie­ra cuan­do las pre­sen­ta­ban co­mo ma­dres de­di­ca­das a la pro­le y dis­po­ni­bles se­xual­men­te pa­ra los ma­chos, de ma­yor a me­nor ran­go; las ca­rac­te­ri­za­ban co­mo cria­tu­ras dó­ci­les, no com­pe­ti­ti­vas, que cam­bia­ban se­xo y re­pro­duc­ción por co­mi­da y pro­tec­ción.

En­tre los años cin­cuen­tas y los se­ten­tas, los si­mios más es­tu­dia­dos por va­rios mo­ti­vos, fue­ron los man­dri­les o ba­bui­nos de la sa­ba­na. En pri­mer lu­gar, por su ac­ce­si­bi­li­dad, pues son te­rres­tres —cuan­do 90% de las es­pe­cies de pri­ma­tes son ar­bó­reas. En se­gun­do, ha­bi­tan la sa­ba­na afri­ca­na, don­de se cree que se ori­gi­nó la hu­ma­ni­dad y, por tan­to, se su­po­ne que com­par­ten pre­sio­nes se­lec­ti­vas se­me­jan­tes a las que ex­pe­ri­men­ta­ron los pro­to­ho­mí­ni­dos. Fi­nal­men­te, por­que la ima­gen de la so­cie­dad de los man­dri­les co­mo agre­si­va, com­pe­ti­ti­va y do­mi­na­da por el ma­cho, se ade­cua­ba y da­ba una ex­pli­ca­ción del ca­rác­ter mas­cu­li­no vio­len­to, be­li­co­so y agre­si­vo de los hu­ma­nos.

La in­cor­po­ra­ción de mu­je­res a la pri­ma­to­lo­gía su­pu­so una ree­la­bo­ra­ción de la dis­ci­pli­na. Es­to mues­tra al­go bas­tan­te acep­ta­do ac­tual­men­te en his­to­ria y fi­lo­so­fía de la cien­cia, lo que se eli­ge co­mo ob­je­to de es­tu­dio pue­de in­fluir enor­me­men­te en los re­sul­ta­dos y con­te­ni­dos de la in­ves­ti­ga­ción. En es­te ca­so, el he­cho de ele­gir otras es­pe­cies per­mi­tió re­con­si­de­rar mu­chos as­pec­tos y su­pues­tos que se da­ban por sen­ta­dos. Por ejem­plo, una de las pri­me­ras co­sas que se hi­zo fue ree­va­luar la ac­tua­ción y el pa­pel de las hem­bras y dar­le la vuel­ta al es­te­reo­ti­po de hem­bra pa­si­va y de­pen­dien­te. Así, a lo lar­go de los ocho años que las hem­bras de go­ri­la con­vi­ven con las crías, les en­se­ñan las dis­tan­cias que hay que re­co­rrer, los lu­ga­res don­de ha­llar los fru­tos, las épo­cas de ma­du­ra­ción, et­cé­te­ra; to­do es­to du­ran­te los des­pla­za­mien­tos, que son de unos cua­ren­ta ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Otra de las co­sas que se hi­zo fue ree­xa­mi­nar la di­fe­ren­cia se­xual, cues­tio­nan­do mu­chos su­pues­tos de la pri­ma­to­lo­gía: la alian­za, do­mi­na­ción y agre­sión del ma­cho con la con­ni­ven­cia de la hem­bra. Así, se ana­li­za la im­por­tan­cia de los vín­cu­los es­ta­ble­ci­dos a tra­vés de las re­des ma­tri­li­nea­les, la aser­ti­vi­dad se­xual, las es­tra­te­gias so­cia­les, las ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas y la com­pe­ti­ti­vi­dad por el éxi­to re­pro­duc­ti­vo de las hem­bras. Re­sul­tó, por ejem­plo, que eran las vie­jas hem­bras man­dri­les quie­nes de­ter­mi­na­ban la ru­ta dia­ria pa­ra el fo­rra­jeo, así co­mo las que pro­por­cio­nan es­ta­bi­li­dad so­cial, mien­tras que los ma­chos van de gru­po en gru­po.

Ciencia, valores e ideología


Son mu­chos los ejem­plos de las cien­cias bio­so­cia­les que pue­den ex­po­ner­se. Es­tos nos en­se­ñan al­gu­nas co­sas. Por ejem­plo, que a par­tir de una mis­ma teo­ría y con­cep­tos pue­den ex­traer­se di­fe­ren­tes re­cons­truc­cio­nes de la rea­li­dad, in­ter­pre­tan­do de dis­tin­to mo­do los he­chos. Y que nues­tros su­pues­tos ideo­ló­gi­cos y va­lo­res pue­den con­du­cir­nos a ob­ser­var los he­chos de otro mo­do y eva­luar la mis­ma evi­den­cia de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Tam­bién nos mues­tran, en­tre otras co­sas, que el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co es­tá su­ma­men­te es­truc­tu­ra­do y or­ga­ni­za­do; cual­quier so­cie­dad in­ten­ta pro­du­cir el co­no­ci­mien­to que me­jor sa­tis­fa­ga sus ne­ce­si­da­des so­cia­les, po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas, lo que de­ter­mi­na qué ti­po de cues­tio­nes se pue­den plan­tear y cuá­les son los me­dios dis­po­ni­bles pa­ra ello. Esa es­truc­tu­ra­ción y or­ga­ni­za­ción no se da só­lo en el te­rre­no ins­ti­tu­cio­nal, si­no tam­bién en el ni­vel de las creen­cias. Por ese mo­ti­vo es ne­ce­sa­rio con­tar con to­dos los pun­tos de vis­ta que sea po­si­ble pa­ra cons­truir una cien­cia de to­das y to­dos, y pa­ra to­das y to­dos.
 
Eu­la­lia Pé­rez Se­de­ño
Ins­ti­tu­to de Fi­lo­so­fía,
Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas, España.
No­ta
Una pri­me­ra ver­sión de es­te ar­tí­cu­lo, más re­du­ci­da, apa­re­ció en Ema­kun­de, Di­ciem­bre de 2002, con el tí­tu­lo ¿Tie­ne se­xo la cien­cia?

Re­fe­ren­cias bi­blio­grá­fi­cas:
 
Schie­bin­ger, L. 1989. The Mind Has No Sex? Wo­men in the Ori­gins of Mo­dern Scien­ce. Har­vard Uni­ver­sity Press, Cam­brid­ge, Mass/ Lon­dres.
Pé­rez Se­de­ño, E. 1998. “Las amis­ta­des pe­li­gro­sas”, en La cons­truc­ción so­cial de lo fe­me­ni­no, Gó­mez Ro­drí­guez, A. (ed.). Ed. de la Uni­ver­si­dad de La La­gu­na, Te­ne­ri­fe.
Pé­rez Se­de­ño, E. 2003. “Las mu­je­res en la his­to­ria de la cien­cia”, en Quark, nº 27, http://ww­w.i­mi­m.es/ quark­/num­27/De­fault.htm.
Pé­rez Se­de­ño, E. 2000. “Ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de la cien­cia, va­lo­res epis­té­mi­cos y con­tex­tua­les: un ca­so ejem­plar”, en Cua­der­nos Pa­gú, vol. 15, http://www. cam­pus-oei.org­/sa­lact­si­/se­de­no1.htm.
Pé­rez Se­de­ño, E. 2000. “And the win­ner is… Al­gu­nas re­fle­xio­nes que pue­den lle­var a una vi­sión más ajus­ta­da de la cien­cia”, en Fi­lo­so­fía en el fin de si­glo. Ma­te­ria­les pa­ra un aná­li­sis del pen­sa­mien­to del si­glo xx, Ra­cio­ne­ro, Q. y S. Ro­yo (eds.), éndoxa, Se­ries Fi­lo­só­fi­cas, núm. 12, Ma­drid.
Pé­rez Se­de­ño, E. (en pren­sa). “Ob­je­ti­vi­dad y va­lo­res des­de una pers­pec­ti­va fe­mi­nis­ta”, en En­cuen­tro Na­cio­nal de Cien­cia, Tec­no­lo­gía y Gé­ne­ro, Bláz­quez, N. et al. (eds.) ceiih, unam, Mé­xi­co.
Pé­rez Se­de­ño, E. 2003. La si­tua­ción de las mu­je­res en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo de cien­cia y tec­no­lo­gía es­pa­ñol. Es­tu­dio rea­li­za­do pa­ra el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, Cul­tu­ra y De­por­tes es­pa­ñol den­tro de su Pro­gra­ma de aná­li­sis y es­tu­dios de ac­cio­nes des­ti­na­das a la me­jo­ra de la ca­li­dad de la en­se­ñan­za su­pe­rior y de ac­ti­vi­da­des del pro­fe­so­ra­do uni­ver­si­ta­rio, REF: S2/EA2003-0031. Dis­po­ni­ble en www.mecd. e­s/u­niv/
Bleier, R. 1984. Scien­ce and Gen­der. Per­ga­mon Press, Nue­va York.
Hub­bard, R. 1992. The Po­li­tics of Wo­men’s Bio­logy. Rut­gers Univ. Press, New Bruns­wick.
Tua­na, N. The Less No­ble Sex. In­dia­na Uni­ver­sity Press.
Mar­tí­nez Pu­li­do, C. 2003. El pa­pel de la mu­jer en la evo­lu­ción hu­ma­na. Bi­blio­te­ca Nue­va, Ma­drid.
 _______________________________________________________________
 

 

como citar este artículo

Pérez Sedeño, Eulalia. (2005). Una ciencia, ¿de quién y para quién? Ciencias 77, enero-marzo, 18-26. [En línea]
  Regresar al índice artículo siguiente
1 12
     
La elec­ción fe­me­ni­na
 
Jor­ge Con­tre­ras Gar­du­ño, Ale­jan­dro Cór­do­ba Agui­lar y Al­fre­do V. Pe­ret­ti
conoce más del autor
     
     
HTML PDF

   
     
 
 
 
En mu­chas es­pe­cies, al lle­gar a la ma­du­rez los ma­chos pre­sen­tan ca­rac­te­rís­ti­cas se­xua­les se­cun­da­rias que los ha­cen más vis­to­sos que las hem­bras. Por ejem­plo, en el quet­zal (Pha­ro­mach­rus mo­cin­no) las plu­mas que cu­bren la co­la son ex­tre­ma­da­men­te lar­gas, mien­tras que los al­ces (Al­ces al­ces) o los es­ca­ra­ba­jos de los gé­ne­ros Chal­co­so­ma, Me­ga­so­ma y Dy­nas­tes, de­sa­rro­llan gran­des cor­na­men­tas y se en­fren­tan con­tra otros ma­chos en ago­ta­do­ras ba­ta­llas. La teo­ría de la se­lec­ción se­xual pro­pues­ta por Dar­win su­gie­re que la pre­sen­cia de or­na­men­tos y las pe­leas au­men­tan las pro­ba­bi­li­da­des de co­pu­lar con las hem­bras, ya que és­tas es­co­gen a su pa­re­ja con ba­se en di­chas pro­pie­da­des. El mis­mo au­tor dis­tin­gue dos mo­da­li­da­des de ac­ción de la se­lec­ción se­xual, la elec­ción fe­me­ni­na —tér­mi­no que no se re­fie­re a una elec­ción cons­cien­te de pa­re­ja— y la com­pe­ten­cia en­tre ma­chos; am­bas se han co­rro­bo­ra­do am­plia­men­te en las úl­ti­mas tres dé­ca­das.

En la pri­me­ra, uno de los im­pac­tos re­la­ti­va­men­te re­cien­tes fue el des­cu­brir que las hem­bras que apa­ren­te­men­te eran mo­nó­ga­mas so­lían co­pu­lar con otro ma­cho, lo que re­du­ce la pa­ter­ni­dad de sus pa­re­jas. Sin em­bar­go, ac­tual­men­te exis­te un fuer­te de­ba­te en­tre quie­nes sos­tie­nen la no­ción de la elec­ción fe­me­ni­na y los que de­fien­den la idea del con­flic­to se­xual. La úl­ti­ma su­gie­re que co­mo la pre­sión por te­ner hi­jos es ma­yor en los ma­chos —ya que las hem­bras no tie­nen tan­to pro­ble­ma en de­jar des­cen­den­cia—, ca­bría es­pe­rar que en ellos evo­lu­cio­nen con­duc­tas o es­truc­tu­ras coer­ci­ti­vas que in­duz­can a la hem­bra a co­pu­lar, aun cuan­do las pon­gan en ries­go —por ejem­plo, que au­men­te su mor­ta­lidad.

Por su par­te, la idea de que los ma­chos com­pi­ten por el ac­ce­so a las hem­bras, o por los re­cur­sos que las atraen, qui­zá por ob­via no ha ge­ne­ra­do con­tro­ver­sia. Pe­ro en tor­no a la elec­ción fe­me­ni­na exis­ten un sin­fín de pre­gun­tas. Las hi­pó­te­sis que in­ten­tan dar res­pues­ta a al­gu­nas de ellas per­mi­ten rea­li­zar una bre­ve re­vi­sión crí­ti­ca de es­ta mo­da­li­dad.

¿Por qué eli­ge el se­xo fe­me­ni­no?


Las hem­bras, en la ma­yo­ría de las es­pe­cies, apor­tan más re­cur­sos que los ma­chos en la pro­duc­ción y éxi­to de la pro­ge­nie. Un as­pec­to ge­ne­ral en el que to­das coin­ci­den es que los óvu­los son gran­des y con­tri­bu­yen con los prin­ci­pa­les re­cur­sos pa­ra el man­te­ni­mien­to de los em­brio­nes, mien­tras que los es­per­ma­to­zoi­des só­lo pro­veen el ma­te­rial ge­né­ti­co —di­fe­ren­cias que pue­den ser con­si­de­ra­ble­men­te gran­des en al­gu­nos or­ga­nis­mos. En vis­ta de ello, se cree que las hem­bras de­ben ele­gir cui­da­do­sa­men­te a su pa­re­ja, ya que tie­nen que ad­mi­nis­trar sus re­cur­sos. Es­to se ha co­rro­bo­ra­do al es­tu­diar los po­cos ca­sos en don­de se per­ci­be una in­ver­sión en el pa­pel de ca­da se­xo, es­to es, los ma­chos es­co­gen pa­re­ja y las hem­bras com­pi­ten —co­mo en al­gu­nas es­pe­cies de aves en don­de las hem­bras pue­den pe­lear, cor­te­jar o can­tar pa­ra atraer a los ma­chos.

Usual­men­te los ma­chos atraen a las hem­bras por me­dio de sus or­na­men­tos —con­duc­tua­les, fi­sio­ló­gi­cos o mor­fo­ló­gi­cos—; ellas tie­nen hi­jos con aque­llos que ex­hi­ben las con­duc­tas y or­na­men­tos más ela­bo­ra­dos, pe­ro ¿qué be­ne­fi­cios ob­tie­nen de co­pu­lar con esos ma­chos? Pues bien, se co­no­cen al me­nos ocho ti­pos de be­ne­fi­cios.

Ase­gu­rar la fer­ti­li­za­ción es el pri­me­ro, y pos­tu­la que las hem­bras po­drían ele­gir a los ma­chos más fér­ti­les —con más es­per­ma­to­zoi­des via­bles y sin mu­ta­cio­nes— pa­ra re­du­cir la pro­ba­bi­li­dad de que al­gu­nos de sus óvu­los no sean fe­cun­da­dos. Por ejem­plo, en la ma­ri­po­sa Pie­ris pro­to­di­ce exis­te una co­rre­la­ción po­si­ti­va en­tre la in­ten­si­dad del cor­te­jo con la can­ti­dad de es­per­ma­to­zoi­des. Au­na­do a ello, se ha per­ci­bi­do que las hem­bras pre­fie­ren co­pu­lar con los ma­chos de cor­te­jos más ela­bo­ra­dos por­que re­fle­ja la can­ti­dad de es­per­ma­to­zoi­des, su via­bi­li­dad o su ba­jo nú­me­ro de mu­ta­cio­nes.

El ac­ce­so a los re­cur­sos, el se­gun­do, es­ti­pu­la que cuan­do una hem­bra eli­ge un ma­cho que con­tro­la re­cur­sos a los que no tie­ne ac­ce­so por sí so­la, pue­de au­men­tar su nú­me­ro de hi­jos o el éxi­to en la su­per­vi­ven­cia de és­tos. Ade­más, en mu­chas es­pe­cies ocu­rre que el de­sa­rro­llo de los or­na­men­tos o cor­te­jos mas­cu­li­nos se co­rre­la­cio­na po­si­ti­va­men­te con la ca­li­dad de los re­cur­sos de­fen­di­dos. Por ejem­plo, la ra­na to­ro (Ra­na ca­tes­bia­na) res­guar­da te­rri­to­rios en las char­cas y la­gos don­de las hem­bras po­nen sus hue­vos, ellas es­co­gen a los de can­to más fuer­tes y ela­bo­ra­do, que pre­ser­van los me­jo­res te­rri­to­rios. Se ha ob­ser­va­do que la ca­li­dad del te­rri­to­rio es­tá re­la­cio­na­da, a su vez, con la su­per­vi­ven­cia de las crías, por lo que las hem­bras ob­tie­nen un be­ne­fi­cio pa­ra la pro­ge­nie al ele­gir a un ma­cho muy vi­go­ro­so.

Los be­ne­fi­cios ali­men­ta­rios es­ta­ble­cen que los ma­chos, en al­gu­nas es­pe­cies de in­sec­tos y aves, pro­veen a las hem­bras de ali­men­to an­tes, du­ran­te o des­pués de la có­pu­la. En­tre lo que pue­den ofre­cer hay pre­sas, pro­teí­nas in­mer­sas en el flui­do se­mi­nal, par­tes de su cuer­po, e in­clu­so és­te com­ple­to, que pue­de ser­vir de ali­men­to. In­ves­ti­ga­cio­nes en in­sec­tos, co­mo gri­llos, y en ara­ñas han pues­to de ma­ni­fies­to que es­tos re­ga­los nup­cia­les in­cre­men­tan la fe­cun­di­dad y la su­per­vi­ven­cia de las ­hembras.

La ayu­da o cui­da­do pa­ren­tal es el cuar­to. La ca­pa­ci­dad de la pa­re­ja pa­ra cui­dar las crías po­dría ser una ca­rac­te­rís­ti­ca que las hem­bras —o los ma­chos— es­co­gen, y la im­por­tan­cia de ele­gir­la ra­di­ca tam­bién en la su­per­vi­ven­cia o ca­li­dad de las crías. En al­gu­nas aves, don­de es fun­da­men­tal que la ta­rea de cui­dar la pro­ge­nie sea efec­tua­da por am­bos se­xos, la ca­li­dad de crian­za es un as­pec­to me­du­lar per­se­gui­do por las hem­bras.

La dis­mi­nu­ción de ries­gos aso­cia­dos a la com­pe­ten­cia mas­cu­li­na es el quin­to ti­po. En és­ta se su­gie­re que las hem­bras es­co­gen a los ma­chos más fuer­tes y de ma­yor do­mi­nan­cia pa­ra re­du­cir el ries­go de que la có­pu­la sea in­te­rrum­pi­da por com­pe­ti­do­res, ya que en va­rias es­pe­cies de ver­te­bra­dos e in­ver­te­bra­dos se ha ob­ser­va­do que las hem­bras pue­den mo­rir du­ran­te una con­tien­da en­tre ma­chos. Una ver­sión di­fe­ren­te a es­ta hi­pó­te­sis es que las hem­bras, da­do el aco­so se­xual mas­cu­li­no, ac­ce­den a la có­pu­la pa­ra dis­mi­nuir los cos­tos del aco­so.

La elec­ción por in­com­pa­ti­bi­li­dad ge­né­ti­ca se ba­sa en que las hem­bras pue­den bus­car jue­gos ge­né­ti­cos com­ple­men­ta­rios a los su­yos. Un ejem­plo de es­to se ha ob­ser­va­do en ra­to­nes y se­res hu­ma­nos, en los que hay es­tu­dios que mues­tran que las hem­bras eli­gen a los que no son afi­nes a ellas en el com­ple­jo prin­ci­pal de his­to­com­pa­ti­bi­li­dad, el cual es de­tec­ta­do por me­dio del olor de los ma­chos o de sus se­cre­cio­nes. En los hu­ma­nos, las pre­fe­ren­cias por hom­bres que di­fie­ren en es­te ras­go po­dría evi­tar la en­do­ga­mia. Por su par­te, es­tu­dios en in­sec­tos, pe­ces, aves y ma­mí­fe­ros su­gie­ren que las hem­bras re­cha­zan la có­pu­la cuan­do el ma­cho es­ta ge­né­ti­ca­men­te em­pa­ren­ta­do con ella, pe­ro la acep­tan con los que no lo es­tán.

El sép­ti­mo ti­po de be­ne­fi­cio ema­na de la teo­ría de los hi­jos atrac­ti­vos. Si­guien­do la idea de Dar­win, Ro­nald Fis­her pro­pu­so en 1930 que si la mag­ni­tud en la ex­pre­sión de los or­na­men­tos era he­re­da­ble, los hi­jos de ma­chos muy or­na­men­ta­dos tam­bién ten­drían esa ca­rac­te­rís­ti­ca y po­drían ser más atrac­ti­vos pa­ra otras hem­bras. Así, las que los eli­jan ob­ten­drían más hi­jos y pos­te­rior­men­te, más nie­tos. Fis­her lla­mó a es­ta hi­pó­te­sis el pro­ce­so des­bo­ca­do —ru­na­way se­lec­tion— por­que asu­mió que las hem­bras he­re­dan la pre­fe­ren­cia por or­na­men­tos ela­bo­ra­dos, mien­tras que los ma­chos re­ci­ben, pre­ci­sa­men­te, el fe­no­ti­po que las hem­bras bus­can, lo cual re­sul­ta en una re­tro­ali­men­ta­ción po­si­ti­va en­tre el ta­ma­ño de los or­na­men­tos y la pre­fe­ren­cia de las hem­bras en ge­ne­ra­cio­nes sub­si­guien­tes. Se­gún tal pro­pues­ta, es­te pro­ce­so fa­vo­re­ce el de­sa­rro­llo de or­na­men­tos ca­da vez más ela­bo­ra­dos, has­ta que fi­nal­men­te son tan cons­pi­cuos que los ma­chos que los por­tan pue­den ser pe­na­li­za­dos por la se­lec­ción na­tu­ral —por ejem­plo, que el or­na­men­to sea tan vis­to­so que el por­ta­dor sea fá­cil pre­sa de un de­pre­da­dor.

La ca­li­dad ge­né­ti­ca pa­ra la pro­ge­nie es el úl­ti­mo ti­po de be­ne­fi­cio. En los años se­ten­tas, Amotz Za­ha­vi, de la Uni­ver­si­dad de Tel Aviv, pro­pu­so el prin­ci­pio de las des­ven­ta­jas —han­dicap prin­ci­ple—, un mo­de­lo que su­giere que las hem­bras bus­can en los ma­chos al­gún ti­po de cua­li­da­des que pro­vean de ma­yor re­sis­ten­cia o su­per­vi­ven­cia a la pro­ge­nie. Za­ha­vi sos­tie­ne que la pre­sen­cia e in­ten­si­dad de los or­na­men­tos o los des­plie­gues po­drían re­fle­jar es­tas cua­li­da­des. La base de la idea es que los ca­rac­te­res tie­nen un cos­to de de­pre­da­ción y man­te­ni­mien­to, ya que de otra ma­ne­ra cual­quier ma­cho los pro­du­ci­ría. A es­te prin­ci­pio tam­bién se le lla­ma mo­de­lo de bue­nos ge­nes, al con­si­de­rar que las hem­bras, de ma­ne­ra in­di­rec­ta, se­lec­cio­nan ge­nes que con­fie­ren a sus hi­jos ven­ta­jas de via­bi­li­dad y ade­cua­ción. Des­de una pers­pec­ti­va glo­bal, es­tos es­tu­dios pue­den di­vi­dir­se en tres ca­te­go­rías: 1) la re­la­ción en­tre la ela­bo­ra­ción de or­na­men­tos y via­bi­li­dad de las crías, 2) la re­sis­ten­cia a pa­rá­si­tos y en­fer­me­da­des, y 3) la si­me­tría cor­po­ral.

Un ejem­plo de la pri­me­ra se ha ob­ser­va­do en el car­bo­ne­ro co­mún (Pa­rus ma­yor). En es­ta es­pe­cie, las hem­bras es­co­gen a los ma­chos que pre­sen­tan lí­neas lar­gas en el pe­cho. El ta­ma­ño de las lí­neas es he­re­da­ble y los hi­jos de los que tie­nen lí­neas lar­gas vi­ven más tiem­po que los de ma­chos con lí­neas cor­tas. Por es­to, la via­bi­li­dad de los hi­jos no se de­be a la di­fe­ren­cia en el cui­da­do pa­ren­tal, ta­ma­ño del hue­vo ni otros fac­to­res am­bien­ta­les, si­no al ta­ma­ño de las lí­neas del pe­cho de sus pa­dres. Sin em­bar­go, re­cien­te­men­te se ha pro­pues­to que re­sul­ta­dos co­mo és­te de­ben rea­na­li­zar­se, ya que las hem­bras que co­pu­lan con ma­chos de bue­na ca­li­dad in­vier­ten más tes­tos­te­ro­na en los hue­vos en com­pa­ra­ción con las que co­pu­lan con ma­chos de ba­ja ca­li­dad, y es es­ta in­ver­sión di­fe­ren­cial lo que fi­nal­men­te de­ter­mi­na­ría la su­per­vi­ven­cia de los hi­jos. Re­la­cio­na­do con es­to, en el ána­de real (Anas platyrhyn­chos) se ha de­tec­ta­do que cuan­do las hem­bras co­pu­lan con ma­chos atrac­ti­vos po­nen hue­vos más gran­des que cuan­do lo ha­cen con los po­co atrac­ti­vos. De allí la su­ge­ren­cia de que el ta­ma­ño del hue­vo se re­la­cio­na con la su­per­vi­ven­cia de las crías, y al pa­re­cer las res­pon­sa­bles son las hem­bras y no la ad­qui­si­ción de bue­nos ge­nes. Es­to re­fuer­za la idea de que se re­quie­re un re­plan­tea­mien­to de los es­tu­dios que en prin­ci­pio apo­yan la hi­pó­te­sis de los bue­nos ge­nes.

La re­fe­ren­te a la re­sis­ten­cia a pa­rá­si­tos y en­fer­me­da­des in­di­ca que és­ta se re­fle­ja en el cor­te­jo o los or­na­men­tos. Al­gu­nos tra­ba­jos en ar­tró­po­dos, pe­ces, rep­ti­les, ma­mí­fe­ros y aves apo­yan es­ta idea. Por ejem­plo, en la li­bé­lu­la Ca­lop­teryx hae­morr­hoi­da­lis, se ha ob­ser­va­do una am­plia va­ria­ción en la can­ti­dad del pig­men­to de las alas de los ma­chos, quie­nes cor­te­jan a las hem­bras mos­tran­do la pig­men­ta­ción; los pre­fe­ri­dos son los más pig­men­ta­dos. Re­sul­ta in­te­re­san­te que la can­ti­dad de pig­men­to es in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal al nú­me­ro de pa­rá­si­tos in­tes­ti­na­les de sus por­ta­do­res y se ha vis­to que los ma­chos más pig­men­ta­dos vi­ven más, pro­ba­ble­men­te de­bi­do a que los pa­rá­si­tos no con­su­men el ali­men­to in­ge­ri­do por sus hos­pe­de­ros. Ade­más, son más exi­to­sos en la de­fen­sa de te­rri­to­rios. Es po­si­ble que las hem­bras ad­quie­ran in­for­ma­ción acer­ca de la can­ti­dad de pa­rá­si­tos de los ma­chos con ba­se en su can­ti­dad de pig­men­to. Un as­pec­to muy im­por­tan­te que aún fal­ta por es­tu­diar­se es si el gra­do de pig­men­ta­ción y la re­sis­ten­cia a los pa­rá­si­tos son he­re­da­bles. Es­ta hi­pó­te­sis se ha ana­li­za­do am­plia­men­te en es­pe­cies cu­yo sis­te­ma vi­sual es­tá muy de­sa­rro­lla­do, pe­ro aún fal­ta in­da­gar si las es­pe­cies con un sis­te­ma vi­sual me­nos de­sa­rro­lla­do, pe­ro con uno qui­mio- o me­cano-re­cep­tor muy de­sa­rro­lla­do per­ci­ben in­di­rec­ta­men­te el gra­do de pa­ra­si­tis­mo de los ­machos.

Fi­nal­men­te, la hi­pó­te­sis de la si­me­tría cor­po­ral es­ta ba­sa­da en la in­ca­­pa­ci­dad que tiene un or­ga­nis­mo pa­ra produ­cir es­truc­tu­ras per­fec­ta­men­te si­mé­tri­cas. És­ta su­gie­re que só­lo aque­llos ca­pa­ces de to­le­rar y su­pe­rar con éxi­to de­sa­ve­nen­cias am­bien­ta­les —co­mo tem­pe­ra­tu­ras ad­ver­sas, fac­to­res quí­mi­cos, po­ca co­mi­da, den­si­dad de la po­bla­ción u otros que pro­vo­quen al­gún ti­po de ten­sión du­ran­te el de­sa­rro­llo— o ge­né­ti­cas —co­­mo la pér­di­da de va­ria­ción ge­né­ti­ca, la ho­mo­ci­go­sis, la hi­bri­da­ción o las mu­ta­cio­nes—, pro­du­ci­rán es­truc­tu­ras bi­la­te­ra­les si­mé­tri­cas. Por ejem­plo, en la mos­ca es­cor­pión (Pa­nor­pa ja­po­ni­ca), las hem­bras pre­fie­ren co­pu­lar con un ma­cho de cuer­po si­mé­tri­co. Ac­tual­men­te, es­ta hi­pó­te­sis ha su­fri­do va­rios re­ve­ses de or­den me­to­do­ló­gi­co —pro­ble­mas en la me­di­ción de es­truc­tu­ras— y, aún más im­por­tan­te, de ubi­cui­dad —no pa­re­ce que la si­me­tría in­di­que ne­ce­sa­ria­men­te ma­yo­res ven­ta­jas.

¿Por qué copulan más de una vez?


Cuan­do co­pu­la con va­rias hem­bras un ma­cho au­men­ta su nú­me­ro de hi­jos. Sin em­bar­go, los be­ne­fi­cios pa­ra las hem­bras al co­pu­lar con va­rios ma­chos no son cla­ros por­que a) to­dos sus óvu­los po­ten­cia­les pue­den fe­cun­dar­se con una so­la in­se­mi­na­ción, por lo que una có­pu­la pa­re­ce ser su­fi­cien­te; b) exis­ten cos­tos in­he­ren­tes al co­pu­lar de for­ma múl­ti­ple, co­mo en­fer­me­da­des ve­né­reas, ex­po­si­ción a de­pre­da­do­res, gas­to de tiem­po que po­dría uti­li­zar­se en otras ac­ti­vi­da­des —por ejem­plo, la ali­men­ta­ción—, en­tre otros.

A pe­sar de ello, se han pro­pues­to dos ti­pos de be­ne­fi­cios, los di­rec­tos y los in­di­rec­tos. Los pri­me­ros se re­fie­ren a efec­tos po­si­ti­vos en la hem­bra co­mo ase­gu­rar la fer­ti­li­za­ción de sus óvu­los, ad­qui­rir nu­tri­men­tos —si la có­pu­la pue­de ser usa­da tam­bién pa­ra su trans­fe­ren­cia—, con­se­guir cui­da­do pa­ren­tal de va­rios ma­chos y evi­tar que las hos­ti­guen cons­tan­te­men­te pa­ra tra­tar de co­pu­lar con ella. Los in­di­rec­tos se re­fie­ren a los be­ne­fi­cios pa­ra la pro­ge­nie, co­mo la di­ver­si­dad ge­né­ti­ca, bue­nos ge­nes o que ten­gan un gran atrac­ti­vo or­na­men­tal y, por con­si­guien­te, ad­qui­rir ma­yor via­bi­lidad.

Ade­más de las có­pu­las múl­ti­ples ex­tra-pa­re­ja, se han ob­ser­va­do tam­bién in­tra-pa­re­ja. Por ejem­plo, los hal­co­nes (Fal­co spar­ve­rius) co­pu­lan más de 500 ve­ces por ni­da­da y los leo­nes (Phan­te­ra leo) lo ha­cen apro­xi­ma­da­men­te ca­da 15 mi­nu­tos du­ran­te los cua­tro días del es­tro. En al­gu­nas es­pe­cies, la ma­yo­ría de las có­pu­las son so­li­ci­ta­das por las hem­bras, co­mo las del ave Cal­ca­rius pic­tus que so­li­ci­tan 99%. Se ha pro­pues­to que las hem­bras tie­nen có­pu­las múl­ti­ples in­tra-pa­re­ja cuan­do los ma­chos apor­tan bue­nos re­cur­sos, bue­nos ge­nes, crías atrac­ti­vas o buen cui­da­do pa­ren­tal, y que és­tas po­drían evi­tar que su pa­re­ja dis­mi­nu­ya el apor­te o que de­ser­te por el in­te­rés de te­ner otra pa­re­ja.

Otras hi­pó­te­sis que tra­tan de ex­pli­car la evo­lu­ción de las có­pu­las múl­ti­ples in­tra-pa­re­ja son a) la es­ti­mu­la­ción de la hem­bra pa­ra in­du­cir la ovu­la­ción; b) re­du­cir la po­si­bi­li­dad de que otro ma­cho co­pu­le con la hem­bra, dis­mi­nuir la pro­por­ción de es­per­ma­to­zoi­des de otro(s) y au­men­tar sus pro­ba­bi­li­da­des de éxi­to; c) me­jor cui­da­do pa­ter­no si los ma­chos es­tán se­gu­ros de su pa­ter­ni­dad —por ejem­plo, se ha ob­ser­va­do que exis­te una re­la­ción po­si­ti­va en­tre la can­ti­dad de ali­men­to que los ma­chos pro­por­cio­nan a sus crías y el nú­me­ro de có­pu­las in­tra-pa­re­ja en las go­lon­dri­nas (Hi­run­do rus­ti­ca). Sin em­bar­go, aún se du­da si los ma­chos ajus­tan su in­ver­sión pa­ter­na en fun­ción de su cer­te­za de pa­ter­ni­dad, ya que no se sa­be có­mo pue­den per­ci­bir si son sus hi­jos las crías que es­tán ali­men­tan­do. No obs­tan­te, exis­te un cla­ro ejem­plo de re­duc­ción en la in­ver­sión pa­ter­na en los pá­ja­ros bo­bos de pa­tas azu­les (Su­la ne­bou­xii), ya que los ma­chos pue­den rom­per el pri­mer hue­vo que po­ne su pa­re­ja si de­tec­ta­ron có­pu­las con otro o se en­con­tra­ban au­sen­tes du­ran­te el pe­río­do fér­til de las hembras.

¿Cuán­do ter­mi­na la elec­ción fe­me­ni­na?


An­ti­gua­men­te se creía que los pro­ce­sos de la se­lec­ción se­xual ter­mi­na­ban an­tes de la có­pu­la o la trans­fe­ren­cia de ga­me­tos. Sin em­bar­go, el he­cho de que las hem­bras co­pu­len con va­rios ma­chos lle­vó a Geof­frey A. Par­ker, de la Uni­ver­si­dad de Li­ver­pool en el Rei­no Uni­do, a pro­po­ner que aún des­pués de la có­pu­la los es­per­ma­to­zoi­des de dos o más ma­chos com­pe­tían por la fer­ti­li­za­ción de los óvu­los, fe­nó­me­no co­no­ci­do co­mo com­pe­ten­cia es­per­má­ti­ca. Se cree que la pre­sión de es­ta com­pe­ten­cia ha da­do lu­gar a adap­ta­cio­nes mas­cu­li­nas que in­cre­men­tan las po­si­bi­li­da­des de éxi­to del que co­pu­la y re­du­cen las de los ri­va­les. A fa­vor de es­to, se ha ob­ser­va­do que los ma­chos pue­den re­mo­ver el se­men al­ma­ce­na­do de co­pu­las pre­vias, en­tre otros mu­chos ejem­plos. Wi­lliam G. Eber­hard de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca pro­pu­so que no sólo la com­pe­ten­cia mas­cu­li­na con­ti­núa du­ran­te o des­pués de la có­pu­la, si­no que las hem­bras po­drían se­guir ejer­cien­do su elec­ción. És­ta, co­no­ci­da co­mo elec­ción críp­ti­ca fe­me­ni­na, ape­nas co­mien­za a ex­plo­rar­se y ac­tual­men­te es ma­te­ria de mu­cha con­tro­ver­sia, prin­ci­pal­men­te por­que re­sul­ta di­fí­cil es­tu­diar los pro­ce­sos in­ter­nos que lle­va­rían a ca­bo la elec­ción. No obs­tan­te, se han su­ge­ri­do al me­nos vein­te for­mas me­dian­te las cua­les las hem­bras po­drían ejer­cer su elec­ción des­pués de la có­pu­la. En­tre és­tas se en­cuen­tran la ex­pul­sión de es­per­ma­to­zoi­des de ma­ne­ra di­fe­ren­cial, no lle­var a ca­bo la ovu­la­ción o ma­du­ra­ción de los hue­vos y los abor­tos. Es­tos fe­nó­me­nos, muy co­mu­nes en la na­tu­ra­le­za, aho­ra son ob­ser­va­dos con dis­tin­tos ojos por los es­tu­dio­sos de la se­lec­ción se­xual.


Con­flic­to en­tre se­xos


La in­te­rac­ción ma­cho-hem­bra siem­pre tie­ne co­mo ba­se un con­flic­to: los ma­chos in­ten­ta­rán te­ner ma­yor con­trol de los hi­jos apa­reán­do­se in­dis­cri­mi­na­da­men­te, mien­tras que las hem­bras ele­gi­rán cui­da­do­sa­men­te a su pa­re­ja. Brett Ho­lland y Wi­lliam R. Ri­ce, de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, de­sa­rro­lla­ron for­mal­men­te la idea de un con­flic­to don­de los se­xos son vis­tos co­mo en­ti­da­des que coe­vo­lu­cio­nan en pug­na por con­tro­lar la re­pro­duc­ción a cos­ta de los in­te­re­ses del otro. Mien­tras que en los ma­chos se de­sa­rro­llan ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra eva­dir los fil­tros fe­me­ni­nos, en las hem­bras evo­lu­cio­na­rían las ru­tas de con­trol. En vis­ta de la ma­yor pre­sión por de­jar des­cen­den­cia, los ma­chos ga­na­rían el con­flic­to si sus ca­rac­te­rís­ti­cas con­si­guen dis­mi­nuir la ade­cua­ción fe­me­ni­na.

La evi­den­cia del con­flic­to se­xual vie­ne de es­tu­dios en in­sec­tos. Tracy F. Chap­man y sus co­la­bo­ra­do­res, de la Uni­ver­sity Co­lle­ge of Lon­don, ob­ser­va­ron que en la mos­ca de la fru­ta (Dro­sop­hi­la me­la­no­gas­ter) los ma­chos in­tro­du­cen en su flui­do se­mi­nal pro­teí­nas que son tó­xi­cas pa­ra las hem­bras y que, a me­di­da que au­men­ta la can­ti­dad de pro­teí­nas, tam­bién lo ha­ce la to­xi­ci­dad del flui­do. En la mis­ma es­pe­cie, Wi­lliam R. Ri­ce y sus co­la­bo­ra­do­res obli­ga­ron a co­pu­lar a las hem­bras con ma­chos po­lí­ga­mos. En­con­tra­ron que las que fue­ron for­za­das a vi­vir en mo­no­ga­mia du­ran­te va­rias ge­ne­ra­cio­nes mu­rie­ron an­tes que las que siem­pre ha­bían si­do po­lí­ga­mas. Los au­to­res ar­gu­men­tan que, al vi­vir en po­li­ga­mia, en el eya­cu­la­do de los ma­chos se de­sa­rro­lla­ron sus­tan­cias muy no­ci­vas pa­ra las hem­bras y es­to im­pu­so un al­to cos­to en la su­per­vi­ven­cia de las hem­bras mo­nó­ga­mas, ya que no es­ta­ban pre­pa­ra­das pa­ra ha­cer fren­te al ar­ma­men­to mas­cu­li­no. Por es­to, las po­lí­ga­mas lo­gra­ron vi­vir más tiem­po de­bi­do a que de­sa­rro­lla­ron re­sis­ten­cia a esas sus­tan­cias.

La hi­pó­te­sis del con­flic­to, aun cuan­do ha ga­na­do mu­chos adep­tos, úl­ti­ma­men­te no des­car­ta la elec­ción fe­me­ni­na, aun­que apa­ren­te­men­te dis­mi­nu­ya la ade­cua­ción de las hem­bras, por­que lo úni­co que se ha me­di­do co­mo un fac­tor de ade­cua­ción es la su­per­vi­ven­cia. Es­to no ex­clu­ye que las hem­bras fa­vo­rez­can a ma­chos su­per agre­si­vos con tal de pa­sar es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas a sus hi­jos y ha­cer­los más ca­pa­ces en la com­pe­ten­cia con otros, por lo que es ne­ce­sa­rio me­dir la ade­cua­ción en tér­mi­nos rea­les de nú­me­ro de hi­jos o nie­tos.

Con­si­de­ra­cio­nes fi­na­les


Has­ta ha­ce po­cos años, la elec­ción fe­me­ni­na y los be­ne­fi­cios que ob­te­nían las hem­bras de co­pu­lar con los me­jo­res ma­chos eran las ex­pli­ca­cio­nes más acep­ta­das. Sin em­bar­go, ac­tual­men­te es­tas ideas es­tán en am­plia dis­pu­ta con las del con­flic­to se­xual. Los fu­tu­ros tra­ba­jos de­ben en­ca­mi­nar­se a pro­bar has­ta qué pun­to en ca­da es­pe­cie fun­cio­na uno u otro me­ca­nis­mo, in­clu­so am­bos, ya que mu­chos es­tu­dios de con­flic­to se­xual y de elec­ción fe­me­ni­na no son con­tun­den­tes ni ex­clu­yen­tes.

La idea del con­flic­to en­tre se­xos pro­po­ne que las hem­bras ten­drían cos­tos al co­pu­lar con más de un ma­cho, pe­ro en nin­gún es­tu­dio se ha me­di­do es­te pun­to des­de una pers­pec­tiva de re­le­van­cia evo­lu­ti­va —por ejem­plo, de la ade­cua­ción fe­me­ni­na a lo lar­go de va­rias ge­ne­ra­cio­nes. Só­lo si se de­mues­tra, en un am­plio aba­ni­co de es­pe­cies ani­ma­les, que las hem­bras ase­dia­das tie­nen me­nos nie­tos o bis­nie­tos que las que no lo son, en­ton­ces pue­de ha­blar­se de un cos­to re­le­van­te, pe­ro si és­te es en su­per­vi­ven­cia y aun así las hem­bras ase­dia­das pos­te­rior­men­te tie­nen una ma­yor ade­cua­ción que las que no lo son, el con­flic­to se­xual per­de­ría cre­di­bi­lidad.
 
Jor­ge Con­tre­ras Gar­du­ño
Ale­jan­dro Cór­do­ba Agui­lar
Ins­ti­tu­to de Eco­lo­gía,
Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co.
Al­fre­do V. Pe­ret­ti
Fa­cul­tad de Cien­cias Exac­tas, Fí­si­cas y Na­tu­rales,
Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba, Ar­gen­ti­na.
Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Bio­ló­gi­cas,
Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Es­ta­do de Hi­dal­go, México.
Re­fe­ren­cias bi­blio­grá­fi­cas:
 
An­ders­son, M. R. 1994. Se­xual Se­lec­tion. Prin­ce­ton Uni­ver­sity Press.
Birk­head, T. 2000. Pro­mis­cuity. Har­vard Uni­ver­sity Press. Rei­no Uni­do.
Birk­head, T. y A. Møller. 1998. Sperm Com­pe­ti­tion and Se­xual Se­lec­tion. Aca­de­mic Press.
Chap­man, T., G. Arnq­vist, J. Bang­ham y L. Ro­we. 2003. “Se­xual Con­flict”, en Trends in Eco­logy and Evo­lu­tion, núm. 18, pp. 41-47.
Dar­win, C. 1872. The Des­cent of Man and Se­lec­tion in Re­la­tion to Sex. John Mu­rray, Rei­no Uni­do.
Eber­hard, W. G. 1996. Se­xual Se­lec­tion by Cryp­tic Fe­ma­le Choi­ce. Prin­ce­ton Uni­ver­sity Press.
Kem­pe­naers, B. y B. C. Shel­don. 1997. “Stud­ying pa­ter­nity and pa­ren­tal ca­re: pit­falls and pro­blems”, en Anim. Be­hav., núm. 53, pp. 423-427.
Tri­vers, R. L. 1972. “Pa­ren­tal in­vest­ment and se­xual se­lec­tion”, en Se­xual se­lec­tion and the des­cen­dent of man. Camp­bell Press.
Za­ha­vi, A. y A. Za­ha­vi. 1997. The han­di­cap prin­ci­ple: a mis­sing pie­ce of Dar­win’s puzz­le. Ox­ford Uni­ver­sity Press.
_______________________________________________________________

 

como citar este artículo

Contreras Garduño, Jorge y Córdova Aguilar Alejandra, Peretti Alfredo V. (2005). La elección femenina. Ciencias 77, enero-marzo, 40-47. [En línea]
  Regresar al índice artículo siguiente
1 2
     
El clan Leakey. Percepciones femeninas en la primatología
 
María Emilia Beyer Ruiz
conoce más del autor
     
     
HTML PDF

   
     
 
 
 
La cien­cia, ca­rac­te­rís­ti­ca in­te­lec­tual de nues­tra es­pe­cie, es una ac­ti­vi­dad que bus­ca res­pues­tas a los fe­nó­me­nos que nos ro­dean. Du­ran­te si­glos el ejer­ci­cio de la pro­fe­sión cien­tí­fi­ca fue pre­rro­ga­ti­va del gé­ne­ro mas­cu­li­no; con el ar­gu­men­to de que es­ta la­bor re­que­ría el uso del in­te­lec­to y la edu­ca­ción for­mal, se afir­ma­ba que las mu­je­res po­co po­drían apor­tar en di­chas áreas pues la edu­ca­ción es­co­la­ri­za­da les es­ta­ba ve­ta­da y de acuer­do con la vi­sión mas­cu­li­na su in­te­lec­to era in­fe­rior.
 
Así, por mu­cho tiem­po las con­tri­bu­cio­nes del gé­ne­ro fe­me­ni­no a la cien­cia es­tu­vie­ron li­mi­ta­das. Sin em­bar­go, no to­dos los in­ves­ti­ga­do­res des­de­ña­ron la co­la­bo­ra­ción de mu­je­res —ejem­plos clá­si­cos son los des­cu­bri­mien­tos com­par­ti­dos de los es­po­sos Cu­rie. En di­ver­sos mo­men­tos fue po­si­ble la es­plén­di­da y fruc­tí­fe­ra la­bor que sur­ge de la par­ti­ci­pa­ción de hom­bres y mu­je­res en la bús­que­da de res­pues­tas que ex­pli­quen des­de un pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co el mun­do que nos ro­dea. Uno de es­tos ca­sos se fra­guó en tor­no a la fi­gu­ra de Louis Lea­key, hom­bre com­pro­me­ti­do con la for­ma­ción de re­cur­sos hu­ma­nos pa­ra con­ti­nuar las ta­reas por él ini­cia­das, que or­ga­ni­zó un pe­que­ño y se­lec­to gru­po de mu­je­res in­ves­ti­ga­do­ras que in­flu­ye­ron en el de­sa­rro­llo de la pri­ma­to­lo­gía y la eto­lo­gía.
 
Lea­key, uno de los an­tro­pó­lo­gos más re­co­no­ci­dos, ini­ció en 1931 la bús­que­da de los res­tos que pos­te­rior­men­te arro­ja­ron luz so­bre los orí­ge­nes del hom­bre en el con­ti­nen­te afri­ca­no. Has­ta su muer­te en 1972, pro­lon­gó sus pes­qui­sas dan­do fru­tos y res­pues­tas pa­ra la com­pren­sión del sur­gi­mien­to de nues­tra es­pe­cie. La apor­ta­ción que rea­li­zó a las cien­cias na­tu­ra­les sur­ge de su vi­sión más que de su ac­ti­vi­dad. Con­ven­ci­do de que el hom­bre pri­mi­ti­vo man­te­nía un es­tre­cho con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, de­ci­dió im­pul­sar una se­rie de in­ves­ti­ga­cio­nes des­de la pers­pec­tiva de la bio­lo­gía y la eco­lo­gía. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, Lea­key te­nía la hi­pó­te­sis de que pa­ra co­no­cer me­jor la es­truc­tu­ra so­cial y la for­ma de vi­da del hom­bre pri­mi­ti­vo era ne­ce­sa­rio es­tu­diar la con­duc­ta de los pri­ma­tes vi­vos más cer­ca­nos al hom­bre: el chim­pan­cé, el go­ri­la y el oran­gu­tán. Se­gún sus pro­pias pa­la­bras, “la con­duc­ta no se fo­si­li­za”, con lo que in­di­caba es­tar cons­cien­te de que no to­das las res­pues­tas es­tán al al­can­ce me­dian­te el es­tu­dio de los ob­je­tos y los ma­te­ria­les.
 
Lea­key creía fir­me­men­te en las ven­ta­jas del gé­ne­ro fe­me­ni­no pa­ra de­sa­rro­llar un pro­fun­do po­der de ob­ser­va­ción y un ver­da­de­ro com­pro­mi­so a lar­go pla­zo, dos fac­to­res fun­da­men­ta­les pa­ra la cien­cia y, en par­ti­cu­lar, pa­ra los di­fí­ci­les es­tu­dios en pri­ma­tes. La su­ge­ren­cia de in­tro­du­cir mu­je­res en un es­tu­dio de cam­po en con­di­cio­nes de to­tal ais­la­mien­to cau­só in­ten­sa con­tro­ver­sia, pe­ro Lea­key la afron­tó con­ven­ci­do de su éxi­to. A la sa­zón, ya con­ta­ba con el pri­mer miem­bro del gru­po, una se­cre­ta­ria in­gle­sa de nom­bre Ja­ne Goo­dall.

Ja­ne Goo­dall y los chim­pan­cés

Des­pués de tra­ba­jar en la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, Goo­dall, na­ci­da en 1934, reu­nió el di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra via­jar a Áfri­ca, don­de co­no­ció a Lea­key; és­te le pro­por­cio­nó un tra­ba­jo co­mo se­cre­ta­ria en el Mu­seo Coryn­don de Nai­ro­bi, pe­ro sus pla­nes pa­ra ella eran de­fi­ni­ti­va­men­te dis­tin­tos.
En 1960 Lea­key con­si­guió los per­mi­sos pa­ra ini­ciar el es­tu­dio de los chim­pan­cés de Gom­be, a ori­llas del La­go Tan­ga­ñi­ca. Es­tos pri­ma­tes ha­bían com­par­ti­do el eco­sis­te­ma con los se­res hu­ma­nos pri­mi­ti­vos, por lo tan­to eran una mues­tra vi­vien­te de com­por­ta­mien­tos y es­truc­tu­ras so­cia­les pa­ra re­la­cio­nar­se con es­te am­bien­te. La idea de es­tu­diar a los pri­ma­tes pa­ra en­con­trar raí­ces co­mu­nes a las con­duc­tas hu­ma­nas no era nue­va, el psi­có­lo­go Ro­bert Yer­kes ha­bía fun­da­do y di­ri­gi­do un la­bo­ra­to­rio de bio­lo­gía en pri­ma­tes en 1924 en la Uni­ver­si­dad de Ya­le. Sin em­bar­go, el es­tu­dio de cam­po con chim­pan­cés ha­bía da­do es­ca­sos re­sul­ta­dos. Los re­por­tes de Ver­non Rey­nolds in­di­ca­ban que re­sul­ta­ba im­po­si­ble ha­bi­tuar a los chim­pan­cés a la pre­sen­cia de ob­ser­va­do­res hu­ma­nos. Por su la­do, el in­ves­ti­ga­dor Henry Nis­sen per­ma­ne­ció más de cua­tro años es­tu­dian­do los chim­pan­cés sin con­se­guir un acer­ca­mien­to óp­ti­mo pa­ra el es­tu­dio de sus con­duc­tas.
 
En 1960, acom­pa­ña­da por su ma­dre —las au­to­ri­da­des se ne­ga­ron a acep­tar que una jo­ven vi­vie­ra so­la— y un co­ci­ne­ro que ha­bla­ba las len­guas na­ti­vas, Ja­ne ini­ció los es­tu­dios a ori­llas del La­go Tan­ga­ñi­ca. La be­ca asig­na­da pa­ra su es­tan­cia en Gom­be te­nía una tem­po­ra­li­dad úni­ca­men­te de 18 me­ses, y an­tes de que és­ta con­clu­ye­ra, Ja­ne Goo­dall ya era mun­dial­men­te fa­mo­sa y la vi­da so­cial de los chim­pan­cés de Gom­be co­no­ci­da en el pla­ne­ta gra­cias a los cons­tan­tes y apa­sio­nan­tes ar­tí­cu­los que se pu­bli­ca­ron en la re­vis­ta Na­tio­nal Geo­grap­hic.
 
Goo­dall ca­re­cía de tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio, y és­te fue uno de los prin­ci­pa­les ata­ques que re­ci­bió tras la pu­bli­ca­ción de sus tex­tos. No uti­li­za­ba las me­to­do­lo­gías prees­ta­ble­ci­das, des­co­no­cía el len­gua­je cien­tí­fi­co bá­si­co y los mo­de­los eto­ló­gi­cos pa­ra el es­tu­dio de los ani­ma­les. Aun­que al prin­ci­pio Lea­key pen­só que la ca­ren­cia de mé­to­do per­mi­ti­ría a Ja­ne apro­xi­mar­se al es­tu­dio de los chim­pan­cés con pro­pues­tas no­ve­do­sas, las cons­tan­tes crí­ti­cas lo mo­ti­va­ron a in­sis­tir en la ne­ce­si­dad de que Ja­ne ob­tu­vie­ra gra­dos aca­dé­mi­cos en la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge. Es­ta ta­rea re­sul­tó ar­dua y con­flic­ti­va, ya que ella en­fren­tó cons­tan­te­men­te a sus si­no­da­les va­ro­nes, que con­si­de­ra­ban sus me­to­do­lo­gías ab­sur­das y fe­me­ni­nas por­que, en lu­gar de nu­me­rar a los in­di­vi­duos, Ja­ne bau­ti­zó a los chim­pan­cés y de­sa­rro­lló sus ár­bo­les ge­nea­ló­gi­cos pa­ra en­fa­ti­zar la im­por­tan­cia de los la­zos fa­mi­lia­res en el de­sa­rro­llo in­di­vi­dual; en lu­gar de da­tos bioes­ta­dís­ti­cos, grá­fi­cas o fór­mu­las, pre­sen­ta­ba lar­gos tex­tos anec­dó­ti­cos don­de re­gis­tra­ba las con­duc­tas que le ma­ra­vi­lla­ban. Le­jos de asu­mir su es­ta­tus co­mo cien­tí­fi­ca, ella es­ta­ble­ció con­tac­to pro­fun­do con los chim­pan­cés que le ro­dea­ban, lle­gan­do in­clu­so a ase­gu­rar —con el con­si­guien­te es­cán­da­lo— que pa­ra cui­dar a su pri­mo­gé­ni­to ha­bía ob­te­ni­do to­do el co­no­ci­mien­to ne­ce­sa­rio de la chim­pan­cé Flo, que a la sa­zón te­nía un hi­jo de la mis­ma edad que el su­yo. Sin em­bar­go, los da­tos eran tan ori­gi­na­les e in­te­re­san­tes que fi­nal­men­te la te­sis de maes­tría fue acep­ta­da, y pos­te­rior­men­te ob­tu­vo el doc­to­ra­do en eto­lo­gía por la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge. Ca­be se­ña­lar que úni­ca­men­te sie­te per­so­nas an­tes que ella ob­tu­vie­ron un doc­to­ra­do en Cam­brid­ge sin con­tar con una li­cen­cia­tu­ra pre­via.
 
Dian Fos­sey y los go­ri­las

En 1964 Louis Lea­key in­te­gró al gru­po a Dian Fos­sey; los go­ri­las eran el nue­vo mo­de­lo de es­tu­dio que le in­te­re­sa­ba en la cons­tan­te bús­que­da por re­la­cio­nar al hom­bre con el res­to de los pri­ma­tes. Dian na­ció en 1932, en San Fran­cis­co, y des­de ni­ña de­sa­rro­lló un in­ten­so ca­ri­ño por los ani­ma­les, de­mos­tran­do un ca­rác­ter im­pul­si­vo y su­ma­men­te apa­sio­na­do que pos­te­rior­men­te se hi­zo pa­ten­te en la con­vi­ven­cia con los go­ri­las.
 
Fos­sey con­ta­ba con un tí­tu­lo en te­ra­pia ocu­pa­cio­nal, pe­ro al igual que Ja­ne Goo­dall, ca­re­cía de la ne­ce­sa­ria ins­truc­ción for­mal en cien­cias pa­ra apro­xi­mar­se al es­tu­dio eto­ló­gi­co de es­tos gran­des pri­ma­tes. Pa­ra cu­brir es­ta fa­lla Dian re­vi­só, en­tre otras, las pro­pues­tas me­to­do­ló­gi­cas de Geor­ge Scha­ller, quien es­tu­dió los go­ri­las de Zai­re du­ran­te un año en 1950. Mien­tras tra­ba­ja­ba co­mo te­ra­peu­ta, reu­nió el di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra lo­grar el sue­ño de co­no­cer Áfri­ca; en 1963 vi­si­tó las ex­ca­va­cio­nes que los es­po­sos Lea­key de­sa­rro­lla­ban en Ol­du­vai. A pe­sar de que du­ran­te el re­co­rri­do tu­vo un ac­ci­den­te y se rom­pió el to­bi­llo, dos se­ma­nas des­pués Dian via­jó a Zai­re pa­ra en­con­trar­se por pri­me­ra vez con los go­ri­las. Es­ta prue­ba de for­ta­le­za de­jó a Lea­key im­pre­sio­na­do. En 1966 am­bos re­to­ma­ron el con­tac­to, y el re­sul­ta­do fue que Dian lle­gó al Par­que Na­cio­nal del Con­go ese mis­mo año pa­ra ini­ciar el es­tu­dio de es­tos gen­ti­les gi­gan­tes, co­mo ella los apo­dó.
La mo­ti­va­ción per­so­nal de Fos­sey ro­zó la ex­tra­va­gan­cia des­de el prin­ci­pio; te­me­ro­sa de que al­gún fac­tor ex­ter­no in­te­rrum­pie­ra sus es­tu­dios, se so­me­tió a una ci­ru­gía pa­ra ex­tir­par­se el apén­di­ce con la in­ten­ción de evi­tar po­si­bles com­pli­ca­cio­nes de sa­lud. Su me­to­do­lo­gía con­sis­tía en bus­car la acep­ta­ción del gru­po de go­ri­las me­dian­te la imi­ta­ción de su con­duc­ta, pre­ten­día ali­men­tar­se con las mis­mas plan­tas, apren­dió a di­fe­ren­ciar los so­ni­dos y sus sig­ni­fi­ca­dos, ca­mi­na­ba en cu­cli­llas por la mon­ta­ña, et­cé­te­ra. Del mis­mo mo­do que Goo­dall, Dian en­ta­bló una es­tre­cha re­la­ción con el gru­po de go­ri­las que la ro­dea­ba. La acep­ta­ción de su pre­sen­cia le per­mi­tió es­tu­diar­los y ob­te­ner asom­bro­sos re­sul­ta­dos pa­ra la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca, gra­cias a la cual ob­tu­vo su doc­to­ra­do en zoo­lo­gía por la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge en 1974.
 
A di­fe­ren­cia de Goo­dall, la me­to­do­lo­gía que Dian im­pu­so se ba­só en la ob­ser­va­ción y el cau­te­lo­so re­gis­tro de da­tos. Su te­sis con­te­nía nu­me­ro­sas grá­fi­cas y ma­pas, y el ali­men­to de los go­ri­las se cla­si­fi­có ta­xo­nó­mi­ca­men­te. Por ello, los si­no­da­les acep­ta­ron los re­sul­ta­dos con una vi­sión más po­si­ti­va que la de­mos­tra­da pa­ra los es­tu­dios en chim­pan­cés. Ade­más, Dian te­nía es­tric­ta­men­te pro­hi­bi­do ali­men­tar a los go­ri­las, no se les lla­ma­ba por su nom­bre, y no per­mi­tía to­mar fo­to­gra­fías. El fo­tó­gra­fo que en­vió la Na­tio­nal Geo­grap­hic a la re­ser­va re­cuer­da la frus­tra­ción que vi­vió cuan­do, des­pués de do­ce me­ses, úni­ca­men­te con­ta­ba con dos bue­nas imá­ge­nes de ella con los go­ri­las.
 
A pe­sar de los éxi­tos aca­dé­mi­cos y pu­bli­ci­ta­rios, los pro­ble­mas de­ri­va­dos de la fuer­te per­so­na­li­dad de Dian no se hi­cie­ron es­pe­rar, tras sie­te me­ses de ob­ser­va­ción, fue arres­ta­da por la po­li­cía del Con­go. Una vez li­bre, de­ci­dió mu­dar su cam­pa­men­to a Ka­ri­so­ke, en las mon­ta­ñas de Rwan­da. Allí se ins­ta­ló en to­tal ais­la­mien­to, con el even­tual apo­yo de al­gu­nos na­ti­vos que la apo­da­ron Nyi­ra­ma­cha­be­lli, que sig­ni­fi­ca la mu­jer que vi­ve so­la en la mon­ta­ña.
 
Mien­tras que los re­sul­ta­dos de Ja­ne Goo­dall y los chim­pan­cés atraían cons­tan­tes do­na­ti­vos, el pro­yec­to de los go­ri­las con Dian Fos­sey a la ca­be­za oca­sio­na­ba crí­ti­cas y pro­ble­mas fi­nan­cie­ros. Ella, en in­ce­san­te y fe­roz con­flic­to con los ca­za­do­res lo­ca­les, pa­ga­ba más de 100 dó­la­res pa­ra so­bor­nar­les y evi­tar las ma­tan­zas de go­ri­las. El mé­to­do, ade­más de cos­to­so, no te­nía fin. Dian re­por­tó que la po­bla­ción de go­ri­las de­cli­na­ba ace­le­ra­da­men­te; de 480 ini­cia­les, en 1980 só­lo pu­do en­con­trar 240. A pe­sar de su tem­pe­ra­men­to so­li­ta­rio, en 1978 rea­li­zó cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias y fun­dó una aso­cia­ción pa­ra ob­te­ner di­ne­ro y con­tra­tar vi­gi­lan­tes pa­ra la su­per­vi­ven­cia de los go­ri­las.
 
Po­co a po­co, los ru­mo­res de una Dian Fos­sey que tor­tu­ra­ba a los ca­za­do­res fur­ti­vos y dis­pa­ra­ba con­tra los tu­ris­tas obli­gó a la Na­tio­nal Geo­grap­hic a cues­tio­nar la per­ma­nen­cia del pro­yec­to. Pa­ra re­du­cir ten­sio­nes, Dian re­gre­só a los Es­ta­dos Uni­dos en 1980. Mien­tras se re­cu­pe­ra­ba de se­rios pro­ble­mas de sa­lud ori­gi­na­dos por la fal­ta de una ade­cua­da ali­men­ta­ción, im­par­tió cla­ses en la Uni­ver­si­dad de Cor­nell y es­cri­bió su fa­mo­so li­bro Go­ri­las en la nie­bla, que pos­te­rior­men­te fue adap­ta­do pa­ra el guión de una pe­lí­cu­la con el mis­mo nom­bre.
 
Dian tar­dó tres años en re­gre­sar a las mon­ta­ñas y al es­tu­dio de cam­po con los go­ri­las. A pe­sar del tiem­po trans­cu­rri­do, las ten­sio­nes se rees­ta­ble­cie­ron rá­pi­da­men­te. Los con­flic­tos en­tre ella y los ca­za­do­res cul­mi­na­ron con su ase­si­na­to en las mon­ta­ñas de Ka­ri­so­ke en 1985.

Bi­ru­té y los oran­gu­ta­nes

Lea­key in­tro­du­jo en 1970 a Bi­ru­té Gal­di­kas co­mo el ter­cer ele­men­to del gru­po. A di­fe­ren­cia de las dos an­te­rio­res, és­ta con­ta­ba con un pos­gra­do en an­tro­po­lo­gía que le brin­da­ba las cre­den­cia­les aca­dé­mi­cas por cu­ya au­sen­cia la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca ata­ca­ba a Ja­ne y Dian. Sin em­bar­go, Lea­key no eli­gió a Bi­ru­té por ese mo­ti­vo. Por el con­tra­rio, la se­lec­cio­nó gra­cias a las ha­bi­li­da­des de ob­ser­va­ción que de­mos­tró du­ran­te la en­tre­vis­ta.
 
El pro­yec­to pa­ra es­tu­diar oran­gu­ta­nes en los bos­ques tro­pi­ca­les de In­do­ne­sia tar­dó un par de años en ini­ciar de­bi­do a la fal­ta de pre­su­pues­to. Pa­ra es­ta épo­ca, Lea­key es­ta­ba dé­bil y en­fer­mo. Sin em­bar­go, pa­ra los miem­bros del gru­po no era ad­mi­si­ble de­te­ner la ex­pan­sión de los es­tu­dios ha­cia los oran­gu­ta­nes. A pe­sar de la fal­ta de pre­su­pues­to, Bi­ru­té lle­gó a Bor­neo acom­pa­ña­da por su es­po­so en 1971. Pa­sa­ron tres años an­tes de que acep­ta­ra sa­lir de ahí pa­ra ha­blar en un con­gre­so de pri­ma­to­lo­gía. El clan Lea­key es­ta­ba com­ple­to.
 
El es­tu­dio de los oran­gu­ta­nes rea­li­za­do por Bi­ru­té se con­si­de­ra el me­jor des­de la pers­pec­ti­va de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca. Sus re­gis­tros cuen­tan con nu­me­ro­sas grá­fi­cas, ta­blas com­pa­ra­ti­vas, ma­pas de dis­tri­bu­ción y es­ta­dís­ti­ca. A di­fe­ren­cia de Ja­ne y Dian, el ob­je­to de es­tu­dio de Bi­ru­té es un ani­mal so­li­ta­rio, que úni­ca­men­te se reú­ne con otros in­di­vi­duos pa­ra el cor­te­jo, apa­rea­mien­to o cui­da­do ma­ter­nal de los hi­jos.
 
Bi­ru­té plan­teó su me­to­do­lo­gía con ma­yor ape­go al pro­to­co­lo cien­tí­fi­co. Sin em­bar­go, in­cu­rrió en los mis­mos erro­res que an­te­rior­men­te se les se­ña­la­ran a Ja­ne y Dian, es­to es, adop­tar a los oran­gu­ta­nes co­mo par­te fun­da­men­tal de su vi­da y su fa­mi­lia. El es­po­so de Bi­ru­té, quien le acom­pa­ñó du­ran­te un par de años, se di­vor­ció in­di­can­do que no es­ta­ba dis­pues­to a com­par­tir la ca­ma con más oran­gu­ta­nes huér­fa­nos.

Apor­ta­cio­nes cien­tí­fi­cas

An­tes de Ja­ne Goo­dall el co­no­ci­mien­to de los chim­pan­cés era es­ca­so y equi­vo­ca­do. Los na­tu­ra­lis­tas que ha­bían te­ni­do con­tac­to con es­tos pri­ma­tes se­ña­la­ban las con­duc­tas agre­si­vas y vi­cio­sas de­sa­rro­lla­das por los chim­pan­cés. Ja­ne cons­ta­tó du­ran­te los pri­me­ros me­ses que es­ta­ble­cer un pun­to de ob­ser­va­ción ade­cua­do era muy di­fí­cil, ella ob­ser­va­ba a los chim­pan­cés, pe­ro ellos tam­bién la ob­ser­va­ban y se cui­da­ban de per­ma­ne­cer inac­ce­si­bles.
 
Con pa­cien­cia y un mé­to­do im­pro­vi­sa­do, las apor­ta­cio­nes de Goo­dall a la pri­ma­to­lo­gía se con­si­de­ran muy va­lio­sas ac­tual­men­te. Gra­cias a sus cui­da­do­sas ob­ser­va­cio­nes y al gra­do de acer­ca­mien­to que lo­gró con la co­lo­nia de chim­pan­cés en Gom­be, aho­ra sa­be­mos que los chim­pan­cés son los pri­ma­tes más cer­ca­nos al ser hu­ma­no —no só­lo ge­né­ti­ca­men­te, si­no en cuan­to a su con­duc­ta y es­truc­tu­ra so­cial—, que uti­li­zan he­rra­mien­tas pa­ra ma­ni­pu­lar y con­se­guir ali­men­tos, cuan­do és­ta se con­si­de­ra­ba una cua­li­dad ex­clu­si­va del ser hu­ma­no. Cuan­do re­por­tó es­te des­cu­bri­mien­to, Lea­key se­ña­ló: “con­si­de­ro que los cien­tí­fi­cos tie­nen tres op­cio­nes, de­ben acep­tar a los chim­pan­cés co­mo se­res hu­ma­nos por de­fi­ni­ción, de­ben re­de­fi­nir al ser hu­ma­no o de­ben re­de­fi­nir el con­cep­to de he­rra­mien­tas”.
 
Los chim­pan­cés no son es­tric­tos ve­ge­ta­ria­nos, me­dian­te una com­ple­ja or­ga­ni­za­ción rea­li­zan ca­ce­rías pa­ra ali­men­tar­se con car­ne de pe­que­ños ma­mí­fe­ros, co­mo ve­na­dos y crías de otros pri­ma­tes. Su con­duc­ta so­cial de aci­ca­la­mien­to tie­ne una im­por­tan­cia fun­da­men­tal pa­ra es­ta­ble­cer re­la­cio­nes amis­to­sas den­tro del gru­po, y pue­den de­sa­rro­llar con­duc­tas ma­ter­na­les tan com­ple­jas como los de los se­res hu­ma­nos o al­ber­gar emo­cio­nes co­mo amor, so­li­da­ri­dad, pro­fun­da tris­te­za y una ri­va­li­dad que cul­mi­ne en ase­si­na­to.
 
Por su par­te, los es­tu­dios de Dian Fos­sey arro­ja­ron da­tos no­ve­do­sos y ab­so­lu­ta­men­te con­tras­tan­tes con la idea que se te­nía de los go­ri­las. Es­tos gi­gan­tes vi­ven en co­lo­nias je­rár­qui­cas don­de el ma­cho do­mi­nan­te lle­va la ab­so­lu­ta res­pon­sa­bi­li­dad de de­fen­der el gru­po, se ali­men­tan ex­clu­si­va­men­te de plan­tas y tie­nen una ex­ten­sa co­mu­ni­ca­ción ba­sa­da en di­ver­sas vo­ca­li­za­cio­nes y gru­ñi­dos. In­vier­ten la ma­yor par­te del día en ali­men­tar­se o ju­gar con los pe­que­ños y cons­tru­yen ni­dos tem­po­ra­les pa­ra dor­mir sies­tas o pa­sar la no­che, por­que bá­si­ca­men­te son nó­madas.
 
Fi­nal­men­te, los es­tu­dios de­sa­rro­lla­dos por Bi­ru­té Gal­di­kas re­por­tan que los oran­gu­ta­nes son prác­ti­ca­men­te ar­bó­reos, son pri­ma­tes so­li­ta­rios que, una vez adul­tos, se reú­nen ca­si ex­clu­si­va­men­te pa­ra co­pu­lar. El cor­te­jo pue­de du­rar has­ta tres días, du­ran­te los cua­les la pa­re­ja via­ja so­la por los ár­bo­les, se aca­ri­cia y co­pu­la re­pe­ti­das ve­ces.
 
Exis­te una prác­ti­ca de vio­la­ción en­tre los ma­chos sub­a­dul­tos y las hem­bras adul­tas. En ca­sos ais­la­dos, se sa­be que un ma­cho pue­de sen­tir­se atraí­do ha­cia una mu­jer, por lo que Bi­ru­té vi­gi­la que las es­tu­dian­tes no per­ma­nez­can so­las cer­ca de los ma­chos. És­tos lu­chan por el te­rri­to­rio y por las hem­bras. Una con­duc­ta agre­si­va co­mún con­sis­te en que des­pren­dan ra­mas y las arro­jen des­de lo al­to de los ár­bo­les, por lo que los ob­ser­va­do­res de­ben te­ner cui­da­do al es­tu­diar­los.
 
A pe­sar de las nu­me­ro­sas apor­ta­cio­nes, los tres pro­yec­tos han si­do du­ra­men­te cri­ti­ca­dos por la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca en dis­tin­tos mo­men­tos. Des­pués de to­do, nin­gu­na de es­tas va­le­ro­sas mu­je­res se ci­ñó a los pro­to­co­los cien­tí­fi­cos. Sin em­bar­go, las tres mar­ca­ron un hi­to en los es­tu­dios acer­ca de los gran­des pri­ma­tes. Louis Lea­key no pudo dis­fru­tar de los re­sul­ta­dos, mu­rió sin te­ner opor­tu­ni­dad de vi­si­tar los cam­pa­men­tos. Hoy, Ja­ne Goo­dall es una de las cien­tí­fi­cas más re­co­no­ci­das a ni­vel mun­dial y su fun­da­ción tra­ba­ja por la con­ser­va­ción am­bien­tal y, en par­ti­cu­lar, de los chim­pan­cés en di­ver­sos paí­ses. El li­bro de Dian Fos­sey Go­ri­las en la nie­bla fue lle­va­do al ci­ne y el Cam­pa­men­to Lea­key de Bi­ru­té Gal­di­kas tie­ne abun­dan­cia de do­na­ti­vos, es­tu­dian­tes vo­lun­ta­rios de to­do el mun­do y re­por­te­ros que rea­li­zan do­cu­men­ta­les pa­ra la te­le­vi­sión. A pe­sar de es­to, a nin­gu­na de ellas les in­te­re­só la fa­ma. Bi­ru­té in­clu­so se­ña­la que ape­nas en un se­gun­do lu­gar le in­te­re­sa la cien­cia —sus es­ca­sas pu­bli­ca­cio­nes es­tán es­cri­tas en in­do­ne­sio. Pa­ra to­das, el mo­tor fun­da­men­tal es el in­cre­men­to de una con­cien­cia eco­ló­gi­ca pa­ra la pro­tec­ción de los há­bi­tats y de las es­pe­cies con las que con­vi­ven.
 
Por ello, in­de­pen­dien­te­men­te de las con­tro­ver­sias y la trá­gi­ca muer­te de Dian Fos­sey, el Clan Lea­key lo­gró su prin­ci­pal mi­sión, de­tec­tar aqué­llos ele­men­tos con­duc­tua­les, tan­to a ni­vel in­di­vi­dual co­mo so­cial, que nos rea­fir­man un an­ces­tro co­mún con los gran­des pri­ma­tes, ade­más de re­ve­lar­nos ele­men­tos que an­tes se asu­mían co­mo ex­clu­si­vos de los se­res hu­ma­nos, los cua­les de­ri­van en una mo­ra­le­ja de to­le­ran­cia y res­pe­to.
Ma­ria Emi­lia Be­yer Ruiz
Di­rec­ción Ge­ne­ral de Di­vul­ga­ción
de la Cien­cia, Uni­ver­si­dad Na­cio­nal
Au­tó­no­ma de Mé­xi­co.
Re­fe­ren­cias bi­blio­grá­fi­cas:
 
Mont­go­mery, Sy. 1991. Wal­king with the great apes. Hough­ton Mif­flin Com­pany, Nue­va York.
Sti­lle, Dar­le­ne. 1995. Ex­traor­di­nary Wo­men Scien­tists. Chil­drens Press Chi­ca­go, pp. 70-73 y 78-81.
Fos­sey, D. 2000. Go­ri­llas in the mist. Hough­ton Mif­flin Com­pany, Nue­va York (hay tra­duc­ción en es­pa­ñol, Sal­vat).
Goo­dall, J. 1999. Rea­son for ho­pe: a spi­ri­tual jour­ney. War­ner Books, Nue­va York.
 _______________________________________________________________

 

como citar este artículo

Beyer Ruiz, María Emilia. (2005). El clan Leakey. Percepciones femeninas en la primatología. Ciencias 77, enero-marzo, 28-34. [En línea]
  Regresar al índice artículo siguiente
1 12
     
Hermano, querido hermano: competencia por la leche
 
Amando Bautista, Margarita Juárez, Margarita Martínez Gómez y Robyn Hudson
conoce más del autor
     
     
HTML PDF

   
     
 
 
 
Los se­res hu­ma­nos fre­cuen­te­men­te ten­de­mos a pen­sar en la fa­mi­lia co­mo una uni­dad de amor in­con­di­cio­nal, co­bi­jo se­gu­ro, pro­tec­ción y ar­mo­nía. Más aún, es­ta vi­sión an­tro­po­cén­tri­ca fá­cil­men­te la tras­la­pa­mos a to­da la na­tu­ra­le­za y en­ton­ces te­ne­mos la im­pre­sión de que tam­bién en­tre los miem­bros de las fa­mi­lias de otros ani­ma­les las co­sas mar­chan de ma­ra­vi­lla. Sin em­bar­go, ha­ce unas dé­ca­das, cuan­do em­pe­zó a ge­ne­ra­li­zar­se la idea de que la se­lec­ción na­tu­ral ope­ra­ba a ni­vel de in­di­vi­duos y ge­nes, los bió­lo­gos vol­tea­ron ha­cia el nú­cleo fa­mi­liar sos­pe­chan­do la exis­ten­cia de in­te­re­ses ge­né­ti­cos in­di­vi­dua­les —egoís­tas— en­tre sus miem­bros. Y efec­ti­va­men­te, tan­to bió­lo­gos co­mo psi­có­lo­gos co­men­za­ron a re­co­no­cer que las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res tam­bién pue­den es­tar mar­ca­das por ten­sio­nes y con­flic­tos en­tre los pa­dres, en­tre pa­dres e hi­jos y en­tre her­ma­nos.

En psi­co­lo­gía co­mien­za a con­si­de­rar­se có­mo las re­la­cio­nes tem­pra­nas en­tre her­ma­nos pue­den mol­dear la per­so­na­li­dad. Un cla­ro ejem­plo de tal in­te­rés es una ex­ten­si­va y tras­cen­den­te re­vi­sión he­cha por el Dr. Su­llo­way de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, en Ber­ke­ley, don­de ar­gu­men­ta que los her­ma­nos son di­fe­ren­tes de­bi­do a que em­plean dis­tin­tas es­tra­te­gias pa­ra ob­te­ner re­cur­sos de los pa­dres, y ex­pli­ca que las va­ria­cio­nes es­tán de­ter­mi­na­das por di­fe­ren­cias en edad, ta­lla, fuer­za y es­ta­tus, las cua­les se re­la­cio­nan di­rec­ta­men­te con el or­den de na­ci­mien­to. Los pri­me­ros en na­cer fun­cio­nan co­mo pa­dres sus­ti­tu­tos y tien­den a iden­ti­fi­car­se más cer­ca­na­men­te con sus pa­dres. Los se­gun­dos, tien­den a reac­cio­nar con­tra ellos. Su­llo­way ha­ce una afir­ma­ción fuer­te cuan­do dice que “la com­pe­ten­cia en­tre her­ma­nos, jun­to con los ni­chos fa­mi­lia­res, cons­ti­tu­yen una po­de­ro­sa má­qui­na que con­du­ce el de­sa­rro­llo de la per­so­na­li­dad y que, a su vez, ha mol­dea­do as­pec­tos de la his­to­ria del mun­do”.

En la na­tu­ra­le­za fre­cuen­te­men­te los re­cur­sos son limi­ta­dos, lo que pro­vo­ca que los or­ga­nis­mos, des­de el naci­mien­to —y pro­ba­ble­men­te pre­na­tal­men­te en ma­mí­fe­ros— ten­gan que com­pe­tir con otros, de di­fe­ren­te o de la mis­ma es­pe­cie, pa­ra ob­te­ner­los. No es sor­pren­den­te que en mu­chos gru­pos —in­clu­yén­do­nos— los ri­va­les es­tán en la mis­ma ca­sa: los her­ma­nos. So­bre es­te in­te­re­san­te te­ma, los ecó­lo­gos con­duc­tua­les son quie­nes han apor­ta­do más in­for­ma­ción co­mo re­sul­ta­do de sus nu­me­ro­sos es­tu­dios des­crip­ti­vos y ex­pe­ri­men­ta­les en aves. El ali­men­to que los pa­dres pro­veen es un fac­tor fun­da­men­tal por el cual se dis­pa­ra la agre­sión en­tre los po­llue­los de un mis­mo ni­do, al­go ob­ser­va­do en es­pe­cies co­mo el bo­bo de pa­tas azu­les (Su­la ne­bou­xi), la gar­za tri­dác­ti­la (Ris­sa tri­dác­tila), el águi­la pes­ca­do­ra (Pan­dion ha­liae­tus) y el arao ali­blan­co (Cepp­hus gry­lle). El pi­co es el ar­ma por ex­ce­len­cia con que el ma­yor man­ten­drá en ja­que a los más pe­que­ños, lle­gan­do a oca­sio­nar des­de sim­ples he­ri­das has­ta la ex­pul­sión del ni­do o la muer­te (cua­dro 1).
 
77A05-1
En su re­vi­sión de la ri­va­li­dad en­tre her­ma­nos, Mock y Par­ker pun­tua­li­zan que, a di­fe­ren­cia de las aves, la com­pe­ten­cia en ma­mí­fe­ros pue­de ope­rar des­de eda­des muy tem­pra­nas, y en al­gu­nas es­pe­cies pro­ba­ble­men­te pre­na­tal­men­te. Los em­brio­nes de ave es­tán in­mer­sos in­di­vi­dual­men­te en un su­ple­men­to ali­men­ti­cio pre­de­ter­mi­nado —la ye­ma den­tro del cas­ca­rón—; en cam­bio, los de ma­mí­fe­ro com­par­ten una fuen­te de ali­men­to co­mún, el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio ma­ter­no. Ade­más, se de­sa­rro­llan fí­si­ca­men­te cer­ca de sus her­ma­nos, cir­cuns­tan­cia que acre­cien­ta las in­te­rac­cio­nes pre­na­ta­les.

El ca­so es­pe­cial de los ma­mí­fe­ros


La glán­du­la ma­ma­ria, ade­más de dar nom­bre a la cla­se de los ma­mí­fe­ros, es la pro­duc­to­ra de le­che. Es­te nu­tri­ti­vo lí­qui­do es­tá cons­ti­tui­do por lí­pi­dos, ami­noá­ci­dos, in­mu­no­glo­bu­li­nas, agua y otros com­po­nen­tes cuan­ti­ta­ti­va­men­te me­no­res pe­ro bio­ló­gi­ca­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vos, y ca­si es la úni­ca fuen­te de nu­tri­men­to con que cuen­tan los ma­mí­fe­ros des­de el mo­men­to de ha­ber aban­do­na­do el có­mo­do vien­tre de la ma­dre has­ta el des­te­te. Du­ran­te cier­to pe­rio­do post­na­tal las in­mu­no­glo­bu­li­nas, gran­des mo­lé­cu­las pro­tei­cas ab­sor­bi­das de for­ma in­tac­ta por el in­tes­ti­no, pro­veen a los jó­ve­nes ma­mí­fe­ros de pro­tec­ción con­tra las in­fec­cio­nes mien­tras su sis­te­ma in­mu­ne ma­du­ra. Sin em­bar­go, los cons­ti­tu­yen­tes in­di­vi­dua­les de la le­che va­rían en­tre las es­pe­cies (cua­dro 2), al igual que va­ría la es­truc­tu­ra ana­tó­mi­ca de las glán­du­las, tan­to en la po­si­ción —pue­de ser to­rá­xi­co, ab­do­mi­nal o in­gui­nal—, como en el nú­me­ro, el cual de­pen­de de la can­ti­dad de crías (cua­dro 3), y la fre­cuen­cia y du­ra­ción de los epi­so­dios de ama­man­ta­mien­to. Exis­ten des­de ca­sos ex­tre­mos en los que la ma­dre ama­man­ta a sus crías una vez al día, co­mo la co­ne­ja —y apa­ren­te­men­te, en to­do el or­den de los la­go­mor­fos—, o el de las fo­cas, que pue­den de­jar de ha­cer­lo por tres días, has­ta el de la ra­ta, que ama­man­tan du­ran­te 20 o 30 mi­nu­tos de 12 a 18 ve­ces en un día. Los se­res hu­ma­nos lo ha­cen unas diez ve­ces al día y ca­da se­sión du­ra al­re­de­dor de sie­te mi­nu­tos. Es­tas di­fe­ren­cias en com­po­si­ción de la le­che, nú­me­ro y arre­glo de las glán­du­las ma­ma­rias, así co­mo en los pa­tro­nes de con­duc­ta del ama­man­ta­mien­to, re­cal­can la im­por­tan­cia de es­ta evo­lu­ti­va­men­te nue­va for­ma de ali­men­tar a los jó­ve­nes, al igual que de las fuer­zas se­lec­ti­vas que de­bie­ron ac­tuar so­bre ella pa­ra pro­du­cir tal ra­dia­ción y di­ver­si­dad.
77A05-2
La le­che sa­le en res­pues­ta a la ac­ción de un re­fle­jo neu­roen­do­cri­no, cu­ya ac­ti­va­ción se de­be a la suc­ción de las crías. És­ta es­ti­mu­la los re­cep­to­res si­tua­dos en los pe­zo­nes o te­tas de la ma­dre, pro­vo­can­do im­pul­sos que via­jan al sis­te­ma ner­vio­so cen­tral. La in­for­ma­ción lle­ga has­ta los cuer­pos ce­lu­la­res de neu­ro­nas del hi­po­tá­la­mo que li­be­ran la hor­mo­na oxi­to­ci­na en sus ter­mi­na­les ubi­ca­das en la neu­ro­hi­pó­fi­sis. La oxi­to­ci­na via­ja por el to­rren­te san­guí­neo has­ta la glán­du­la ma­ma­ria pro­vo­can­do la con­trac­ción de las cé­lu­las mioe­pi­te­lia­les, lo que re­du­ce el vo­lu­men de los al­véo­los, di­la­ta y acor­ta los con­duc­tos ma­ma­rios, dan­do lu­gar a la ex­pul­sión for­za­da de le­che ha­cia el ex­te­rior, lo que se co­no­ce co­mo eyec­ción de la le­che.

Un re­cur­so va­lio­so

La com­pe­ten­cia por la le­che es par­ti­cu­lar­men­te evi­den­te en el ca­so de her­ma­nos de la mis­ma edad. Es­to pue­de ob­ser­var­se en mu­chas es­pe­cies pe­que­ñas —co­mo roe­do­res y la­go­mor­fos—, pe­ro tam­bién en to­dos los car­ní­vo­ros, co­mún­men­te en al­gu­nos un­gu­la­dos —ge­me­los—, y en al­gu­nas es­pe­cies de pri­ma­tes, in­clu­yen­do a los se­res hu­ma­nos. Un ejem­plo bien co­no­ci­do ocu­rre en el cer­do. Usual­men­te sus ca­ma­das son nu­me­ro­sas por lo que la com­pe­ten­cia es in­ten­sa. Al na­ci­mien­to se es­ta­ble­ce un or­den en la pre­fe­ren­cia de las te­tas, las crías más li­ge­ras ocu­pan las pos­te­rio­res, que apa­ren­te­men­te son me­nos pro­duc­ti­vas. La evo­lu­ción pa­re­ce ha­ber­los do­ta­do con un ar­ma efi­caz pa­ra com­pe­tir con sus her­ma­nos, cua­tro pe­que­ños col­mi­llos —dien­tes ca­ni­nos, ya bien de­sa­rro­lla­dos al na­ci­mien­to—, que cre­cen en un án­gu­lo ha­cia fue­ra de la qui­ja­da y les sir­ven pa­ra man­te­ner a ra­ya sus her­ma­nos cuan­do se tra­ta de de­fen­der la te­ta pre­fe­ri­da, lle­gan­do in­clu­so a la mue­rte.
 
En­tre los gran­je­ros es una prác­ti­ca co­mún qui­tar­los ca­si in­me­dia­ta­men­te des­pués del na­ci­mien­to pa­ra op­ti­mi­zar la pro­duc­ción. Ex­pe­ri­men­tal­men­te se ha pro­ba­do que los le­cho­nes que man­tie­nen sus dien­tes ga­nan en pro­me­dio 11% de pe­so más que sus her­ma­nos a los cua­les les fue­ron cor­ta­dos. En es­pe­cies sil­ves­tres muy cer­ca­nas al cer­do do­més­ti­co, co­mo el ja­ba­lí y el pe­ca­rí de co­llar, las crías na­cen tam­bién con esos dien­tes de­sa­rro­lla­dos, y aun­que no se ha in­ves­ti­ga­do di­rec­ta­men­te si los uti­li­zan pa­ra com­pe­tir con sus her­ma­nos, es muy pro­ba­ble que ten­gan la mis­ma fun­ción.
 
Lo mis­mo su­ce­de con los ca­cho­rros de la hie­na man­cha­da (Cro­cu­ta cro­cu­ta). Pe­ro, a di­fe­ren­cia de otros cá­ni­dos, sus crías na­cen con los dien­tes fron­ta­les —in­ci­si­vos y ca­ni­nos— bien de­sa­rro­lla­dos. El par­to lo rea­li­zan en la en­tra­da de una ma­dri­gue­ra aban­do­na­da —ge­ne­ral­men­te por un ar­ma­di­llo afri­ca­no— en don­de los ca­cho­rros vi­vi­rán pro­te­gi­dos con­tra los de­pre­da­do­res du­ran­te dos a seis se­ma­nas, pe­ro co­mo la en­tra­da es muy pe­que­ña y la ma­dre no ca­be, tie­nen que sa­lir pa­ra ob­te­ner el ali­men­to. Usual­men­te, sus ca­ma­das son de dos crías —pro­ba­ble­men­te ge­me­los— y na­cen con di­fe­ren­cia de una ho­ra. La agre­sión —que ocu­rre den­tro de la ma­dri­gue­ra sin que la ma­dre pue­da in­ter­ve­nir— es ini­cia­da por el pri­mer ca­cho­rro, aun­que con las ho­ras va tor­nán­do­se mu­tua. Al prin­ci­pio los ata­ques con­sis­ten en mor­de­du­ras y sa­cu­di­das, lue­go cam­bian úni­ca­men­te a ame­na­zas. En un ca­so don­de hu­bo un ter­cer ca­cho­rro, se des­cri­bió que fue ata­ca­do jus­to al na­cer, cuan­do aún es­ta­ba com­ple­ta­men­te cu­bier­to por la mem­bra­na am­nió­ti­ca. An­tes se pen­sa­ba que el fra­tri­ci­dio ocu­rría siem­pre que ha­bía dos crías, aho­ra sa­be­mos que só­lo ocu­rre cuan­do los re­cur­sos son in­su­fi­cien­tes y que la agre­sión tie­ne la fun­ción de es­ta­ble­cer do­mi­nan­cia.
 
Los her­ma­nos de di­fe­ren­te edad o me­dios her­ma­nos tam­bién pue­den com­pe­tir. La fo­ca de las Ga­lá­pa­gos tie­ne un pe­rio­do de ama­man­ta­mien­to va­ria­ble, que pue­de ir de uno a tres años y de­pen­de de la im­pre­de­ci­ble dis­po­ni­bi­li­dad de ali­men­to en esas la­ti­tu­des. La fo­ca lle­ga a tie­rra uno o dos días an­tes del par­to, y al con­cluir és­te per­ma­ne­ce con su cría du­ran­te una se­ma­na, jus­to cuan­do en­tra nue­va­men­te en es­tro, en­ton­ces se apa­rea y el de­sa­rro­llo del zi­go­to se de­tie­ne por tres o cua­tro me­ses. Des­pués, la ma­dre vol­ve­rá a zam­bu­llir­se pa­ra ali­men­tar­se y re­gre­sa­rá a ama­man­tar­la du­ran­te uno a ocho días. Es­ta con­duc­ta se man­ten­drá du­ran­te un año, has­ta que sal­ga a tie­rra pa­ra pa­rir su nue­va cría. Si los re­cur­sos de ali­men­to son es­ca­sos, la ma­dre usa­rá la es­tra­te­gia de re­tar­dar el cre­ci­mien­to de la pri­me­ra, por lo que es co­mún que to­da­vía es­té ama­man­tan­do a una cuan­do na­ce la se­gun­da, so­bre­la­pán­do­se los ci­clos re­pro­duc­ti­vos. En­ton­ces co­mien­za la com­pe­ten­cia en­tre los ca­cho­rros. Al prin­ci­pio la ma­dre de­fien­de al re­cién na­ci­do, pe­ro da­da la dis­pa­ri­dad en ta­ma­ños, el más pe­que­ño em­pie­za a ob­te­ner ca­da vez me­nos le­che y a per­der ma­sa cor­po­ral rá­pi­da­men­te has­ta que mue­re. Igual que en los an­te­rio­res ca­sos, la ta­sa de mor­ta­li­dad de la fo­ca es­tá aso­cia­da con la dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos. En años po­bres, las ma­dres no pue­den pro­du­cir su­fi­cien­te le­che y 80% de las se­gun­das crías mue­ren; sin em­bar­go, en años bue­nos, cuan­do el mar con­tie­ne bas­tan­te ali­men­to, la mor­ta­li­dad de sus se­gun­das crías es mu­cho me­nor.
 
En roe­do­res, la com­pe­ten­cia por la le­che es mu­cho más su­til; aun­que no lo ha­cen di­rec­ta­men­te co­mo en cer­dos, hie­nas y fo­cas, en es­tos pe­que­ños ma­mí­fe­ros la pre­sen­cia de her­ma­nos no es na­da gra­ta cuan­do se tra­ta de com­par­tir can­ti­da­des li­mi­ta­das de le­che. En al­gu­nos ca­sos, las con­se­cuen­cias de te­ner mu­chos her­ma­nos son fa­ta­les. Por ejem­plo, en al­gu­nas es­pe­cies de cam­pa­ño­les, co­mo el del pi­no (Mi­cro­tus pi­ne­to­rum), las hem­bras even­tual­men­te pro­du­cen ca­ma­das en las que el nú­me­ro de crías ex­ce­de el de pe­zo­nes. Cuan­do es­to ocu­rre se tor­na li­mi­ta­da la le­che y un sig­ni­fi­ca­ti­vo por­cen­ta­je de crías mue­re por des­nu­tri­ción, los so­bre­vi­vien­tes cre­cen más len­to y son des­te­ta­dos más tar­de que las crías que cre­cie­ron en ca­ma­das pe­que­ñas. Sin em­bar­go, aún no se sa­be si el des­te­te tar­dío afec­ta el éxi­to re­pro­duc­ti­vo de las crías.

La particularidad del conejo

El co­ne­jo eu­ro­peo (Oryc­to­la­gus cu­ni­cu­lus), es mun­dial­men­te fa­mo­so por su éxi­to re­pro­duc­ti­vo, tan­to en vi­da sil­ves­tre co­mo en cau­ti­ve­rio o en con­di­cio­nes de la­bo­ra­to­rio. Una cau­sa de ello es un inu­sual y al­ta­men­te efi­cien­te com­por­ta­mien­to de cui­da­do ma­ter­nal. Al fi­na­li­zar al­re­de­dor de 31 días de ges­ta­ción, la co­ne­ja es­car­ba una ma­dri­gue­ra don­de cons­tru­ye un ni­do con pe­lo que se qui­ta del vien­tre y de sus flan­cos, y yer­ba que co­lec­ta de los al­re­de­do­res. En el par­to, que du­ra en pro­me­dio diez mi­nu­tos, pue­de dar a luz has­ta 14 crías en con­di­cio­nes de la­bo­ra­to­rio. Ca­si in­me­dia­ta­men­te des­pués, la co­ne­ja sa­le de la ma­dri­gue­ra y ta­pa su en­tra­da. Re­gre­sa­rá des­pués de 24 ho­ras pa­ra ama­man­tar sus crías por un bre­ve pe­rio­do de tres a cua­tro mi­nu­tos dia­rios. Ellas es­tán bien adap­ta­das a tan sin­gu­lar cui­da­do ma­ter­no y mues­tran va­rias con­duc­tas y es­pe­cia­li­za­cio­nes con­duc­tua­les al res­pec­to, se tor­nan ac­ti­vas, su tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral au­men­ta y se des­cu­bren del ma­te­rial del ni­do en an­ti­ci­pa­ción de la lle­ga­da de la ma­dre y pue­den be­ber has­ta 25% de su pe­so cor­po­ral en un só­lo epi­so­dio de ama­man­ta­miento.
 
Las crías del co­ne­jo o ga­za­pos es­tán su­pe­di­ta­das al bre­ve pe­rio­do dia­rio de ama­man­ta­mien­to pa­ra ob­te­ner su­fi­cien­te le­che pa­ra cre­cer y so­bre­vi­vir has­ta la si­guien­te vi­si­ta de la ma­dre. Si la ca­ma­da es nu­me­ro­sa, se agu­di­za la com­pe­ten­cia, pues el nú­me­ro de crías even­tual­men­te su­pe­ra­rá el de pe­zo­nes dis­po­ni­bles. Los pri­me­ros tra­ba­jos en nues­tro la­bo­ra­to­rio mos­tra­ron que pa­ra los ga­za­pos es me­jor na­cer en una ca­ma­da con po­cos her­ma­nos, lo que les ga­ran­ti­za­rá, en bue­na me­di­da, un rá­pi­do cre­ci­mien­to y ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de so­bre­vi­vir. En cam­bio, pa­ra los que na­cen en una ca­ma­da nu­me­ro­sa, su­pon­ga­mos de 14 ga­za­pos, las pro­ba­bi­li­da­des de so­bre­vi­vir se re­du­cen y el cre­ci­mien­to se­rá len­to. Aquí, la ele­va­da mor­ta­li­dad cons­ti­tu­ye un ali­vio pa­ra los so­bre­vi­vien­tes, ya que au­men­ta­rán su con­su­mo per ca­pi­ta con la le­che que de­ja­ran de in­ge­rir los que mue­ren.
 
En un es­tu­dio pos­te­rior, de­ter­mi­na­mos la dis­po­ni­bi­li­dad tem­po­ral de le­che y des­cu­bri­mos que, sor­pren­den­te­men­te, los ga­za­pos ob­tie­nen en­tre 70 y 80% de la le­che du­ran­te el se­gun­do mi­nu­to de suc­ción. Tam­bién ob­ser­va­mos que los más gran­des in­vier­ten más tiem­po suc­cio­nan­do pe­zo­nes y con­se­cuen­te­men­te con­si­guen más le­che. Nues­tros re­sul­ta­dos su­gie­ren que los ga­za­pos no tie­nen pre­fe­ren­cia por de­ter­mi­na­dos pa­res de pe­zo­nes, en cam­bio bus­can su­je­tar­se a cual­quier pe­zón, sea an­te­rior o pos­te­rior, y cam­bian va­rias ve­ces du­ran­te los tres mi­nu­tos que tí­pi­ca­men­te du­ra el ama­man­ta­miento.
 
Anes­te­sian­do a las ma­dres y uti­li­zan­do a las crías co­mo bom­bas de suc­ción, pu­di­mos es­ti­mar la dis­po­ni­bi­li­dad de le­che de ca­da uno de los pe­zo­nes. En­con­tra­mos que no hay di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas y con­clui­mos que las crías mues­tran una com­pe­ten­cia de aca­pa­ra­mien­to por pe­zo­nes igual­men­te pro­duc­ti­vos. Aho­ra po­de­mos afir­mar que, apa­ren­te­men­te, el pe­so es el prin­ci­pal fac­tor que pro­vee ven­ta­jas a los ga­za­pos en la con­tien­da por la le­che. Te­ne­mos evi­den­cias de que las crías más pe­sa­das tie­nen ma­yo­res ni­ve­les de tes­tos­te­ro­na, sin im­por­tar si son ma­chos o hem­bras. Es pro­ba­ble que es­to se re­la­cio­ne po­si­ti­va­men­te con un me­jor de­sem­pe­ño com­pe­ti­ti­vo du­ran­te la suc­ción.

Pers­pec­ti­vas

Una pre­gun­ta aún sin res­pon­der, y que ac­tual­men­te es­tá ba­jo es­tu­dio en nues­tro la­bo­ra­to­rio, es si y de qué ma­ne­ra ta­les di­fe­ren­cias tem­pra­nas en­tre los her­ma­nos en cuan­to a la nu­tri­ción, en el con­su­mo de le­che, así co­mo en las in­te­rac­cio­nes con­duc­tua­les pa­ra ob­te­ner­la, afec­tan pos­te­rior­men­te la fi­sio­lo­gía y con­duc­ta en es­ta­dos crí­ti­cos de la vi­da. Uno de ta­les es­ta­dos es el des­te­te, aso­cia­do en la ma­yo­ría de los ma­mí­fe­ros con la ad­qui­si­ción de una com­ple­ta in­de­pen­den­cia del cui­da­do y pro­tec­ción ma­ter­nal. Otro es la ma­du­rez se­xual, cuan­do los in­di­vi­duos en­fren­tan el re­to de con­se­guir pa­re­jas y, par­ti­cu­lar­men­te en el ca­so de las hem­bras, en la ad­qui­si­ción de si­tios dis­po­ni­bles pa­ra criar su pro­ge­nie y te­ner ac­ce­so a re­cur­sos, lo cual en mu­chas es­pe­cies es­tá aso­cia­do a un al­to es­ta­tus den­tro del gru­po.
77A05-3
Aman­do Bau­tis­ta, Mar­ga­ri­ta Juá­rez
Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Fi­sio­ló­gi­cas,
Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Tlax­ca­la.
Mar­ga­ri­ta Mar­tí­nez Gó­mez, Robyn Hud­son
Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Bio­mé­di­cas,
Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co
Re­fe­ren­cias Bi­blio­grá­fi­cas:

Al­cock, J. 2001. Ani­mal Be­ha­vior: An Evo­lu­tio­nary Ap­proach. Si­nauer As­so­cia­tes, Mas­sa­chu­setts.
Drum­mond, H., E. Váz­quez, S. Sán­chez Co­lón, M. Mar­tí­nez Gó­mez y R. Hud­son. 2000. “Com­pe­ti­tion for milk in the do­mes­tic rab­bit: sur­vi­vors be­ne­fit from lit­ter­ma­te deaths”, en Et­ho­logy, núm. 106, pp. 501-526.
Frank, L. G., S. E. Glick­man y P. Licht. 1991. “Fa­tal si­bling ag­gres­sion, pre­co­cial de­ve­lop­ment, and an­dro­gens in neo­na­tal spot­ted hye­nas”, en Scien­ce, núm. 252, pp. 702-704.
Fra­ser, D. 1990. “Be­ha­viou­ral pers­pec­ti­ves on pi­glet sur­vi­val”, en J. Re­prod. Fert., núm. 40, pp. 355-370.
Hud­son, R. y H. Dis­tel. 1982. “The pat­tern of be­ha­viour of rab­bit pups in the nest”, en Be­ha­vior, núm. 79, pp. 255-272.
Mock, D. W. y G. A. Par­ker. 1997. The Evo­lu­tion of Si­bling Ri­valry. Ox­ford Uni­ver­sity Press, Ox­ford.
Myky­towycz, R. 1968. “Te­rri­to­rial mar­king in rab­bits”, en Sci. Ame­ri­can, núm. 218, pp. 116-126.
Sma­le, L., K. E. Ho­le­kamp y A. P. Whi­te. 1999. “Si­bli­ci­de re­vi­si­ted in the spot­ted hye­na: does it con­form to obli­ga­te or fa­cul­ta­ti­ve mo­dels?”, en Anim. Be­hav., núm. 58, pp. 541-551.
Forsyth, I. 1998. “Mam­mary gland, over­view”, en Ency­clo­pe­dia of Re­pro­duc­tion, Kno­bil E. y J. D. Neill (eds.), Aca­de­mic Press, Nue­va York, vol. 3, pp. 81-88.
Su­llo­way, F. 1998. Re­bel­des de Na­ci­mien­to. Pla­ne­ta, Mé­xi­co.
Wa­kerly, J. B., G. Clar­ke y A. J. S. Sum­mer­lee. 1994. “Milk ejec­tion and its con­trol”, en The Phy­sio­logy of Re­pro­duc­tion, Kno­bil E., J. D. Neill (eds.), Ra­ven Press, Ltd., Nue­va York, , pp. 1 131-1 171.
_______________________________________________________________

 

como citar este artículo

Bautista, Amando y et.al. (2005). Hermano, querido hermano: la competencia por la leche. Ciencias 77, enero-marzo, 48-54. [En línea]
 
  Regresar al índice artículo siguiente
de venta en copy
Número 134
número más reciente
 
134I


   
eventos Feriamineriaweb
  Presentación del número
doble 131-132 en la FIL
Minería

 


novedades2 LogoPlazaPrometeo
Ya puedes comprar los 
ejemplares más
recientes con tarjeta
en la Tienda en línea.
   

  Protada Antologia3
 
You are here: Inicio revistas revista ciencias 77