revista de cultura científica FACULTAD DE CIENCIAS, UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO
Busca ampliar la cultura científica de la población, difundir información y hacer de la ciencia
un instrumento para el análisis de la realidad, con diversos puntos de vista desde la ciencia.
R27Articulo09   menu2
índice 27 
siguiente
anterior 
PDF
   
   
Horacio Merchant Larios
     
               
               
Como toda actividad humana, el conocimiento científico
también es susceptible de una evaluación ética. Sin embargo, considero que utilizar dicho conocimiento para apoyar o atacar posiciones ideológicas (políticas o religiosas) es absurdo. Un ejemplo extremo lo encontramos en el reciente esfuerzo de Jean Guitton (1991) para “probar” la existencia de Dios, basado en los avances de la astrofísica y la mecánica cuántica. Aunque con argumentos intelectualmente fascinantes, su interpretación no pasa de ser una alternativa al pensamiento materialista, que usa el mismo conocimiento para “demostrar” que Dios no existe.
 
El tema del aborto, con todas sus implicaciones sociales, resulta particularmente delicado, sobre todo cuando se trata de externar públicamente una opinión personal. Como biólogo dedicado al estudio del desarrollo embrionario, no puedo dejar de reflexionar y preocuparme, al escuchar algunas opiniones que se externan, basadas en argumentos biológicos, en las que se exige que se castigue a aquellas mujeres que por un motivo u otro se vean en la penosa necesidad de practicarse un aborto.
 
figura27A08 1
Figura 1. Óvulo humano maduro rodeado de células de la corona radiada. Se observa el primer glóbulo polar. En esta etapa el óvulo espera en el oviducto para ser fertilizado.

Brevemente, una cromátida de cada cromosoma homólogo (pares de cromosomas, uno de origen materno y otro de origen paterno), intercambian “paquetes” de genes en forma aparentemente azarosa. Este proceso le otorga una identidad genética propia, lo que lo hace único entre todos los demás óvulos y entre el resto de células del organismo materno. Además, desde que se inicia el desarrollo, dentro del ovario humano existe una férrea selección que provoca que, de alrededor de 7 millones de óvulos primarios, solamente llegan a liberarse entre 350 y 400 durante toda la vida reproductiva de la mujer. Esta cantidad es relativamente pequeña y enfatiza la singularidad de cada uno de los óvulos que alcanzan la madurez.
 
Sin intentar entrar en más detalles, podemos asegurar que cada óvulo es una célula única, con identidad propia y con “casi” toda la potencialidad para dar origen a un nuevo ser. El “casi” se debe a que en los mamíferos, incluyendo al hombre, para que un óvulo se desarrolle hasta ser un organismo completo, requiere la contribución de un espermatozoide. Sin embargo, en varias especies de vertebrados e invertebrados, es común encontrar un desarrollo partenogenético, en el cual no se necesita la contribución del espermatozoide. Además, aun en los mamíferos, el óvulo es capaz, bajo ciertas condiciones experimentales o patológicas, de iniciar las primeras etapas del desarrollo en ausencia del espermatozoide. En esta misma línea de ideas, es ya un hecho incontrovertible que en todas las especies, sin excepción, el ovocito posee los factores reguladores necesarios para que se establezca el “plan de desarrollo embrionario”.
 
figura27A08 2
Figura 2. Micrografía electrónica del citoplasma del óvulo humano. Aquí se muestran diversos organelos celulares, precursores de sus similares en todas las células diferenciadas.
 
 
A nivel molecular esto puede expresarse en términos de ARNm y proteínas reguladoras que se almacenan en el citoplasma, en forma más o menos localizada (según la especie), durante el proceso de ovogénesis. Es decir, que el genoma materno, por sí mismo, es responsable del inicio del desarrollo embrionario y, en algunos casos, es suficiente para el desarrollo completo del organismo. Visto de esta manera, cabe preguntarse que, si el óvulo posee individualidad y toda la capacidad para desarrollarse como un nuevo individuo, ¿a partir de qué etapa es válido impedir que se desarrolle?
 
Si como única medida de planificación familiar se acepta la abstinencia total o el método del ritmo, ¿no se está induciendo un microaborto, evitando conscientemente que un óvulo alcance toda su capacidad y se desarrolle como un nuevo ser?
 
Hay otro grupo de personas “más tolerantes”, que no se oponen al uso de anticonceptivos en general, sin embargo, insisten en considerar al aborto como un crimen que debe ser castigado por la ley. Aquí también es conveniente conocer un poco más de cerca al desarrollo embrionario como proceso. Los anticonceptivos basados en hormonas sintéticas y sus análogos, en general evitan la ovulación; es decir, el óvulo no sale de su nicho en el ovario para poder ser fertilizado y, eventualmente, muere por el proceso de atresia. Es interesante enfatizar que en el caso de la anticoncepción por abstinencia, el óvulo muere en el oviducto en un lapso que va de 24 a 48 horas después de la ovulación, si no se encuentra ahí al espermatozoide requerido para continuar su desarrollo.
 
Los métodos anticonceptivos mecánicos (condón, diafragma, DIU, etcétera) y quirúrgicos (vasectomía, ligadura de trompas), lo que hacen en general es evitar el encuentro de las gametos (óvulo y espermatozoide), o sea, desde el punto de vista del óvulo, son equivalentes a la “abstinencia consciente” (abstinencia inconsciente sería aquella en que los individuos se abstienen de realizar el coito por razones ajenas a la anticoncepción).
 
figura27A08 3
Figura 3. Micrografía electrónica de la región cortical del óvulo humano. Se observan las microvellosidades que interaccionan con el espermatozoide durante la fertilización.
 
 
De manera que lo condenable o no de tal actitud, trasciende con mucho lo que sabemos desde el punto de vista biológico y, por lo tanto, varía el aspecto ético. Lo inmoral, a nivel del conocimiento científico, sería falsear la presente evidencia, sosteniendo que la vida de un ser humano en el seno materno, se inicia a partir de una etapa arbitrariamente elegida. Si el óvulo es el eslabón entre una generación y la siguiente, ¿en qué etapa de su desarrollo es moral evitar que continúe?
 articulos
Referencias Bibliográficas
 
Jean Guitton, 1991, Dieu et la Science: Vers le Meta réalisme, de Pacademie Française, Edition Bernard Grasset, París.
     
____________________________________________________________      
Horacio Merchant Larios
Instituto de Investigaciones Biomédicas,
Universidad Nacional Autónoma de México.
     
____________________________________________________________      
cómo citar este artículo
Merchant Larios, Horacio. 1992. Bases embriológicas para justificar o penalizar el aborto. Ciencias, núm. 27, julio-septiembre, pp. 51-53. [En línea].
     

 

 

de venta en copy
Número 134
número más reciente
 
134I


   
eventos Feriamineriaweb
  Presentación del número
doble 131-132 en la FIL
Minería

 


novedades2 LogoPlazaPrometeo
Ya puedes comprar los 
ejemplares más
recientes con tarjeta
en la Tienda en línea.
   

  Protada Antologia3
 
Você está aqui: Inicio revistas revista ciencias 27 Bases embriológicas para justificar o penalizar el aborto