revista de cultura científica FACULTAD DE CIENCIAS, UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO
Busca ampliar la cultura científica de la población, difundir información y hacer de la ciencia
un instrumento para el análisis de la realidad, con diversos puntos de vista desde la ciencia.
orión        
 
  menu2
PDF    →
            R170B04 

¿Antigravedad?

 
Revolución francesa y Astronomía

 
Colaboración: Julieta Fierro
   
   
     
                     

Por más extraño que parezca, en esta época se están volviendo a cuestionar aspectos relacionados con la fuerza de gravedad, y consecuentemente se están realizando nuevos experimenta al respecto. Uno de los investigadores es el Dr. Efraín Fischbach de la Universidad de Indiana, quien reinterpretó los resultados de un experimento realizado hace medio siglo por el físico húngaro Eotwos, encaminado esencialmente a demostrar que los cuerpos caen en la misma forma, independientemente de su composición química. Este experimento es un refinamiento de aquél otro ya famoso, realizado por Galileo en la Torre de Pisa.                         

Los experimentos llevados a cabo por Fischbach, y por muchos otros grupos de científicos parecen indicar que podría haber una fuerza en la naturaleza, llamada temporalmente “fuerza de hipercarga”, que se opondría a la gravedad.                               

Hasta ahora los físicos trabajan con cuatro fuerzas fundamentales: la fuerte que mantiene unidos a los núcleos atómicos; la débil que es responsable del decaimiento radioactivo; la electromagnética que corresponde a los fenómenos relacionados con la luz y la electricidad, y la gravitacional que es, por mucho, la mas débil de todas, y a la que se responsabiliza del peso de los cuerpos (un pequeño imán levanta un clavo y vence la fuerza gravitacional que ejerce la totalidad de la materia que conforma a la Tierra).

Según los investigadores mencionados, la quinta fuerza es un céntimo mas débil que la fuerza de gravedad, aunque en dirección opuesta a ella, y deja de tener importancia mas allá de algunas decenas de kilómetros. La hipercarga es más importante que elementos químicos cuyos átomos tienen mayor densidad. Repitiendo el experimento de Eotwos, los laboratorios han encontrado que un cuerpo de hierro cae más despacio que uno de aluminio. La hipercarga es el número de protones y neutrones que tiene un átomo. Fischbach argumenta que la quinta fuerza es proporcional a la hipercarga.

 

REVOLUCIÓN FRANCESA Y ASTRONOMÍA

A raíz de los festejos de la Revolución Francesa, valdría la pena recordar cual era el panorama al que se enfrentaban los astrónomos franceses en esos años de grandes cambios.       

Por ejemplo, el edificio del Observatorio de París era arquitectónicamente parecido a la Bastilla y por consiguiente, estuvo en la mira de los revolucionarios, quienes lo saquearon por confundirlo con algún edificio monárquico dedicado a la opresión del pueblo; pero no solo tenían esa confusión, sino que, como los telescopios se parecían a los cañones, muchos de los instrumentos astronómicos fueron seriamente dañados.

En cuanto a la actividad astronómica propiamente dicha, esta se vio seriamente relegada en aras de la modernización.

Los astrónomos de entonces, se dedicaron a definir los nuevos sistemas de medidas que trataron de implementarse durante esas épocas en que dominaba el espíritu cartesiano; así las formas de los estados franceses se volvieron cuadradas; se hicieron semanas de diez días, meses de treinta; se definió la nueva unidad de peso, el kilo, como el peso de un decilitro cúbico de agua destilada.                            

Los astrónomos contribuyeron a los nuevos sistemas de unificación dimensional, por lo que les tocó definir la unidad de longitud que fuera un patrón para Francia. Primero se les ocurrió definir el metro como la longitud de un péndulo que tuviera un periodo de oscilación de un segundo (el periodo de oscilación de un péndulo sólo depende de su longitud, un péndulo corto oscila más rápido que uno largo). Descartaron esta idea pues consideraron que el segundo no era una unidad ideal de medida de tiempo, ya que hay 60 y no 100 segundos en un minuto, y 60 y no 100 minutos en una hora, etc.

En vista de lo anterior los astrónomos franceses, que ya no eran Reales y que se turnaban anualmente el puesto de director del observatorio, decidieron definir el metro como una cienmilésima parte de la circunferencia de la Tierra que pasaba por el meridiano de París. Lalande, Cassini y Messier, entre otros, dedicaron toda su energía a medir la circunferencia para poder hacer la división y así tener el metro patrón, el que no sólo unificó las unidades de medida en Francia sino que, finalmente, hace unos cuantos años, se convirtió en la unidad de medida de todo el mundo.

  articulos

     
_____________________________________________________________
     
       
_____________________________________________________________
     
como citar este artículo    →
 [En línea]
     

 

 

de venta en copy
Número 134
número más reciente
 
134I


   
eventos Feriamineriaweb
  Presentación del número
doble 131-132 en la FIL
Minería

 


novedades2 LogoPlazaPrometeo
Ya puedes comprar los 
ejemplares más
recientes con tarjeta
en la Tienda en línea.
   

  Protada Antologia3
 
Você está aqui: Inicio revistas revista ciencias 17 ¿Antigravedad?