revista de cultura científica FACULTAD DE CIENCIAS, UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO
Busca ampliar la cultura científica de la población, difundir información y hacer de la ciencia
un instrumento para el análisis de la realidad, con diversos puntos de vista desde la ciencia.

 

noticiencia        
 
  menu2
PDF    →
            R021B05                         

Los recursos fitogenéticos ¿Patrinomio de la humanidad?

 

Prueba de calidad de condones

César Carrillo Trueba
   
   
     
                     

A finales del mes de junio de 1990 se llevó a cabo en Costa Rica un seminario organizado por el Grupo Consultivo para la Investigación Agrícola Internacional (CGIAR) y la Agencia IPS: Los recursos genéticos y la alimentación en América Latina.    

En el participó John Gregory Hawkes, ex jefe del Departamento de Biología de Plantas de la Universidad de Birmingham, Inglaterra, considerado como uno de los mayores especialistas en la materia, quien afirmó que los recursos fitogenéticos se deben considerar como “patrimonio de la humanidad… la libre circulación de germoplasma (material base de la herencia) y de resultados científicos, es un objetivo al cual todos tenemos que aspirar”.  

Hawkes explicó que “al sustituirse las variedades vegetales tradicionales por variedades uniformes y al irse destruyendo los hábitats donde se encuentran los parientes silvestres de las especies cultivadas, los recursos fitogenéticos que se pierden son irrecuperables”.      

El CGIAR, a través de sus centros, presta atención a estos recursos, además de la investigación agraria general que realizan, colectándolos en explotaciones agrarias tradicionales en cada región y almacenándolos, bien como semillas en cámaras frigoríficas o bien como tejidos vegetales en bancos de cultivos de tejidos.     

Al preguntársele sobre las compañías transnacionales que privatizan el germoplasma colectado en países del tercer mundo, al crear variedades mejoradas con esos genes, que luego patentan con derechos exclusivos para su comercialización, Hawkes señaló que “ha habido frecuentes malos entendidos, en este respecto”.    

En este debate, Hernán Rincón, jefe de la Unidad de Comunicación del Centro Internacional de la Papa (CIP), habló de la interdependencia global y apuntó que los recursos genéticos “se encuentran en los países que no tienen los recursos y conocimientos para preservarlos” y que “hay productos desarrollados por investigadores que sí tienen patente”, en tanto que Miguel Martí, director de Proyectos para América Latina del IPS, comentó que “interdependencia implica simetría”.

Moderador del seminario, Martí reconoció que hay transnacionales que cobran royalties (derechos) por el uso de sus patentes. “Comercializan resultados de investigaciones pero no comparten el know-how (cómo hacerlo) científico”, dijo, señalando que en los países donde aún no hay programas de conservación genética el IBPGR (Consejo Internacional de Recursos Fitogenéticos) busca el desarrollo de programas nacionales. Posteriormente la discusión se enfocó hacia el hecho de que aunque existe socialización de los conocimientos, prevalece la privatización de las ganancias, por lo que deben dársele un marco legal a estas actividades.  Luis González, coordinador para América del Norte del IBPGR —que es un centro del CGIAR subrayó que el intercambio del germoplasma, debe promoverse en forma irrestricto y que, en esto, la voluntad política y la concientización son factores fundamentales.

Para responder a las críticas de que los beneficiarios del sistema del CGIAR “tienden a volver a las naciones industrializadas” y de que “el patrimonio del germoplasma de los países del tercer mundo es expoliado por las naciones del norte, que posteriormente lo cobran cuando es solicitado por el sur”, Hawkes manifestó que “se necesitan varios proyectos de investigación, de una naturaleza técnica, en conexión con el almacenaje del germoplasma”, técnica que “casi sólo se encuentra en los países desarrollados”, y que “todos los recursos fitogenéticos crudos, depositados en los bancos de germoplasma de las naciones industrializados, están totalmente a disposición de todos los científicos de la comunidad internacional”.

Definió el concepto recursos fitogenéticos crudos, como el material original que no ha tenido ningún proceso de mejora vegetal y añadió que “de todas maneras, aquellas líneas altamente mejoradas que han ido obteniendo los fitomejoradores, a base de mucho trabajo y dinero, por razones obvias no pueden ser de libre disponibilidad. Si existiera libre acceso a las mismas, otro fitomejorador podría realizar unos cuantos cruzamientos finales y lanzarlas al mercado, obteniendo grandes beneficios sin ningún costo”. Subrayó que, sin embargo, “si un fitomejorador de un país del tercer mundo, quisiera obtener una variedad totalmente mejorada, le sería dada sin costo” dentro del sistema del CGIAR.

Menos mal…
(Rosa Rojas, La Jornada, 1o. de julio de 1990)

 

PRUEBAS DE CALIDAD DE CONDONES

De tres mil 100 condones sometidos a pruebas de calidad por el Instituto Nacional del Consumidor (INCO), sólo 22 presentaciones cumplieron los requisitos, informó hoy el organismo.   

Señaló que las pruebas se hicieron a condones de tipo liso y texturizado, y que de los que cumplieron con las normas de la Unión Internacional de Organizaciones de Consumidores, 19 son de marcas importadas y tres son nacionales.   

El Instituto apuntó que se estudiaron 26 marcas, nueve de ellas nacionales y 17 importadas, principalmente de Estados Unidos (15) una de Taiwán y otra de Corea.  

Las marcas nacionales fueron Frez-Ko, Gelt, Pack, Preventex, Sensitex, Dispakk, Gool, Supermacho (transnacional), Argis y Oropak

Las de importación fueron Prime, Sultan, Life Styles (tres presentaciones) Roughrider, Therso, Flash, Eros, Shake, Selecto-3, Edenmex, Protektor, Profam, Royne, (Taiwán), Rosetex (Corea) y Taití.

Las muestras se adquirieron en diferentes zonas del Distrito Federal, y en las mismas condiciones en las que los obtiene el consumidor común.

Con tal muestreo se detectaron condones fabricados seis años antes, cuya vida útil había caducado y que sin embargo continúan distribuyéndose al público.  

“El paso del tiempo, la exposición a la luz y la temperatura afectan la calidad de los condones, provocando su deterioro”, precisó el INCO.

Por lo que respecta a la información de la etiqueta, la mayoría no indica la fecha de caducidad y, pocas marcas señalan la fecha de elaboración y en ninguna se incluye una leyenda de “no se use después de…”

En la evaluación global de calidad, el INCO reportó que se incluyeron pruebas de empaque, acabados del producto, pruebas mecánicas de envejecimiento, todas ellas en condiciones extremas de uso.

(El Nacional, 30 de agosto de 1990).

  articulos
       
       
       
_____________________________________________________________
     
César Carrillo Trueba                                                                                                   Facultad de Ciencias, UNAM.
 
como citar este artículo    →
 [En línea]
     

de venta en copy
Número 134
número más reciente
 
134I


   
eventos Feriamineriaweb
  Presentación del número
doble 131-132 en la FIL
Minería

 


novedades2 LogoPlazaPrometeo
Ya puedes comprar los 
ejemplares más
recientes con tarjeta
en la Tienda en línea.
   

  Protada Antologia3
 
You are here: Inicio revistas revista ciencias 21 Los recursos fitogenéticos ¿patrinomio de la humanidad?