revista de cultura científica FACULTAD DE CIENCIAS, UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO
Busca ampliar la cultura científica de la población, difundir información y hacer de la ciencia
un instrumento para el análisis de la realidad, con diversos puntos de vista desde la ciencia.
imago        
 
  menu2
PDF
               
  1
El origen de
PRInosaurio
 
Alma Soto Zárraga
   
   
     
                     
                     
En México, la política es el PRI
y lo demás es romanticismo.

Abel Quezada, Excélsior,
 
11 de enero de 1970.
 
Escarbar entre los restos de una nación hecha polvo puede
ayudar a encontrar algo que parece un fósil, pero no es sino el ser viviente más evolucionado que haya habitado sobre la faz de la tierra política. Ubicar su origen es posible haciendo algo de paleontopolítica bien documentada.
Im41 Hermández
 
Los primeros vestigios de su existencia —adherida ontológicamente al mismo sistema que le sirve de hábitat— apuntan a que el PRInosaurus (del gr. “lagarto tirano, revolucionario e institucional”) ha gobernado sobre las demás especies con diversos nombres, rostros y funge como columna vertebral del arcaico ecosistema que es el sistema político mexicano, transparente disfraz de una poderosa dictadura. Sus años de esplendor abarcan el periodo del Avilacamachistoceno hasta los albores del Salinozoico. Se caracteriza por su comportamiento de simulación: sigue con vida gracias a su habilidad para fingir estar muerto, y después atacar. Es uno de los últimos saurios no avianos —aviadores— que parecían extinguirse durante el Cretinácico-Foxiario.
Im42 Hernández
 
La existencia del gran predador está documentada en uno de los descubrimientos más fidedignos con los que cuenta la paleontología de la esfera política en México: la caricatura. No queda bien claro quién fue el primero en encontrar sus huesos —aunque sí queda claro quienes tuvieron el valor de rechazar el hueso y denunciarlo— pero seguro se inspiraron en lo que ya era un apodo nada cariñoso al aparatoso sistema empollado por el partido oficial, que había hecho de las suyas durante setenta años.
 
Los maestros de la caricatura política, Rius, Naranjo y Helioflores, fueron pioneros en encontrar el primer vestigio del Prinosaurio: un pedazo de retórica y demagogia del presidencialismo que sólo podía cambiar mediante la necesaria y abrupta renovación de las formas, de aquella acartonada y falsa solemnidad.
 
Los moneros clasificaron, descubrieron la familia, el orden y el suborden para empatar la idea del prinosaurio con la imagen del mismísimo Tyrannosaurius rex: su apariencia agresiva, sus fauces insaciables, que sirven a un apetito voraz de poder y que emiten el ensordecedor rugido típico de la mejor maquinaria propagandística, les permitieron capturar, como en pinturas rupestres, el comportamiento bestial de esos seres, en escenas donde se le ve cazando a sus presas en elecciones intermedias, dormitando en el Senado, simulando con las reformas o haciendo como que se extinguen, pero en realidad acechan para atacar.
 
Im43 Helguera
Otro resto del PRInosaurio hallado en todo el país es el fósil de una garra de uña pulcra, con frecuencia de un solo dedo, un dedazo. El primer monero en desenterrar esa extremidad pudo haber sido Abel Quezada, quien escribiera en: “Los políticos, raza en extinción”, publicado en Novedades el 5 de enero de 1982, sobre la llegada de un tecnócrata al poder: “los políticos son una especie extinta —o a punto de extinguirse— en este país. Los que piensan que la diferencia entre un político y un técnico consiste en que el político es aquel que ha ocupado puestos de elección están equivocados de origen. Aquí hace muchos años que nadie ha elegido a nadie”. En ese entonces referirse a un político era necesariamente referirse a los priístas.
 
Algunos caricaturistas asocian la apariencia de un gigantesco, hambriento y cruel dinosaurio con el comportamiento y métodos del partido más antiguo de México con el fin de burlarse de todo lo que representó el aparato de control político encarnado por el PRI, para darle la vuelta a las reglas del juego de la prensa mexicana de la época y, por ende, prensa del régimen del partido de Estado.
Im44
Jabaz
 
Para la época posterior a Salinas, y a pesar de su control y censura, el chiste gráfico del prinosaurio ya era común en la cultura popular, como se aprecia en los cartones de moneros combativos como El Fisgón, Helguera, Hernández y otros como Magú, Patricio, Rocha, Falcón, Alarcón, también han desenterrado sus huesos.
 
 
El huevo del PRInosaurio
 
 
En los procesos evolutivos que exige la política nacional, se ha formado una nueva especie de dinosaurio que no deja atrás la esencia de su antecesor, ya que incurre en los mismos vicios pero aumentados: autoritarismo, defraudación electoral, prepotencia, cuentas oscuras, amiguismo… continuismo.
Im45
Rapé
 
Luis Sánchez Aguilar lo describió desde 1994 en el libro El PRInosaurio: la bestia política mexicana de Manu Dornbierer, al decir que “el panismo logró esta simbiosis, hasta dar vida al PRI-ANosaurio, copió a tal grado sus mañas y formas de supervivencia que llegó a generar, producto de la orgía más escabrosa, un ser de genética indestructible”.
 
Estos estudios paleontopolíticos apuntan a que, en efecto, todo aquél bonito discurso de la democracia y del cambio, fue un dulce y tibio sueño con el que nos pusieron a incubar el huevo del Prinosaurio, para que cuando abramos los ojos, no sólo comprendamos que nunca se extinguió, sino que ha cobrado la fuerza de un ser que se reinventa antes que morir, y que su nueva cría puede superarle en trampas, alianzas y triquiñuelas.

Estará en nosotros verlo extinto o renaciente.chivichago
  articulos  
_____________________________________________________________
     
 
Alma Soto Zárraga
Editora en las revistas El Chamuco y Transeúnte
 

 

como citar este artículo

Soto Zárraga, Alma. (2010). El origen del PRInosaurio. Ciencias 98, abril-junio, 52-53. [En línea]
     



de venta en copy
Número 134
número más reciente
 
134I


   
eventos Feriamineriaweb
  Presentación del número
doble 131-132 en la FIL
Minería

 


novedades2 LogoPlazaPrometeo
Ya puedes comprar los 
ejemplares más
recientes con tarjeta
en la Tienda en línea.
   

  Protada Antologia3
 
Está aquí: Inicio revistas revista ciencias 98 El origen del Prinosaurio
Universidad Nacional Autónoma de México
Facultad de Ciencias
Departamento de Física, cubículos 320 y 321.
Ciudad Universitaria. México, D.F., C.P. 04510.
Télefono y Fax: +52 (01 55) 56 22 4935, 56 22 5316


Trabajo realizado con el apoyo de:
Programa UNAM-DGAPA-PAPIME número PE103509 y
UNAM-DGAPA-PAPIME número PE106212
 ISSN:0187-6376

Indice-RM

Responsable del sitio
Laura González Guerrero
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 

Asesor técnico:
e-marketingservices.com
facebooktwitteryoutube

cclCreative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons
Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 United States License